LOS MADAHIB – LAS CUATRO ESCUELAS JURIDICAS

En el Nombre de Allâh – el Todo Misericordioso; el que Manifiesta Su Misericordia. Y el salat (oración) y el salam sean sobre Muḥammad, sello y corona de los Enviados, y por extensión a su familia purificada y a sus compañeros.

Hemos visto como el primer estadio del Din del Islam es asimismo nombrado “Islam”; dicho estadio consta de Cinco Pilares (jamsa ‘arkâm): 1/ La atestación de la Unidad de Allâh y la profecía de Muḥammad; 2 / El Salat (oración); 3 / La Zakat (Limosna legal); 4 / El Siyâm (Ayuno); 5 / El Peregrinaje a Meca, al menos una vez en la vida, para aquel quien disponga de salud y de medios para ello.

500px-madhhab_carte

Las normas para el cumplimiento de estos pilares vienen indicadas en el Libro de Allâh y explicadas por la Sunna (costumbre) del Enviado. Ahora bien, el Enviado de Allâh dejo establecido que, a veces, como por ejemplo en el cumplimiento de la oración, podían existir varias posibilidades sobre como ejecutar partes no esenciales de dicho salat. Por poner un ejemplo concreto, el Enviado de Allâh, al recitar la Fatiḥat, a veces la Basmallâh (Bismi-l-Lâhi-r-Raḥmâni-r-Raḥîm) la realizaba en voz baja, continuando el resto en voz alta cuando se trataba de las oraciones de Subḥ, Magrib, e ‘Iša’; otras veces según Abu Hurayra, recitaba toda la Fatiḥat en voz alta.

Exactamente de la misma manera, el Enviado de Allâh, cumplió con otros preceptos de varias maneras diferentes. Cuando el imperio musulmán se extendió a Persia, Bizancio, Norte de Africa y Al Andalus, las pequeñas diferencias con respecto a una u otra práctica se hicieron patentes y surgió la necesidad práctica de aglutinarlas en principios legales para evitar la dispersión en el cumplimiento de los ritos, así como impedir la multiplicación de las divergencias legítimas en otras posibles sub divergencias, lo cual hubiera podido resultar incontrolable y a la vez devastador.

Es por este motivo que cuatro de los más grandes ‘ulama de los siglos VIII y IX establecieron un marco de prácticas a fin de anclar el cumplimiento de las normas de la Šari’a de una manera definitiva. De esta manera se evitaba la dispersión y que las gentes dieran rienda suelta a sus interpretaciones personales, o las del ‘alim de la ciudad o de la aldea de turno, o incluso a aquellas que se ajustaran a los deseos mundanales de tal o cual sultán.

Todas las escuelas recurren al Corán como fuente de legislación primaria, y a la Sunna como secundaria, aunque obligatoria.

Vamos a hacer una somera presentación de los formadores de dichas escuelas. Más adelante, en otros trabajos, podremos entrar al detalle en sus vidas, sabiendo de quienes aprendieron y cuáles fueron las vicisitudes que hubieron de pasar para llevar a cabo su insigne labor. En este corto artículo solamente tratamos de explicar el porqué existen cuatro escuelas jurídicas ortodoxas en el Islam.

La primera escuela fue creada por el Imam de Madina, Mâlîk Ibn Anâs (711-795); es de él que la escuela ha tomado el nombre de Maliki. Probablemente se trata de la más adecuada a la práctica originaria del Islam, a la práctica profética. La razón de ello es que se creó en Madina al Munawara, ciudad donde el Profeta Muḥammad permaneció los últimos años de su vida, donde murió y se encuentra enterrado. Es de la época de Madina de la que tratan la mayoría de los ḥadices relativos al cumplimiento de las normas legales del Islam, lo cual hace que la Escuela (madhab) Maliki sea por lógica la más fiable y fundamentada de todas. El Imam Malik es el autor de “La Muwatta”, obra la cual recoge las normas esenciales de su escuela; se encuentra editada en español y es de lectura y estudio extremadamente recomendable.

El Imam Šafi’i – Abu Abdullâh Muḥammad bin Idris aš-Šâfi’î – (767-820), nacido en Gaza – Palestina y fallecido en Egipto. Fue discípulo del Imam Malik, y según su maestro, el más inteligente y culto de los ‘ulama de aquel tiempo. Incluso el Imam Malik llegó a decir que su discípulo le sobrepasó en saber y erudición. Vivió en la época de Harunu-r-Rašid, por quien era llamado cuando deseaba consultar temas de alcance jurídico de primer orden. El Imam Šafi’i hubo de luchar contra nuevas prácticas populares que se estaban instalando en las costumbres cotidianas. Dichas prácticas consistían en dar por buenas sentencias legales pronunciadas por los ‘ulama locales por razones fundamentalmente tribales y vecinales. Es por ello que Šafi’i vio necesario sentar un nuevo cuerpo de doctrina que pudiera servir para lo subsiguiente. Viendo la necesidad imperiosa de volver al Corán y a la Sunna, Šafi’i estableció la escuela, la cual es considerada como la más espiritual de todas, debido al carácter sutil y ligero de su autor. La obra en la cual se encuentran los principios de su escuela jurídica se titula “Risalah”.

El Imam Ibn Hanbal – Aḥmad Ibn Hanbal (780-855); nacido y fallecido en Bagdad. Hubo de sufrir persecución por parte de los dos califas abasidas mutazilíes, Al Ma’mun y Al Wazîq. Fue torturado por el primero durante dos años para que aceptara las tesis de los mutazilíes, cosa que nunca hizo, y fue perseguido nuevamente por su hijo Al Waziq. Quizás los sufrimientos le hicieron mucho más fuerte y paciente que la inmensa mayoría, y por ese motivo, su escuela sea la de práctica más rigurosa entre las cuatro. Su obra de jurisprudencia, en la cual se encuentran los principios de la escuela Hanbali se titula “Musnad”. Creo que todos habéis oído hablar del “Musnad de Ibn Hanbal”. Un acontecimiento que pocos conocen en occidente es el hecho de que el Imam Ibn Hanbal fue visitado en Damasco en alguna ocasión por el Imam Bujari, autor del Saḥih que lleva su nombre. En realidad, el Imam Bujari no quiso publicar su obra sin el beneplácito de Ibn Hanbal y de los eruditos que aprendían de él. Es así, que de alguna manera, Ibn Hanbal es el valedor del Saḥih Bujari.

Abu Hanifa – Nuʿmān ibn Zābit ibn Sūṭā ibn Marsubān – (699-767) – Nacido en Kufa (Irak) y fallecido en Bagdad. Aunque mantuvo encuentros con el Imâm Malik y Ŷa’far Sadiq, su vínculo religioso procede de la línea de Abdu-l-Lâh Ibn Mas’ud – compañero del profeta – sobre él la plegaria y la paz -. Tenía un método original llamado Šura’, es decir, cuando se veía confrontado a una cuestión religiosa jamás daba directamente la respuesta, sino que iba preguntando uno a uno a sus discípulos, y entre algunos de los pareceres de estos y el suyo propio elaboraba y proclamaba la sentencia correspondiente. Dos veces le fue propuesto el puesto de Qadi y las dos rehusó; la primera de ellas ante el califa  Al-Mansur, al que aconsejó que nombrara en ese puesto a uno de sus discípulos llamado Abu Yussuf, cosa que hizo el califa. La obra en la cual se encuentran recogidos los principios de la escuela Hanifita es conocida como “Musnad de Abû Hanifa”.

Hemos dado pues y corta introducción sobre este asunto de las escuelas jurídicas. Más adelante, como hemos anunciado precedentemente, entraremos en detalle sobre la vida pensamiento y obras de estos grandes sabios del Islam, así como los de otros que han contribuido a hacer de esta religión una ciencia inmensa de conocimientos inacabables.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.