LOS DATILES EN LA MEDICINA PROFETICA – Por Habibullâh Casado

datiles

Los Dátiles en la Medicina Profética

El dátil se consume normalmente seco, aunque es más apreciado el dátil blando, al que se conoce como pan del desierto. En los países árabes los dátiles se consumen frecuentemente asociados a la leche.

Si hay un pueblo que destaca por su consumo de dátiles, éste es sin lugar a dudas el pueblo árabe, cuyos pastores nómadas de la época preislámica, debido a lo inhóspito del medio en el que habitaban, ya se alimentaban básicamente de los productos lácteos de sus camellos y cabras, algo de carne y dátiles.

Varios hadices refieren la capacidad casi mágica de los dátiles, por la que su consumo diario previene de los efectos perjudiciales del veneno y de la magia.

Dijo el Enviado de Dios (s.a.s.): “Quien coma siete dátiles de la variedad ‘ajwah por la mañana, no le afectará ni la magia ni el veneno hasta que caiga la tarde”.

Tomado del Enviado de Dios (s.a.s.): “La mejor parte del dátil es la punta. Quien come siete dátiles de la variedad ‘ajwah enteros, no le afectará durante ese día ni el veneno ni el hechizo.

As-Suyuti confirma este poder de los dátiles ‘ajwah en su libro sobre la Medicina Profética con el siguiente comentario:

“Shaykh Muhiyu’d-Din at-Tawawi dijo que el Profeta (s.a.s.), había dicho, “Quien quiera que rompa su ayuno con siete dátiles ‘ajwah no será dañado por ningún veneno ni embrujo durante ese día.” Y añadió, “Esto es un trozo de conocimiento excelente, y la shari’a lo confirma.” Y yo mismo digo que el Shaykh Muhiyu’d-Din (r.a.) decía la verdad.”

Y, en otro lugar de su misma obra, As-Suyuti comenta: ‘Entre otros hadices bien fundados, existe éste: “ Quienquiera que coma siete dátiles entre el alba y el crepúsculo nada le hará daño entre el alba y el crepúsculo.” El autor de este libro ofrece la explicación de que por ‘alba’ hay que entender comer en el desayuno temprano cada mañana, y que el ‘ajwat es un tipo de dátil de Medina más largo que el dátil al-sihani, de color oscuro, que fue plantado por el propio Profeta (s.a.s.). Está claro que se ha beneficiado de la baraka de haber sido plantado por el Profeta (s.a.s.).

Dijo ‘Alï b. Abï Talib: “Quien come siete dátiles de la variedad ‘ajwah al irse a dormir, mata el gusano que haya en su vientre.

Entre los hadices también se dice que comer dátiles previene contra los cólicos.

‘Aisha (r.a.) solía prescribir dátiles para aquellos que sufrían de mareos.

‘Aisha recomendaba a quien padecía vértigo, es decir que todo le daba vueltas, que comiera siete dátiles ‘ajwah cada mañana en ayunas, durante siete días. Es bien conocido que el nivel bajo de azúcar y la presión sanguínea baja son la causa de mareos.También, ella refirió que usaba dátiles combinados con pepinos para tratar su súper-delgada condición. Ella dijo “ellos me alimentaban con cualquier clase de comida para engordarme, sin embargo, no gané peso. Ellos añadieron pepinos y dátiles frescos y eso me ayudó.”

El Profeta (s.a.s.) a veces combinaba dátiles con pan; otras veces, mezclaba dátiles maduros con pepinos o combinaba los dátiles con mantequilla de búfalo; él probó todas las variedades de dátiles, pero, como hemos visto en los hadices, prefirió la variedad llamada ‘ajwah.

El Profeta (s.a.s.) acostumbraba a beber una infusión hecha de uvas secas y a comer dátiles secos durante sus comidas. También era habitual su consumo de pepinos con dátiles verdes, y lo aconsejó a los padres de ‘Aisha para que ella engordara pues estaba muy delgada, y engordó.

Narró ‘Abdullah bin Ja’far bin Abi Talib: “Yo vi al Apóstol de Allah comer dátiles frescos con pepino armenio”.

Al Profeta (s.a.s.) también le gustaba tomar una bebida hecha a partir de dátiles.

Sahl narró: “Abu Usaid As-Sa’idi vino e invitó al Apóstol de Allah en ocasión de su boda. Su esposa, que era la novia, los estaba sirviendo. ¿Sabéis qué bebida preparó para el Apóstol de Allah?. Ella había puesto en remojo con agua en un bote varios dátiles por la noche.”

La misma historia viene contada con pequeñas variantes en otro hadiz, por boca de otro transmisor, Abu Hazim, que narró que Sahl bin Sa’d dijo, “Abu Usaid, el compañero del Profeta (s.a.s.), se casó, invitó entonces al Profeta (s.a.s.) a la fiesta de su boda, y la propia novia los sirvió. Sahl dijo a la gente, ‘¿Sabéis con qué bebida le sirvió?. Ella infundió varios dátiles en un cazo por la noche y a la mañana siguiente le sirvió la infusión’.”

Los Compañeros del Profeta (s.a.s.) acostumbraban a dejar algunos dátiles en remojo para el Profeta (s.a.s.), y él se bebía el jugo al día siguiente, y en los días sucesivos, volvía a pedir por él, y se lo bebía, y luego vertía lo que quedaba.

Aunque no lo hemos podido confirmar en los hadices, As-Suyuti asegura que el Profeta (s.a.s.) prohibió añadir dátiles frescos a cualquier otra infusión. Este mismo autor refiere un hadiz donde el Profeta (s.a.s.) prohíbe a un esclavo sediento mezclar dátiles y pasas en remojo en la misma agua.

Entre las prácticas de adab respecto a la comida, se cuenta la conveniencia de comer los dátiles de uno en uno, no de dos en dos.

Anas narró: “El Profeta (s.a.s.) acostumbraba a comer un número impar de dátiles.”

Se aconsejan los dátiles o, en su ausencia, agua para la ruptura del ayuno tras la puesta del sol. En especial durante el mes sagrado de Ramadán, en la Sunna, se rompe el ayuno comiendo un número impar de dátiles -habitualmente tres dátiles– (o algo dulce), si es posible, y si no bebiendo agua (o leche), si están disponibles, antes de la oración del ocaso (salat al-magrib).

Anas narró: “El Mensajero de Allah (s.a.s.) rompía su ayuno con dátiles maduros antes de hacer el Salât. Si no le era posible comía algunos dátiles secos, y si esto tampoco le era posible bebía algo de agua”.

Anas bin Malik narró: “El Apóstol de Allah (s.a.s.) nunca procedió (para la plegaria) en el Día del ‘Id-al-Fitr hasta haber comido algunos dátiles.”

Propiedades Medicinales

1- Reductor del ritmo cardiaco: los ritmos cardiacos vuelven a la normalidad con más rapidez.

La tahnikah significa frotar el paladar del recién nacido con un dátil blando o mascado. Es una antigua costumbre establecida entre los padres musulmanes, poner un pedazo de dátil bien masticado (u otra fruta dulce disponible) en la boca del recién nacido. Esto se realiza colocando el dátil en un dedo y luego frotando éste de derecha a izquierda en el paladar del niño. Varios hadices informan sobre esta práctica utilizada por el Profeta (s.a.s.) al tiempo que les daba su nombre a los recién nacidos.

Recientemente se ha comprobado que poner una ‘sustancia dulce’ dentro de la boca de los bebés recién nacidos tiene beneficios, entre ellos, reduce dramáticamente la sensación de dolor y el ritmo cardiaco.

2- Analgésico: reduce significativamente la duración del llanto en los recién nacidos cuando son sometidos a pinchazos en los talones o a circuncisión.

3- Tranquilizante: por su contenido en ácido pantoténico (vitamina B5), conocido por sus efectos tranquilizantes del sistema nervioso; en este sentido hay quienes se refieren a los dátiles como “pastillas naturales anti-estrés” por la capacidad que tienen de relajar al individuo y hacerlo sentir mejor.

4- Facilitador del sueño: comer dátiles antes de irse a dormir, por su contenido en triptófano que estimula la formación de la melatonina, puede contribuir a conciliar el sueño y evitar el insomnio.

5- A diferencia de otros alimentos muy calóricos pero provistos de energía vacía de muy corta duración, los dátiles pueden mantenernos satisfechos durante mucho tiempo porque sus azúcares, de fácil asimilación, son liberados poco a poco, prolongando la sensación de saciedad; en este sentido estos frutos son ideales para mantenernos satisfechos cuando tenemos hambre entre comidas.

6- El dátil tiene fama de antiafrodisíaco entre los pueblos del norte de África, pero en cambio en la medicina profética se le atribuye, al contrario, capacidad de aumentar el poder sexual, especialmente cuando se combina con piñones.

7- Util para la anemia: en especial la anemia ferropénica, por su alto contenido en hierro.

8- Expectorante, emoliente: para ablandar la tos cuando es excesivamente seca y para combatir los catarros de las vías respiratorias.

Han sido probados los beneficios que aporta en el tratamiento de males como el asma, la bronquitis, los catarros y otros problemas de las vías respiratorias.

9- Cáncer y Magnesio: En cuanto a su contenido en magnesio, es un alimento muy notable. Esta riqueza se explica por la alta concentración de magnesio en las aguas subterráneas que irrigan los palmerales. Como la ausencia de cáncer en la población de los oasis ha sido demostrada, es ésta una constatación de gran interés.

etc…

Precauciones

– Su contenido en azúcares es muy elevado por lo que no resultan adecuados en personas con diabetes.

– Un consumo frecuente de dátiles puede favorecer la aparición de caries dental y problemas en las encías. Debido a la naturaleza pegajosa de los azúcares de los dátiles, se retienen mucho entre los dientes, lo que favorece la producción de caries, por lo que, siempre que sea posible, tras su consumo es aconsejable lavarse bien los dientes [132] o comer un trozo de manzana, restregándola bien por los dientes y las encías.

– Los dátiles contienen tiramina, una sustancia que provoca constricción de los vasos sanguíneos, lo que puede provocar migraña en personas propensas. La tiramina es un compuesto vasoactivo que puede aumentar la presión arterial, aunque hacen falta dosis muy elevadas para que se manifiesten estos síntomas.

– Los dátiles tampoco deben consumirse en casos de litiasis renal cálcica.

– Los libros antiguos de medicina profética refieren, además, otra contraindicación: la oftalmía, a partir de un hadiz contado por As-Sahib, quien fue a visitar al Profeta (s.a.s.), y éste, tras invitarlo a comer y viéndolo comer dátiles, le dijo: “¿Por qué estás comiendo dátiles si padeces oftalmía?”. Si una persona que sufre de oftalmía come dátiles, padecerá dolores de cabeza y otros efectos perniciosos.

Los efectos perniciosos de los dátiles pueden ser contrarrestados comiendo almendras y amapolas.

CONCLUSIÓN

En el Corán se nos presentan los dátiles maduros como la fruta por excelencia, alimento para los seres humanos, y como alivio especial para las mujeres embarazadas cuando empiezan las contracciones de parto, siguiendo el ejemplo de Maryam (Virgen María), madre del profeta ‘Isa (Jesús, a.s.), uso prácticamente desconocido en la Obstetricia moderna.

Para el Profeta Muhammad (s.a.s.) los dátiles eran uno de sus alimentos favoritos, que combinaba con pan, pepinos o mantequilla (de búfalo). Prefería la variedad llamada ‘ajwah, que los consideraba como un remedio excelente y como procedentes del Paraíso. A otro tipo de dátiles, los al-burniy, también les atribuía propiedades terapéuticas especiales.

El Profeta (s.a.s.) aconsejó comer los dátiles de uno en uno, y siempre comía un número impar de ellos. También le gustaban en infusión para beber.

Entre las enfermedades que se comentan en los hadices como tratables con dátiles, figuran los gusanos intestinales (o la tenia intestinal), los cólicos, los mareos (vértigo) y la delgadez.

Según la tradición islámica, el consumo diario de dátiles previene contra cualquier veneno y encantamiento.

En la Sunna se aconseja comer un número impar dátiles para romper el ayuno tras la puesta del sol, en especial durante el Ramadán, antes de la oración del ocaso (salat al-magrib).

Los dátiles son uno de los frutos más dulces y energéticos, frente a su bajo contenido en proteínas y colesterol, y muy ricos en fibra, minerales y en algunas vitaminas, por lo que constituyen uno de los mejores reconstituyentes y vigorizantes naturales que existen.

Son ideales para la alimentación de niños, adolescentes, embarazadas, deportistas, ancianos, enfermos (especialmente anémicos, asténicos, desmineralizados) y convalecientes, y en dietas

 

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.