LOS SANTOS Y LOS MAQAMS DE AL ANDALUS II – P. Rahmanicus

900 AÑOS DIERON PARA MUCHAS COSAS

«Desde el reinado de Vamba hasta el de Alfonso III de León,
ni los cristianos del Norte,
ni los árabes y mozárabes del Mediodía
escribieron nada que conozcamos»
Eduardo Saavedra, 1892

Nuestros primeros contactos con la revelación profética del Islam se remontan probablemente a la segunda mitad del siglo VII y las fuentes visigodas advierten claramente en aquellos momentos[14] de avistamientos de naves extrañas al sur y al este de la península y de un estado de alteración de las ideas religiosas. Existía una relación particularmente intensa de estas regiones con Bizancio y la Tingitana sustentada sobre vínculos culturales y comerciales profundamente arraigados [15] a los que naturalmente no escapaba la religión. Y aunque hoy parezca increíble, antes, en sus inicios, no estaban separados por un foso infranqueable el cristianismo y el “mahometismo”… Como prueba de ello quizás sorprenda al lector saber que todavía hoy en día la Iglesia Ortodoxa, cuyo Patriarca reside tradicionalmente en Jerusalén, sigue considerando el Islam como una secta herética propia, tan cerca de sí mismos consideraron desde sus comienzos a los musulmanes.

Por entonces una guerra centenaria entre bizantinos y persas venía sembrando el desorden en las regiones ultra civilizadas de Egipto, Palestina, Siria y Mesopotamia. A principios del siglo VII los persas del rey Kosroes lograron algunas ventajas sobre los bizantinos del emperador Heraclio ocupando Damasco y Jerusalén en 614 y Egipto en 620. Es en ese momento cuando Mohammad* empieza su predicación.

En el convulso mundo hispano-visigodo, el Islam vino, como enviado por la Providencia, a superar dos partidos irreconciliables representados por arrianos y católicos. Y no necesariamente en forma de invasión, como proclama -sin documentación [16] contemporánea alguna- la Leyenda [17], sino como un proceso natural e interno que vino gestándose de igual forma sobre lo que quedaba del mediterráneo clásico, el más culto y por ende, el más vinculado con Oriente, que fue el que sobrevivió al naufragio de Roma [18] y que ya había estado igualmente en el origen del cristianismo primitivo de la península ibérica. Desde oriente, se extendió por toda el África proconsular y el reino visigodo [19] para recordar -no exportar- la religión del Dios Uno. Dice el Santo Corán:

Ha aparecido la Verdad y lo falso se desvanece. Ciertamente, la realidad de lo vano siempre se esfuma“.

Parafraseando al historiador E. A. Llobregat en la página 131 de su obra “LA PRIMITIVA CRISTIANDAT VALENCIANA” (Segles IV al VIII)[20], “ésta fue un fenómeno episódico, de nacimiento tardío, de vida corta y de alcance minoritario”. Precisamente un fragmento de un texto litúrgico visigodo, la “Passio de communi” redactado en 592, pone mucho énfasis en la escasez de cristianos frente a la masa de paganos.
En el Levante, las selectas minorías cristianas están ubicadas en los núcleos urbanos importantes y relacionadas ya con el estamento eclesiástico o con la clase dirigente – no podían vivir los unos sin los otros-. Consecuencia entre otras de sus interminables disputas, pese a su posición hegemónica, ambas castas cada vez se encontraban más separadas del pueblo. Exceptuando pues a aquellos Duces y Obispos y sus séquitos, que actuaban como auténticos cristianos en contadas ocasiones – mostraron siempre más fidelidad hacia su estirpe de aristócratas godos o romanos- todo parecía predestinado -aunque alguno hoy se espante- a que nuestros antepasados, es decir, el pueblo, conociera la Historia Sagrada y el mensaje de sus Profetas a la luz del Libro Sagrado del Islam y en concreto a través de la vida y las tradiciones del último de ellos: Sayidina Mohammad¨.
La todavía inexplicable y misteriosa llegada del Islam a las Hispanias supuso el abandono mayoritario de los ritos imperiales, las nuevas pseudo-religiones (el antiguo new-age romano), y el cristianismo “arrio-romano” del poder visigodo.
Oficialmente desde el 711 hasta el 1610, y más allá (la última mezquita del Sharq al-Ándalus se clausuraba por orden de la Inquisición en Cartagena en 1778[21]), es mucho tiempo para pensar que no dejara una profunda huella en todos los aspectos de la vida de la gente del Oriente de al-Ándalus (De Tarragona hasta Almería, por concretarlo de alguna manera [22]). El Islam no solo vino a soslayar sutilmente los enredos teológicos causados por las diversas sectas cristianas, sino que vino también acompañado de una riqueza cultural y civilizadora, una innovadora tecnología -como se dice ahora- como no habían visto los siglos.

La revelación que acompañó la misión del Profeta Mohammad* en su abrupto rincón de las tierras de Arabia representó una convulsión de magnitudes cósmicas en el mundo antiguo, extendiéndose desde el África negra occidental hasta la misma China en un tiempo tan breve, que supuso entonces llegar cuatro veces más lejos en quince veces menos tiempo del que necesitó el cristianismo para extenderse por los límites del Imperio Romano. Una expansión todavía incomprensible, única y seguramente irrepetible ya en la historia de la humanidad.

La devoción, la compasión y las demás virtudes de la sabiduría fueron entonces acompañadas por un desbordante ingenio científico, artístico, social y comercial. En ese ambiente que rescataba a la humanidad clásica de la gran depresión que había supuesto el siglo VII [23], los buscadores espirituales proliferaron, y los ejemplos de virtud y de dignidad se sucedieron en un ritmo trepidante que no disminuiría hasta muchos siglos después, víctima de la ley inmutable del tiempo en la decadencia de la luz en la tierra.
El Oriente de al-Ándalus llegó a ser conocido como la tierra de los sabios, y ello en un momento en que al-Ándalus rivalizaba en las ciencias espirituales con el esplendor de Bagdad, cuna de civilizaciones y cabeza del Islam. Estos sabios no eran necesariamente los brillantes poetas y funcionarios establecidos ya en las cortes de Córdoba o Granada, sino de preferencia hombres y mujeres populares, piadosos buscadores de luz y de conocimiento, manantiales de gracias de la Gracia de Allah Todopoderoso. El Sharq, la tierra de los sabios, como la describiera el historiador valenciano Ibn al-Abbar, parece que produjo un gran número de hombres y mujeres que alcanzaron el nivel más alto que el ser humano puede alcanzar: el beneplácito de Su Creador, su protección y su amistad. En árabe: al-wali. Ellos son los protectores de todos quienes piden por su intercesión. Ellos son estaciones espirituales, auténticos generadores de bendición, manantiales de amor, fuentes de ejemplo y círculos de retiro y meditación. Según la más pura ortodoxia islámica, el wali no solamente vivió en estas tierras, sino que todavía está vivo, literalmente, según el Corán “solo que no nos damos cuenta”. El decreto de Allah puede ser que ellos permanezcan en el gozo de la Divina presencia, olvidados de este mundo, o al contrario que sus tumbas sean surtidores de baraka, fuerza espiritual, recuerdo y ejemplo del grado más alto que el hombre puede alcanzar. De hecho se dice que la espada del wali -en alusión a los poderes físicos, psíquicos y espirituales que ha recibido por la gracia de Allah- permanece escondida en vida, y es sólo tras su muerte cuando puede ser desenvainada.

LA PIEDRA FUNDACIONAL DEL AL-ANDALUS.

El retraso de nuestros editores en la publicación de esta obra ha permitido la trascendental aparición en la ciudad valenciana de Xátiva de una pieza arqueológica que está llamada a revolucionar todos los conceptos mantenidos hasta la fecha respecto a la génesis del Islam español.

Hay que recordar que desde el 1610 hasta el 1978, ser musulmán en España ha sido tildado per se de delito abominable y como delincuentes que hemos sido considerados, la memoria histórica que los andalusíes poseímos un día no sido recopilada ni reconocida adecuadamente por parte de nadie.
Mientras tanto, la falsificación histórica edificada por nuestros viejos inquisidores, se ha paseado sin pudor sobre la tierra durante un largo período de tiempo que afortunadamente toca ya a su fin. Así como la oscuridad de la noche da lugar a la luminosidad del día, no hay mal que por bien no venga y a cambio de tan solo unos pocos meses de espera tras una travesía por el desierto de 393 años, tenemos el inmenso honor de dar a conocer en primicia mundial la que consideramos como la piedra de Roseta de la historia de al-Ándalus, la primera prueba fehaciente de la existencia explícita de comunidades islámicas autóctonas muchos años antes de la fecha que la historiografía oficial mantiene TODAVÍA como válida es decir, mucho antes del mitológico año 711 d.C. En adelante, esta fecha tendrá que ser borrada de nuestra memoria colectiva para dar paso al verdadero hito fundacional de la España musulmana o Al-Ándalus: la llegada pacífica sobre el 630 d.C. de los primeros mensajeros de la última de las grandes revelaciones espirituales de la humanidad. Por difícil que pueda parecernos, es de la misma manera y en las mismas tempranas fechas que el Islam llegaba oficialmente al otro extremo del planeta, una pequeña región de la inmensa China…

Frente a la vieja teoría política que ya antes calificábamos de incierta -la teoría de la conquista exterior- por la cual el Islam en España venía obligado ad aeternum a arrastrar el sambenito de invasor y por tanto, merecedor de una posterior reconquista o guerra de liberación que habría de durar 800 años, ha de empezar a alzarse la idea, mucho más acorde con la verdad histórica, de que la transmisión del mensaje del Santo Profeta Muhammad -la paz y las bendiciones sobre él- se había expandido ya mucho antes entre los más preclaros espíritus del reino visigodo.

El acontecimiento ha tenido lugar este año de 2004, en que oculta bajo los sedimentos de más de 1.350 años de historia, se desenterraba una voluminosa lápida de mármol blanco en bastante buen estado de conservación y escrita en árabe cúfico arcaico. Nosotros mismos tuvimos el honor de esbozar la primera traducción de la misma al tiempo que la primera interpretación histórica. Los arqueólogos locales, desconocedores de la lengua árabe, aunque ilusionados ante el hallazgo, se mostraron verdaderamente sorprendidos cuando tuvieron conocimiento de lo que habían recuperado: una inscripción funeraria islámica perteneciente a un hombre fallecido en el año 27 de la Hégira. El hallazgo permanece todavía silenciado para la opinión pública, incluidos los círculos académicos. Parece que cuanto éste descubrimiento representa, significa demasiado para que nuestras instituciones se atrevan a declararlo públicamente. Quizás todavía existan demasiadas presiones e intereses en juego. La declaración oficial tendrá pues que esperar, quizás a la aparición de nuevos datos. Sin embargo, la publicación de un hallazgo en sí no requiere de mayores dilaciones ni evidencias y no tiene por que permanecer en la sombra ni un minuto más de tiempo. Resulta evidente para todos cual ha sido la voluntad de Allah en este suceso: revelar lo que estaba oculto…

Allah ha querido también que estuviéramos en el lugar preciso en el momento adecuado y por ello agradecemos a los jóvenes arqueólogos que desenterraron la estela, que acudieran a nosotros en busca de más información. El objeto en cuestión, cuya foto estarán observando, se encuentra intacto y con tan solo una mínima porción de texto difuminada por la erosión. Es excepcionalmente grande (110 x 65 cms aprox. en tamaño real) y también pesado. Grabado sobre la piedra puede leerse, en una traducción que aún no es definitiva:

En el Nombre de Dios, el Todo clemente, el Todo misericordioso.

“¡Oh hombres! Ciertamente la promesa de Dios es verdad. ¡Que no os engañe la vida mundana y que no os engañe el engañador respecto a Dios!” [24]

Esta es la tumba de Ah.mad bn Fihr?-Nahr? ¡Que Allah tenga misericordia de él! Daba testimonio de que no hay más Dios que Dios, Único y sin socios, y que Muhammad es su siervo y mensajero.

“Lo envió con la guía y la Religión de la Verdad para hacerla resplandecer sobre todas las religiones, aunque repugne a los asociadores.” [25]

Un día 21 de jumâdà-l-ulà del año 27 [26]

Respecto a la identidad de aquél en cuya memoria se labró esta lápida, resulta evidente que era un creyente y una persona respetada dentro de la comunidad. Debió morir, rodeado de sus seguidores, en la ciudad de Xátiva en el año 649 d.C. El mensaje islámico que sin duda conocía de primera mano, habría cautivado a un grupo cuanto menos importante de la población local. En algo más de una década les había transmitido la fé, y sin duda el Corán, la sunna y el din de los musulmanes. Todo ello había sucedido de manera espontánea y pacífica, muchos años antes de la mitológica fecha del 711. Damos fe de que ello es posible por cuanto en mucho peores circunstancias, y estando mucho menos cualificado, siete años le han bastado a quien ha redactado este libro para conocer el Islam.

Finalmente, los historiadores oficialistas han llegado a la conclusión que la fecha dada en años y meses islámicos es errónea y que la fecha, aunque indudablemente está datada en meses islámicos, los años está significados conforme al calendario cristiano, años a los que para abreviar, se les ha omitido el milenio. Para ello se aferran al estilo de escritura árabe que aparece en otras lápidas árabes andalusís del siglo XI d.C, incluso en otras lápidas que ellos creen que “omiten el año mil” mostrando solo las decenas cristianas. Todo ello por el tipo de letra y pese a indicar los meses islámicos en árabe…No podemos imaginar a unos musulmanes escribiendo en árabe una lápida, escribiendo Corán y datando la fecha del fallecimiento en día y mes islámicos para añadir los años conforme al calendario cristiano, omitiendo el mil. Hay que ser serio, además de investigador oficialista pagado por una universidad laica. Más verosímil es que al tratarse de sepulcros tan antiguos las lápidas se colocaran o repusieran mucho tiempo después conforme a los estilos ornamentales de la escritura de la época, ya que las lápidas originales pudieron ser destruidas ya por el paso del tiempo o como consecuencia de las nada infrecuentes batallas, disputas e invasiones de la época medieval.

Respecto a los datos personales y al grado alcanzado por este hombre en la jerarquía espiritual islámica, tenemos expresas órdenes de nuestros maestros de no hacer comentarios. Cualquier persona falta de conocimiento puede aventurar sus ideas, mientras que otras versadas en la materia obtendrán muy fácilmente sus propias conclusiones.

LA LUZ SE APAGA

Estas generaciones han desaparecido. Han llevado el precio de sus obras, como lleváis vosotros el de las vuestras. No se os pedirá cuenta de lo que ellas han hecho.
Los hombres insensatos preguntarán ¿Qué es lo que les ha apartado de su quibla, de la que habían adoptado en un principio? Respóndeles:
El Oriente y el Occidente pertenecen al Señor que conduce a los que quiere por el camino recto.

Qu’ran 2, 135-6

Los historiadores hallan indicios entre los Almohades (unitarios) de la negación de la eficacia de la intercesión de los santos. Esta secta originada entre las gentes del desierto del Sahara tras la predicación de Muhammad Ibn Turmat[27] entre 1117 y 1130, se extendió rápidamente por las fronteras del Magreb. Los dirigentes almohades, una vez en al-Ándalus (1145-1232) a donde fueron llamados para intentar detener la invasión de los ejércitos “cristianos” levantados en pie de guerra en Santa Cruzada, aunque no de forma uniforme ni generalizada ya destruyeron algunos de los maqams del Sharq al-Ándalus, principalmente en las ciudades. Coincidieron por lo tanto en este asunto con el punto de vista católico sobre los santos islámicos del que se pretendía vinieran a socorrernos: negar su santidad y destruir su rastro. Esto fue además la confirmación del paulatino abandono de la milicia por parte de la sociedad andalusí, muy desmilitarizada [28] como bien reconocido está por todas las fuentes históricas. En cierto modo los andalusíes fueron incapaces de adaptarse a los nuevos vientos que anunciaban la llegada de la Edad moderna con su afán por el control de las ideas y la búsqueda de innovaciones de todo tipo en pugna por alcanzar en esta vida el máximo de riquezas. También coincidió con una actitud desconocida hasta entonces en al-Ándalus: la secreta connivencia de la oligarquía andalusí con los reinos guerreros del norte para preservar su preponderancia económica, pues las treguas que los cristianos les ofrecían intermitentemente, resultaban enormemente costosas.
Liderados por las clases bienestantes de las grandes ciudades de al-Andalus, una vez anegada la luz de la wilayah (santidad) y por tanto la conexión espiritual con el profeta Mohammad*, el ocaso político del Islam en nuestras tierras fue tan solo una breve cuestión de tiempo.

LAS CAUSAS DE LAS INMORTALIDAD DE LOS SANTOS
Y DE LA INCORRUPTIBILIDAD DE SUS CUERPOS

“Muchos se agitan sobre la superficie del planeta
y son, sin embargo, almas muertas.
Otros muchos, enterrados en el corazón de la tierra,
reposan y están vivos.”

Kharraqani

La Santidad es el nivel más alto al que puede aspirar el ser humano. Aunque alcanzada por muy pocos, la puerta de acceso está abierta a todos. Cada ser humano puede lograr las Estaciones Divinas. El Camino no está restringido para nadie: todos somos candidatos al rango de Jalifa, o “Diputados de Dios en la Tierra”.
El Santo Verso es bien claro: “O hombres, verdaderamente os estáis esforzando en pos de vuestro Señor, y Lo encontraréis”; por lo tanto, quien realice un intento serio para llegar, debe llegar. Llegará entre otras razones porque Dios conoce que necesitamos la presencia de hombres de Allah que sean emulables. Por los Santos, los demás hombres encontramos ejemplo y de nuestras debilidades consuelo. En ellos encontramos fe, coraje y reservas de todas las virtudes de las que andamos escasos, tanto a un nivel sentimental y de devoción como en el aspecto intelectivo e investigador. El santo lo es todo en comparación con el hombre mundano que apenas es nada, una comedia virtual. Especialmente el sufismo, la vía esotérica del Islam, debe su actual vigencia a la transmisión de la revelación celestial por la baraka de sus santos, en una cadena de oro ininterrumpida durante siglos, de maestro a discípulo.

Un signo fundamental para establecer el concepto de santidad es el misterio de la incorruptibilidad de los cuerpos de los Santos. Esta incorruptibilidad era ya buscada por tradiciones anteriores como la egipcia, la tibetana o la inca y en el cristianismo es la Iglesia ortodoxa quien la establece como dogma de fe, pero sin dar referencias de las sagradas escrituras, excepto una vaga alusión, que comparte con la Iglesia católica, al Libro de la Sabiduría (2; 23-24) : “Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo imagen de su misma naturaleza”.

Por su parte es el universo musulmán, tan rico en personajes piadosos revestidos con el manto de la santidad, el que establece como una realidad bien contrastada por la tradición los conceptos de inmortalidad e incorruptibilidad de los cuerpos de los Santos y los Profetas.
El concepto de Santo viviente es crucial para los musulmanes. Contemporáneos o bien ya enterrados, la gente los visita en busca de intercesión (safaa) y de estos conceptos aparentemente “populares” puede obtenerse prístina constatación a la luz del Libro Luminoso y de las tradiciones del Profeta (hadiths). Citaremos algunos ejemplos concluyentes:

El mensajero de Allah (la paz sea con él) dijo:

Invocad bendiciones sobre mí en Viernes, pues soy testigo. En ese momento, los ángeles están presentes, y nadie invocará una bendición sobre mí sin que antes de que termine, ésta me sea sometida.”
.- Pregunté si también sería aplicable tras su muerte, y él replicó:
.- “Allah ha prohibido a la Tierra que consuma los cuerpos de los profetas, así que el profeta de Allah está vivo y se le ha dado provisión.”
Narrado por Abud Darda (uno de los que acompañaban al Profeta en ese momento). Lo transmitió Ibn Majah.

El hadiz transmitido por Ibn Hibban dice que dijo el Mensajero de Dios: “El santo cuerpo de los profetas no se pudrirá jamás. Si un musulmán recita salawat para mí, un ángel me lo comunica y dice. Fulano el hijo de fulano te envía salawat y te saluda. Hadrat Abu Darda uno de los que estaban acompañando en ese momento al Mensajero de Dios* le preguntó: ¿También te lo comunicará tras tu fallecimiento? Y el Profeta (s.) le contestó: Sí, también estaré informado de ello tras mi muerte, pues le está prohibido a la tierra descomponer el cadáver de los profetas. Ellos están vivos después de su fallecimiento y están protegidos”.

El hadiz transmitido por Abu Ya’la dice:
“Los profetas están vivos en sus tumbas y rezan la oración obligatoria.”

El Santo Corán dice:

“No creas en absoluto que los que han sido matados en el camino de Allah están muertos. Al contrario, están vivos y gozan de su sustento (yurzaqun) junto a Allah, felices de la gracia que Allah les ha otorgado. Se regocijan porque saben que los que vienen tras ellos y que todavía no los han alcanzado no sentirán miedo ni aflicción. Se regocijan de una Gracia y un Favor de Allah y de su generosidad y de que Allah no deja que se pierda la recompensa de los creyentes.”

(Sura de ‘Imran 169-171)

“Y no digais que quienes han caido por Dios han muerto. No, sino que viven. Pero no os dais cuenta (Sura 2, 154)

Esa vida post-mortem a la que se refieren los diferentes textos sagrados tiene unas características especiales que nos son desconocidas, por cuanto se trata de una gracia excepcional que no ha sido aclarada. No hay duda de ella en cuanto a los Profetas de Dios, según la tradición y los textos anteriormente reseñados, pero respecto a mártires y awliyahs, hay quien sostiene que no siempre se ha de mantener la incorruptibilidad, pues Allah hace lo que quiere. En países islámicos, particularmente en las ciudades de Fez y Damasco, donde hay tan gran número de walis enterrados, a veces se ha hecho imprescindible el traslado del cuerpo de un santón a un nuevo lugar. En múltiples oportunidades, y ante la presencia de una multitud de testigos veraces se ha podido constatar esta incorruptibilidad de los cuerpos, apareciendo como recién dormidos y desprendiendo en muchos casos un delicado y maravilloso perfume.

“En tiempos de Mu’awiya (r.a.) se hizo un canal entre Meca y Medina. Ese canal pasó inadvertidamente por un terreno donde estaban enterrados los shuhadâ (mártires) de Uhud. Un obrero, mientras cavaba, incidentalmente cortó un pie de un shahid (mártir). Como resultado de ello, la sangre empezó a brotar de ese noble pie. Aprendemos de ello que no sólo las almas, sino los cuerpos de los íntimos de Allah están vivos”. (Yaçb ul-Qulûb, Sharh as-Sudûr).

El Santo Corán (C: 34;13) nos proporciona un ejemplo radiante de la incorruptibillidad de los cuerpos de los amigos de Allah en la historia de la muerte del profeta Suleimán:

“Y cuando decretamos que muriese, fue un reptil de la tierra el primero que lo comunicó a todos; había roído su palo que sostenía el cadáver; y cuando éste cayó, los genios reconocieron que, si hubiesen penetrado el misterio, no habrían permanecido tanto tiempo en aquella pena envilecedora.” Los comentaristas nos explican que cuando llegó el momento de su muerte, Salomón estaba arrodillado orando apoyado en su bastón. Los genios, que le estaban sometidos, viéndolo siempre vivo, lo que manifiesta el misterio de su incorruptibilidad, acabaron los trabajos que les habían sido encomendados.

Dice el hadith: “Un sahaba puso una vez su tienda en un lugar sin darse cuenta que la ponía encima de una tumba. Más tarde se dio cuenta de ello porque podía oir recitar sûra al-Mulk. Contó lo sucedido al Profeta (*), quien le dijo que la recitación de la sûra al-Mulk ayuda al fallecido en la tumba a la vez que le protege del dolor y el castigo”. (Sahîh at-Tirmidi). De este suceso deducimos que los siervos queridos por Allah viven en sus tumbas, de lo contrario Sidnâ Muhammad habría hecho caso omiso de este incidente. En vez de eso, habló de las excelencias de la sûra al-Mulk y dijo explícitamente que los siervos amados por Allah aún viven en sus tumbas.

La vida que disfrutan no consiste en una réplica de la vida que nosotros conocemos, pues sus funciones vitales están como suspendidas, sus poderes espirituales están en su plenitud y su proximidad con el Creador es absoluta. Con ellos pueden ver, oír y oler como cuando estaban vivos. No hablan con el aliento sino con el espíritu. Y su estado de conciencia es tan elevado que por mucho que quisiéramos imaginarlo explicándolo, no hallaríamos palabras para describirlo.

**

Otro signo importante que puede ser indicio de santidad es la realización de hechos prodigiosos, pero a diferencia de la incorruptibilidad, la realización de determinados “milagros” está al alcance de seres que distan mucho de la amistad de Allah. El Imam Shafi dijo, “…si ven a un hombre volando en el aire o caminado sobre el agua, pero sus acciones contradicen la Shari’ah[29], entonces sepan que están viendo a un Satán”. Karamah es una hazaña sobrenatural con la cual Dios Omnipotente honra a sus amigos para que con ésto El compruebe su excelencia. El karamah de los awliyá existe y la realidad de estos karamat es confirmada con el Corán, la Sunnah, y la unamidad de los predecesores. Esto está establecido con el verso donde Allah dijo con respeto a Maryam, la madre de Jesús: “…cuando entró al al-Mihrab para (visitarla) a ella, la encontró con su sustento. El dijo, ‘Oh Maryam, ¿de dónde has sacado esto?’ Ella dijo, ‘Esto es de Allàh’. (Qu’ran 3,37).

Su pueden encontrar muchos otros ejemplos en la Sunnah del karamah que fue dado a los compañeros del Profeta. El maestro hanafi Ahmad ibn Sayyid Muhammad al-Makki y los maestros safi’i, Ahmad ibn Ahmad as-Suya’i y Muhammad ash-Shawbari al-Misri, escribieron libros en los que prueban que los awliya’ poseían karamat (poderes milagrosos), que sus karamat continuaban después de sus fallecimientos y que Tawàssul (pedirles su intercesión ante Allah) e Istigàza (suplica) ante sus tumbas, era permisible. Estas tres obras fueron publicadas, en el Cairo, el año 1319 (1901) y en 1347 (1928). El lector tiene que saber que a diferencia de muchas de las historias fantasiosas que circulan por las estanterías de las bibliotecas sin ningún fundamento ni credibilidad, nada de lo que puede leerse en esta obra -basada en la Ciencia Sagrada del conocimiento profético- ha sido encomendado al fruto de la imaginación…

***
Todavía nos queda un relato histórico desconcertante que señala como entre los primeros musulmanes había un conocimiento efectivo respecto a la incorruptibilidad de los cuerpos de los profetas, los mártires, los walis y los sahabas. Los genealogistas refieren que uno de los compañeros del profeta, Urwa ibn al-Zubayr[30], sufrió una enfermedad en una pierna por la que tuvieron que serrarle el hueso por la parte sana. Los médicos le ofrecieron beber algún narcótico, pero él prefirió permanecer consciente sin dar señal alguna de dolor hasta que le tocaron con el cauterio, que se limitó a decir: “¡Basta!”[31].

A la sazón estaba allí su hijo Mohammad que era su predilecto. Cuando el enfermo vio su pie en la mano de uno de los médicos exclamó:
“¿Acaso ignoraba Dios que jamás di yo paso alguno con ese pie hacia el pecado?”

Y dirigiéndose a su hijo añadió:
“Lávalo muchacho, envuélvelo en el sudario mortuorio y sepúltalo en el cementerio de los musulmanes.”

Todo un enigma. El biógrafo parece darnos a entender que el miembro amputado, pasados los minutos y las horas permanecía incorrupto ante la sorpresa de los médicos. Aunque poco dotados para el cómputo del tiempo y la concepción histórica, los árabes pasan por ser atentísimos y excelentes biógrafos, dotados de una memoria enciclopédica, si bien de esta vieja tradición, los autores de este libro muy poco más sabemos.

LA INMORTALIDAD DE LOS SANTOS MUSULMANES Y LA CIENCIA

Nada más alejado de la mentalidad del auténtico creyente o de cualquier hombre de tradición que desear encontrar la revelación espiritual y la sabiduría expresamente probadas y justificadas por un departamento de ciencia materialista. Sería como desear introducir todo el organismo humano en el interior de uno solo de sus cabellos.

La ciencia moderna, maestra en pesar, medir y cuantificar con instrumentos cada vez más precisos el mundo manifestado o al menos parte de él, no pone ni quita rey en cuestiones trascendentales que son demasiado elevadas y requieren de demasiado conocimiento para el alcance de sus presupuestos y en general, de sus investigadores.
No obstante, para todos aquellos que viven subyugados por el poderío aparente de la ciencia moderna, para quienes ven en sus balanzas, hipótesis, catalejos, matraces y escuadras la única fuente justificativa de certezas y creencias, no les dejarán impasibles algunos datos empíricos que vamos a relatar. Quizás les hagan preguntarse que puede haber de cierto en hechos como la revelación y la transmisión espirituales.

Aunque en circunstancias normales los cuerpos de los muertos se desintegran en la tumba, existen pruebas de que los cuerpos de los mártires, profetas y santos han sido hallados intactos cuando se han desenterrado.

Existió en tiempos un lugar llamado Madain, a unos 40 kms. de distancia de Bagdad, cuyo nombre actual es “parque Salman”. A su derecha queda el río Dajlah (Tigris). Aquí se encuentran actualmente las tumbas de Salman Farsi, y de los sahabas[32] Hudhifa al-Yamani y Jabir ibn Abudllah Ansari. Las tumbas de los de los dos sahabas fueron construidas en la época del rey Shah Faisal I de Iraq. Antes de su construcción, los cuerpos de los dos sahabas se encontraban a unos dos kilómetros del parque Salman.

En 1932 d.C. (1351 d.H.) el entonces rey y gobernador de Irak Shah Faisal, vió una noche a Hudhaifa al-Yamani en un sueño. Hudhaifa le decía que había llegado agua a su tumba y humedad a la tumba de su compañero Jabir Ibn Abdullah. En este sueño Hudhaifa pedía al Shah de Iraq que trasladaran ambas tumbas a otro lugar, lejos del río Dajlah. A la mañana siguiente el rey, debido a sus ocupaciones olvidó el sueño. La noche siguiente volvió a presenciar el mismo sueño. Sin embargo, durante el día, el rey volvería a olvidar el sueño. La tercera noche, Hudhaifa al-Yamani apareció esta vez en el sueño del gran Mufti de Iraq (Juez religioso supremo), para informarle acerca del hecho, y para pedirle que hablara con el rey, ya que éste olvidaba sus sueños debido a sus labores.

El gran Mufti contactó por teléfono con el ministro Noori Alsaír Pasha, el cual le llevó junto al rey. El rey, tras escucharle, recordó los sueños. Durante un largo tiempo hablaron del asunto. El gran Mufti insistió en obedecer el sueño y trasladar las tumbas. Pero el rey quiso antes comprobar si ciertamente el agua del río estaba llegando al lugar donde se encontraban las sepulturas.

El rey encargó a los mejores ingenieros y especialistas de Iraq la labor de estudiar el terreno. El gran Mufti estuvo presente durante la investigación. Tras hacer excavaciones y análisis durante todo el día, se llegó a una conclusión y se presentó un informe en la corte. Según este informe, no se había encontrado agua, ni siquiera tierra húmeda a muchos metros de profundidad. La noche siguiente, el sahaba Hudhaifa volvió a a parecer en el sueño del rey Faisal I y repitió su demanda. El rey había estudiado bien el informe, el cual afirmaba que no había agua en la zona e ignoró el sueño. La noche siguiente el sahaba Hudhaifa acudió al sueño del gran Mufti y duramente reclamó una solución, afirmando que el agua había empezado a entrar en las tumbas. El Mufti, preocupado, comunicó el nuevo hecho al rey.

El rey enfadado, recordó al Mufti que él mismo presenció la investigación, y le recordó el resultado de los informes. Le rogó que dejara de preocuparle más. El gran Mufti insistió entonces en que el rey también había recibido los mensajes en sueños en varias ocasiones. Entonces el rey contestó: “Está bien, entonces emita una Fatwa.[39]” El rey ordenó que el día de Eid-ul-Azah [40]después de la oración del mediodía se abrirían las tumbas de los sahabas Hudhifa al-Yamani y Jabir Ibn Abdullah Ansari. Esto fue publicado en los periódicos. El mundo musulmán quedó conmovido entonces tras el anuncio; escritores y agencias informativas de todo el mundo acudieron al lugar y expandieron la noticia.

Era época de peregrinación “Hajj”, y musulmanes de todo el mundo se encontraban reunidos orando. Mucha gente solicitó que las tumbas fueran abiertas unos días después de Eid-ul-Azah, con el fin de poder tomar parte en el evento. El Shah Faisal se vió en una situación comprometida. Por un lado los sueños le presionaban para realizar la tarea cuanto antes, por otro, grandes personalidades del mundo musulmán rogaban esperar.

Finalmente, pasados 10 días de Eid-ul-Azah se reunieron unas 500.000 personas en el lugar, procedentes de todas las regiones del mundo. Había representantes de varios gobiernos extranjeros, entre ellos Mukhar (un ministro de Kamal Atat Turk, de la joven república laicista de Turquía) o el Shah Farúq de Egipto, algunos quizás con la secreta esperanza de que todo acabara en un calamitoso desencanto.

Por fin llegó el día tan esperado, un miércoles. El Shah Faisal I de Iraq, el Mufti Azam, miembros del parlamento iraquí, y cientos de personas presenciaron el acto. Las tumbas fueron abiertas y se comprobó que ciertamente había entrado agua en la tumba de Hudhifa al-Yamani y que había humedecido la tumba de Jabir Ibn Abdullah Ansari.

Con la ayuda de una grúa a la que iba atada una camilla, el cuerpo de Hudhaifa fue cuidadosamente recogido del suelo y levantado. El Shah Faisal I de Iraq, el gran Mufti y otros dos hombres notables levantaron el cuerpo sobre sus cuatro hombros y con todos los cuidados y de forma respetuosa lo colocaron sobre una urna de cristal. De igual forma se extrajo de su tumba el cuerpo de Jabir Ibn Abdullah. El kafan (tela que cubre el cuerpo), así como el cabello de los sahabas se encontraban en perfecto estado. Nadie diría que habían sido enterrados hacía 1300 años. Parecía como si hubieran sido enterrados hacía tan solo dos o tres horas. Lo más sorprendente de todo era que los dos sahabas tenían los ojos abiertos, y que brillaban tanto que los presentes querían contemplarlos una y otra vez. Sin embargo no conseguían mantener sus miradas fijas ante tal esplendor. ¿Pero acaso eso era de extrañar? ¡Aquellos ojos habían visto al Profeta Mohamad*!

Un médico oftalmólogo alemán que estaba presente se dirigió al gran Mufti, le cogió de las manos y dijo; “¿Qué mayor prueba puede haber acerca de la veracidad del Islam, del Profeta y de sus sahabas?” Acto seguido se convirtió al Islam. Había visto cientos de ojos vivos e inertes a lo largo del ejercicio de su profesión. No hubo lugar a dudas para él; aquellos ojos eran los ojos de dos hombres vivos y no de unos hombres muertos 1.300 años antes. Continuó: “Abrazo el Islam, enséñame todo sobre él”

Los dos cuerpos fueron colocados en ataúdes de cristal. La mortaja que cubría sus rostros fue levantada. El ejército iraquí ofreció su saludo a la vez que lanzaba salvas con sus cañones. Se realizó la oración del Janazaa (funeral). Todo este evento fue emitido en una pantalla de 30×20 pies. Gracias a esto unas 500.000 personas pudieron seguir el acontecimiento fácilmente. De lo contrario habría sido muy complicado salvar del desbordamiento a tales masas de gente.

Después de esto, los funerales fueron llevados al Parque Salman. En el camino varias avionetas homenajeaban el funeral y lanzaban flores. Se tuvo que parar en varios sitios, y tras cuatro horas llegaron al parque, cerca de la tumba de Salman Farsi. Aquí el ejército ofreció la guardia de honor. Las nuevas tumbas estaban preparadas. Las mismas personas que levantaron los cuerpos de las grúas, fueron las que ahora los colocaban en las nuevas tumbas, en medio de cañonazos y de gritos de Allah hu Akbar (Dios es el más Grande). Tras este evento fueron numerosas las personas que aceptaron el Islam. El día siguiente se retransmitió la película en los cines de Bagdad.

El peródico “Navaye Waqt” de Lahore (Pakistán) y otros diarios paquistanís, árabes e ingleses, publicaron los hechos. El anterior gobierno iraquí también publicó un film de los hechos. También fue publicado en el periódico “Daily Jung” el 7 de junio de 1970.


DESCRIPCION DEL PARAISO

Ningún alma podría decir cuanta frescura de ojos (goces) le están reservados
a los hombres virtuosos como premio de sus acciones.
Corán; 32,17

No quisiéramos seguir hablando de la muerte y de los estados que alcanzan los santos en la Divina Presencia -en esta vida o inmediatamente en sus tumbas- sin hablar del estado maravilloso al que conduce la vida del creyente tras la resurrección y el Día del Juicio. Precisamente uno de los alicientes para imitar el buen obrar que ejemplifican el Santo Profeta*, sus compañeros, sus amigos y sus sucesores los awliyas, es la promesa que Allah ha hecho a los creyentes de ser introducidos en el Paraíso. Aunque no menos desdeñable interés es evitar los tormentos del fuego, para completar el arsenal de las zanahorias con el de los palos de avellano.

Todo lo que hay en el Paraíso está más allá de la imaginación del ser humano. Todo lo que se menciona respecto de sus habitantes en cuanto a su apariencia, figura, voces y belleza no es sino una aproximación visualizada para los intelectos. Nadie puede entenderlo hoy sino quienes tienen conocimiento, y nadie puede comprenderlo sino los experimentados.

Dice Allah del estado de los moradores del Paraíso:
“Nosotros quitaremos de sus corazones toda falsedad; viviendo como hermanos, descansarán sobre lechos mirándose cara a cara. La fatiga no les alcanzará y jamás serán expulsados de esta morada.” (Sura 15,47-48)

En un hadiz transmitido por Tabârani con autoridad fundada, narró Ibn al Abbas que el Mensajero de Dios dijo:
Cuando Allah creó los Jardines del Paraíso, Él creó lo que ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, y ningún corazón ha sentido“.

Así, partiendo del Hadiz y del Santo Corán, los sabios musulmanes nos describen magistralmente todos los alicientes de este lugar de felicidad, el número de las puertas que le dan acceso, sus muros, sus grados, sus habitaciones, sus palacios y sus moradores. Igualmente nos describen sus ríos, sus fuentes y los néctares que allí se sirven. También sus árboles y sus frutos, pues con razón se le llama también “el Jardín”. Nos hablan de sus alimentos y sus bebidas. De las mujeres del Paraíso y las canciones que allí cantan. De las visitas privadas que se realizan entre sus moradores y sus familias, y de un mercado que existe los viernes, en el que los creyentes se saludan y tras el cual aumenta cada vez su belleza y su amor. Como culminación, en ciertos días señalados, allí los creyentes tienen la infinita gracia de poder ver a su Señor como se ve la luna llena…

[14] Entre los años 672 y 680.
[15] Iniciados cuando menos con la rutas comerciales de fenicios y griegos.
[16] En nuestra opinión, las convulsiones del momento no permitieron a los visigodos captar con la perspectiva religiosa y política actual la revolución de valores que se había ido gestado en el seno de su propio estado. Aunque hay quienes creen en una conversión en masa de los arrianos al Islam, pero todo son conjeturas porque hay una falta absoluta de referencias históricas. Se dió un estado de amnesia histórica tan prolongado que, cuando posteriormente hubo que explicar el paso del estado teocrático hispano-visigodo siempre dividido entre unitarios y trinitarios a a un estado islámico-unitario con el beneplácito de la mayoría de la población, resultaba mucho más fácil acudir al mito de una invasión árabe – desde luego muy poco probable según los últimos trabajos de indagación biológica publicados por el profesor R.A.Reyment y el Instituto Paleontológíco de la Universidad de Uppsala, en Suecia – pero que tenía la ventaja de solucionar el problema de la ausencia de datos.
[17] La narración legendaria de la islamización de Egipto, llena de alusiones fantásticas y mitológicas orientales, se encuentra en la base de nuestra “Historia de la invasión de los árabes”. Las mismas fantasías inverosímiles y similares anacronismos se recrean tanto en las fuentes árabes como cristianas de la Leyenda, que por no ser contemporáneas y tratarse de reelaboraciones tendentes a ensalzar los posteriores posicionamientos teológicos oficiales, carecen de toda credibilidad histórica.
[18] En el 475 d.C, con el último “emperador”, Rómulo Augústulo.
[19] Que por entonces incluía la Septimania en Francia y la Tingitania en el norte de Africa.
[20] l’ Estel Valencià.
¨ ” ‘Alaihi ‘s-salam “; que la paz sea con él.
[21] “Hallazgo de una biblioteca morisca en Potries (Gandía) en 1789” / Juan Bautista Vilar Separata de Sharq al-Andalus.- Vol. 5 (1988), p. 147-152 y “Hallazgo de centenares de manuscritos árabes en el año 1884 en Almonacid de la Sierra”, la Almunia, cerca de Cariñena, Murcia.
[22 Más información en nuestra obra “Historia Sufí de los Secretos del Sharq al-Andalus”.
[23] No solo afectó al mundo conocido incluida China, sino que según recientes prospecciones arqueológicas afectó también en forma de guerras devastadoras y generalizadas a las civilizaciones pre-colombinas.
[24] Corán 31:33.
[25] Corán 9:33.
[26] De la hégira [21 de febrero de 648].

[27] Nacido en 1080 en el anti-Atlas y -muerto en 1130.
[28] Valencia, desde 1172 es tributaria (mudayyan) de Alfonso II de Aragón.
[29] La Ley islámica, o si les resultan más familiares, los 10 mandamientos.
[30] Famoso por su paciencia y ascetismo, murió el 94 de la Héjira.
[31] Posiblemente cayera desmayado y tardaría tiempo en recuperar la consciencia.
[32] Compañeros del Profeta Mohammad*.

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

5 Respuestas a LOS SANTOS Y LOS MAQAMS DE AL ANDALUS II – P. Rahmanicus

  1. Mohamed Brahim dice:

    Slam oualikoum oua Baraka ya akhi 3aziz oua sidi. De buevo intentaré analizar en conjunción los últimos mails suyos aportados. Ana min kalbi achkourak.

    “Para dar una mínima respuesta a otros puntos que no he comentado. Sobre su visión del asunto descubro el palabro “pancastellanismo” que parece la causa de la destrucción de España. Verá, existe la palabra “pancatalanismo” porque existe una realidad consistente en el deseo reciente, ahistórico e imperialista de la parte de una minoría de catalanes de crear un estado independiente en el que Cataluña avasallaría a 2 antiguos reinos medievales con su propio historia e identidad y que para ello recurre a la falsificación histórica y linguística.”

    En cuanto el “palabro pancastellanismo” no es de cuño propio, es una palabra (evidentemente, ello es cierto, con el mismo sentido peyorativo que pancatalanismo, en cuanto a su uso [me refiero concretamente aquí al uso de “pancastellanismo”] en Cataluña, Valencia, Baleares, Galicia, Navarra y Vascongadas) que se viene usando hace tiempo, aunque no sé cuanto tiempo; supongo que se debe venir usando desde el inicio del traspaso de la llamada “Renaixença” (lo cual, dicho sea de paso, fue en sus inicios de carácter pura y exclusivamente cultural, en el que confluían debates filólogicos e históricos entre catalanes, baleares [sobresale en ese aspecto mossén Alcover] y valencianos, si no estoy equivocado) al plano político (en parte por la famosa burguesía barcelonesa decimonónica de la Lliga, pero no solo, ya que el proto-nacionalismo catalán [por decirlo así] también tenía fuerte componente de carlismo tradicionalista catalán [los valores tradicionales del payés o campesino, etc.] en sus origenes). También debió ser usado este, como modelo y con propositos muy parecidos, por la burguesía vizcaína y los antiguos carlistas tradicionalistas vascos y navarros que acabaron convergiendo en el nacimiento del, digamos también, proto-nacionalismo vasco-navarro. Ahora, todas esas suposiciones mías que le expongo solo serían válidas cuando se usa esa terminología para referirse al nacionalismo centralista español, nacionalismo (o incluso como proyecto de reunificacion cultural, e incluso político de la antigua metrópoli [la península] y las antiguas colonias americanas) que tiene un origen decimonónico igual que los nacionalismos vasco y catalán (por poner un ejemplo al respecto, Miguel de Unamuno, J. María Pemán, Ramiro de Maeztu, etc., etc. eran contemporaneos de Valentí Almirall, Sabino Arana y Francesc Cambó [estos dos últimos, dicho sea de paso, se fueron volviendo cada vez más españolistas en sus últimos años de vida]).

    El nacionalismo centralista español, de “leyenda negra” tendrá algo (por ejemplo, en cuanto a la percepción exagerada que se tiene del mismo, en la considerablemente enloquecida Cataluña de estos últimos años, debido en parte [entre otras razones] al presente sumergimiento de la sociedad catalana en la ignorancia más infantiloide [aunque tal sumergimiento no solo ocurre en Cataluña, ni mucho menos, sino en toda España, Europa occidental, USA,… Ya sabe, el “Primer Mundo” {aunque, ciertamente, los factores que intervengan para operar en tal sumergimiento generalizado, puedan ser más o menos distintos dependiendo de la región, el estado-nación y el continente}]), por supuesto, pero en realidad no tanto como usted debe creer; pues es un nacionalismo igual de imperialista cultural que el pancatalanista (quizás ambos lo son más que el vasco), o peor si cabe en lo que se refiere a su mayor posibilidad de abarcamiento geográfico.

    Pero cuando se usa “pancastellanismo” en su acepción adecuada, de peyorativo no tiene nada, y no tiene que ver con el nacionalismo centralista español de base cortesana y nobiliaria castellanoandaluza. Es más bien un movimiento cultural-político decimonónico que persigue que su historia, lengua y cultura no queden diluidas en el proyecto panhispano. Ello último, de hecho, tendría su simiente originaria incluso cuando la Revuelta de los Comuneros de Castilla, enfrentados al proyecto euroimperial transatlantico de los Augsburg que usurparon las coronas de Castilla y Aragón a inicios del XVI. Recuerde que, a diferencia de los Trastamara, los Augsburg y los Bourbon eran dinastías extranjeras a las que jamás importó demasiado España y los españoles. Solo cabe recordar que los Augsburg insertaban nobleza flamenca y germana afin en los beneficios de negocios que en principio debían beneficiar a la corona. O también recordar que los Bourbon dieron siempre prioridad a los intereses de aristocratas franceses e italianos (el famoso Reino de las Dos Sicilias), cuando ya el imperio español estaba en franco declive.

    Pasemos ahora, y concretamente, al punto de la famosa burguesía conservadora catalana (barcelonesa, más bien). Creo que usted le da excesiva importancia, en lo que se refiere a estos dos ultimos siglos pasados, al poder de influencia económico-social, política y educativa que tal burguesía haya podido tener en todo el ámbito español. Ciertamente, aun así, desde sus inicios la burguesía barcelonesa fue muy ambiciosa. Empecemos desde cero. Con la toma de Barcelona en 1714 por las tropas franco-castellanas, Felipe V de Bourbon ya podía dar por concluído el sometimiento de la antigua Corona de Aragón a su autoridad (el fenómeno maulet-botifler era común a valencianos y catalanes [ignoro si también a mallorquines], y la mayor parte de aragoneses, catalanes, valencianos y mallorquines, como usted sabe, apoyaron al pretendiente Augsburg). Evidentemente, mandó construir en Barcelona un poderoso fuerte para vigilar la ciudad, y sometió a la ciudad y a la población una política de vigilancia militar constante; lo cual es de entender dada la ferrea resistencia antiborbónica (los catalanes fueron los únicos que no aceptaron el tratado de Utrecht, y continuaron con la guerra). También abolió los fueros del Principado (de Cataluña. En ámbito nominativo, ese término se usó para denominar la región de Cataluña desde el siglo XIV a tiempos de Felipe V, y que se regían conforme a los llamados Usatges de Barcelona) y los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca. En Aragón, ya muy castellanizado por entonces, simplemente se abolieron los fueros. Pero en Valencia, Mallorca y Cataluña todo fue más traumático y difícil. Le quiero decir de antemano, antes de profundizar en esta última línea, que dudo mucho que se usara únicamente el latín en las cortes de justicia. El catalán, el valenciano y el balear ya se usaban hacia siglos en las cortes, y hacia mucho tiempo que habían ido suplantando al latín. Además, la influencia del castellano ya se debía hacer notar desde los siglos XV-XVI, incluso en Cataluña, Mallorca y Valencia. Sea como fuere, los Bourbon eran franceses, no lo olvide, y ellos y sus asesores, para hacer que el poder real (no solo en cuanto a la eficiencia de la justicia) se centralizara de acorde a su cultura absolutista (quizás no tan chauvinista como la parisina de Luis XIV), abolieron las distintas leyes y fueros existentes terminando con las coronas de Castilla y Aragón, de facto. Claro está desde un centralismo absolutista francés adaptado a la cultura castellana, y por lo tanto “convirtiendo” toda España (excepto Vascongadas y el antiguo Reino de Navarra, que le habian apoyado, y que mantuvieron sus fueros) en Castilla. Nacía, no ya solo de iure como cuando los Reyes Católicos, sino también de facto, el Reino de España. Para ello fue muy necesario entrar en el tema de la oficialidad del catalán, el valenciano y el balear en sus respectivos territorios. Evidentemente este fue, en realidad, un proceso, en cuanto a de facto, bastante más lento y un tanto menos traumático de lo que el nacionalismo catalán del siglo XX ha querido mostrar. Ahora bien, con la “desaparición” de las antiguas coronas de Castilla y Aragón, la llegada de Carlos III y sus famosos dictámenes de comercio transatlántico supusieron que aragoneses, valencianos, mallorquines y, sobretodo, catalanes tuvieran una oportunidad de oro en cuanto al comercio directo con las Américas. Claro que, tal comercio también, estaba ya en un claro proceso de declive. Aún así, los catalanes sobresalieron, a partir de entonces, en el ámbito español, en el trafico negrero. Aunque, naturalmente, no eran los únicos, ni mucho menos, dentro de tal ámbito; la aristocracia-oligarquía latifundista castellanoandaluza (la camarilla gubernamental española desde tiempos de, por lo menos, Felipe II) llevaba tiempo lucrandose del trafico transatlantico de esclavos desde el siglo XVI, claro que ello no suponía ninguna inversión de capital, sino simplemente en derroche por parte de tal aristocracia, lo que contribuiría al declive del imperio. O que hablar de los “indianos” extremeños y asturianos, regiones en las que también dejaron cierto legado rural-aristocratico al respecto (mansiones, etc.). El dinero que los “indianos” catalanes traían de las plantaciones negreras de ultramar sirvieron para que , convergiendo con los resultados del famoso sistema de herencias de tierras de los “hereus”, se fuera invirtiendo, sobretodo, en una potente industria manufacturera y textil pareja al nacimiento de una poderosa burguesía. Esa burguesía, la barcelonesa decimonónica, adaptaría las tesis catalanistas (en parte surgidas de una adaptación en plano político de la Renaixença y del tradicionalismo carlista catalán) al plano burgués conservador, calcando, naturalmente, anteriores proyectos nacionalistas e irredentistas europeos decimonónicos. La burguesía vizcaína haría lo propio calcando a la burguesía barcelonesa. En paralelo (y no como reacción), se desarrollaría, desde el ámbito español centralista de base castellana, un nacionalismo irredentista transatlántico, el famoso panhispanismo. Este proyecto nacionalista decimonónico tendría su patrocinador en los herederos de la antigua aristocracia-oligarquía rentista castellanoandaluza (primero con los Augsburg, y luego con los Bourbon): los famosos cacicatos andaluz, y en menor medida, gallego, la aristocracia militar española y la alta burguesía madrileña. Y en, efecto, nacería como reacción a la pérdida casi al completo del imperio español, más que como reacción al nacimiento de los nacionalismos catalán y vasco. No sé, en cuanto a lo siguiente que le expondré, como fue el caso vasco, pero lo que sí que es cierto es que el naciente nacionalismo catalán fue usado por la burguesía barcelonesa para forjar una alianza socioeconómica y política con la aristocracia militar española, la alta burguesía madrileña y el anteriormente citado cacicato. Como puede ver en el día de hoy, el resultado final de tal alianza (pasando por la guerra civil y el franquismo, etapas durante las cuales tal alianza siguió ferreamente vigente y mostrandose ya cara al público con el decidido apoyo de la burguesía catalana a Franco y su Alzamiento), se puede ver en toda la basura que sale de sumamente vergonzoso y repugnante corrupción-despilfarro (socio-económica, política, financiera, educativa [no solo por parte de instituciones “catalanistas”, por cierto], etc.) por parte de las distintas castas políticas (no importa derecha-izquierda, PP-PSOE, CiU-PNV [estoy convencido de que del PNV y los vascos todavía no ha salido nada, porqué no conviene de momento tocarlo, y ello ha sido así desde la época en que el terrorismo en País Vasco, Navarra y, en menor medida, Canarias, eran realmente un problema para el estado a inicios de la “Transición”],), empresariales, aristocráticas-altoburguesas, financieras y “culturales-deportivas” (las comillas van por gentuza como Julio y Enrique Iglesias, Alejandro Sanz, el duo Messi-Ronaldo [a veces he llegado a pensar, incluso, que este par de pámfilos del fútbol se molan el uno al otro], Barça-Madrid-Valencia-“Atleti”, Del Nido-Laporta-Florentino Pérez- Enrique Cerezo, etc., etc., etc. Supongo que ya sabe usted por donde voy, verdad?). A parte de lo cochambroso, cutre-salchichero, hipócrita, ladrón de masas, etc. que es toda esta mugre (imperante en nuestro país, actualmente) en su conjunto. Debo recalcar que TODO ELLO tiene UN NOMBRE: Régimen del 78. Para mi, en cuanto a oligarquías, aristocracias-burguesias, cacicatos y demás chupopteros francmasónicos de siempre, jamás ha habido “transiciones” ni “revoluciones”. En este país, concretamente. Y las salvajes revueltas anarquistas-comunistas-estalinistas (y sus crueles y diabólicas matanzas, aunque no más crueles y diabólicas que las de los legionarios y los harkis Maghribi de Franco) de antes y de durante la Guerra Civil, solo acabaron por dar como resultado final un alzamiento militar y una no intervención de supuestas “democracias” europeas (Churchill y demás basura) que acabó por propiciar el triunfo franquista, y la consecuente devolución a todos los chupopteros francmasónicos, citados más arriba, lo que poseían anteriormente. Tal y como jamás hubo una verdadera “Revolución Francesa” a finales del XVIII, lo único que hicieron fue masacrar un enorme numero de nobles, burgueses y campesinos, decapitar a un rey y a la petarda de su consorte, y instaurar una “democracia” burguesa… Y todo esto en Francia para que? Pues para que la mayor parte de su altoaristocracia chupoptera, criminal, chauvinista-racista y francmasónico-diabólica continuara con sus rentas, sus tierras y sus privilegios, hasta el día de hoy; así como para que los Bourbon volvieran allí tras Napoleón, claro que solo en “monarquia parlamentaria”. Las élites realizaron una purga que resultó en una simple actualización del antiguo régimen en base a la francmasónica “Ilustración”.

    En cuanto al irredentismo de la burguesía catalana (concretamente barcelonesa) respecto al antiguo Reyno de Valencia y al antiguo Reyno de Mallorca, eso, como le decía, es posterior al inicial debate filológico-cultural, digamos, amistoso , de la “Renaixença .” Y en cuanto al antiguo Reyno de Valencia (ignoro la situación político-económico-cultural al respecto en el antiguo Reyno de Mallorca, ni siquiera sé si hubo un enfrentamiento político-cultural-económico decimonónico como en Valencia, salvo quizás un enfrentamiento cultural en tal siglo entre “gonellismo”-“unidad de la lengua catalana-valenciana-balear”), pues bien, allí sé que en esos tiempos, había un enfrentamiento entre el irredentismo político-cultural-económico (y de carácter conservador) catalanista promocionado en mayor o menor medida desde la burguesía barcelonesa y su Lliga Regionalista, por un lado, y por el otro, un republicanismo liberal e izquierdista, que viraba entre españolismo y regionalismo valenciano más o menos anticatalán (recordará Blasco Ibañez, etc.). Es entonces cuando empieza el verdadero “encarnizamiento” entre “catalán-valenciano”, etc. Ahora bien, este encarnizamiento, creo que debía ser más de carácter político-económico que político-cultural: solo ver que el blasquismo mantenía cierta relación cordial, e incluso amistosa, con el incipiente republicanismo catalanista de Francesc Maciá, el cual no debía implicar, imagino, irredentismo cultural que llevara a enfrentamiento, y mucho menos económico. Esa es la conclusión que yo saco al respecto.

    “No existe sin embargo nada semejante desde Castilla, es decir, un pancastellanismo opresor. De la unión de las coronas de Aragón y Castilla la parte más favorecida fue Aragón, reino que estaba en profundo declive rodeado de enemigos poderosos, e incapaz de mantener su imperio mediterraneo, reino que pudo sobrevivir gracias al poder económico y militar de Castilla, así de simple.”

    En cuanto a la primera frase sobre el “pancastellanismo opresor”, ya le he expuesto mi opinión al respecto más arriba. Respecto al resto del parrafo, estoy, de nuevo, completamente de acuerdo con usted, esta vez incluso sin matiz alguno.

    “En España no se ha oprimido a ninguna lengua vernácula dentro de la Península, y la expansión del castellano se ha debido a la pujanza económica y cultural de Castilla, no a imposiciones desde el poder. Es por ello que todos los escritores catalanes desde los inicios de la literatura catalana, han escrito parte de su obra en castellano (eran bilingues de manera natural, no forzada) y ésto también por un interés económico, que su obra pudiera venderse en un territorio más extenso. Esto debería de saberlo si es que, como parece, ha tenido alguna curiosidad por conocer a los escritores catalanes del pasado…”

    Respecto a la frase “En España no se ha oprimido a ninguna lengua vernácula dentro de la Península,” solo opondré los primeros años del franquismo (como bien sabe, brutales para el catalán, el valenciano y el balear, el gallego y el asturleonés [quizás no tanto], lo poco que puede quedar aún del navarroaragonés en los valles y montañas pirenáicas aragonesas, y el vasco-navarro. Nunca antes habia ocurrido algo así en la península, en esto creo que estaremos ambos más o menos de acuerdo), y lo expuesto más arriba al respecto de epocas anteriores al franquismo. En cuanto al resto del parrafo, una vez más, completamente de acuerdo y sin matices.

    “La “supuesta imposición” fue con la llegada de los Borbones a la Corona de “las Españas” y lamentablemente, se trata de otra leyenda negra, porque lo único que se hizo en los decretos de nueva planta fue pasar del latin en que se realizaba la administración de justicia al castellano, para poder tener un sistema judicial eficiente en todo el reino. Esto no perjudicó al catalán en lo más mínimo ni supuso que se prohibiera el uso coloquial del catalán, pero sepa que desde muchos años atrás, sin imposición ninguna, la ciudad de Barcelona ya era, de motu propio, bilingüe….”

    Respecto a: “La “supuesta imposición” fue con la llegada de los Borbones a la Corona de “las Españas” y lamentablemente, se trata de otra leyenda negra, porque lo único que se hizo en los decretos de nueva planta fue pasar del latin en que se realizaba la administración de justicia al castellano, para poder tener un sistema judicial eficiente en todo el reino.” Mis opiniones y argumentos han sido expuestos más arriba. En cuanto al resto del parrafo, vuelvo a estar en completo acuerdo con usted y sin matiz alguno.

    “Sin imposiciones, el castellano ha demostrado gozar desde su nacimiento de un fuerte poder expansivo. Pensemos actualmente lo que sucede en los EEUU donde con todo en contra, el castellano va merendándose en el habla coloquial al inglés…. esto sucede por el mismo motivo por el que se impuso en medio de un batiburrillo de incipientes romances, que nada tiene que ver con el uso de la fuerza o la usurpación.”

    En cuanto a “Sin imposiciones,” junto a lo citado más arriba, aportaré tambien las campañas de intento de imposición, por parte de las autoridades Augsburg y via el clero misioneroide católico, del castellano, realizadas entre los Moriscos Granadinos y Valencianos, los últimos Moriscos peninsulares aún leales y fieles a El-Loughat El-3arabia El-3ammia El-Andalousia, aunque más los segundos que los primeros, por supuesto, claro que ello (su castellanización final) fue posible más bien por la deportación y dispersión en masa (y muerte por inanición incluso) de los Moriscos Granadinos tras la Guerra de las Alpujarras; no así con los Moriscos Valencianos, que conservaron mayoritariamente la Loughat El-3ammia hasta la expulsión de 1609. Claro que, naturalmente, tal intento de imposición era mucho más por razones cultural-religiosas que etno-lingüísticas. Lo del “fuerte poder expansivo,” se debe a diversos factores económicos, dinásticos, geopolítico-militares (la conquista de las Américas, en particular) y otros. Y no solo a mayor facilidad de aprendizaje o construccion filológica natural y legítima (incluso así, las intervenciones iniciales de fray Antonio de Nebriija en tiempos de los reyes católicos, suenan más a actividades pseudofilologicas y propagandistico-imperialistas que a construcción natural filológica y legítima). En cuanto a Estados Unidos, ello se debe al más que evidente decrecimiento económico y demográfico WASP y WASC (católico), al estancamiento demográfico Afro-Americano, a la menor potencia demográfico-cultural asiática en ese estado-nación y, finalmente, a la enorme potencia demografica Latino-Americana en el estado-nación y el permiso oficial del bilingüísmo desde años atrás (particularmente en estados fronterizos [algunos de los cuales fueron, incluso, enteramente Latino-Americanos y castellanohablantes antes de las anexiones USA y la colonización WASP] o cercanos a países castellanohablantes). Como puede ver, tales factores son determinantisimos al respecto. Ahora bien, a cierto precio, porque decadas de contacto economico y cultural entre el mundo Anglo-Americano y el mundo Hispano-Americano han contribuído mucho a un distanciamiento lingüístico progresivo (más o menos acentuado, dependiendo del estado-nación Latino-Americano y el consiguiente contacto permanente interlingüístico Anglo-Castellano), y evidentemente hay una posibilidad de meltingpot en las Américas mucho mayor al que pueda haber en España (dependiendo, claro está, de la región). En cuanto al resto del parrafo, ya le he expuesto en otros comentarios mios mis razonamientos y argumentos al respecto.

    “En ninguno de los países colonizados en que no haya habido una suplantación de la población autóctona ésta ha dejado de hablar su propia lengua, y esto lo comprobamos en la India, Paquistán, Camerún, Nigeria etc., donde el inglés o el francés son el idioma oficial pero la gente sigue hablando su lenguas maternas. El único caso en que un idioma extranjero se impone sobre el autóctono a pesar de que los autóctonos siguen siendo mayoritarios en el territorio es el caso de Hispanoamérica, y en ésto algo tendrá que ver el carácter de lengua franca del castellano, que se impuso sobre todos los romances que le rodeaban sin tener a su favor territorio ni ejército.”

    Eso es un poco complicado para abordarlo de tal modo, y las circunstancias son muy variadas y el resultado puede llegar a ser más o menos diverso dependiendo de la situación y la época. El aprendizaje del inglés y el francés en las colonias, cuando el imperialismo europeo decimonónico, vino por la enseñanza obligatoria en las escuelas impuestas por las potencias occidentales. Por mucho intento adicional de criminal misionerismo critianoide-occidental (que en muchos casos, aunque no en todos seguramente, comportaba el intento de suplantar la lengua autoctona o nacional, aunque no necesariamente por imposición) que hubiera, y por supuesto lo hubo, sus resultados, desde una perspectiva general, fueron pobres en cuanto a suplantación de la lengua autóctona al completo (hay excepciones como sectores poblacionales de Angola o de Guinea Ecuatorial, por ejemplo). Evidentemente, además, no se trataba de proyectos coloniales como los previos en las Américas (donde la suplantación de las lenguas autoctonas, tanto en el ambito jesuitico-español y portugués en menor medida [Latino America] como en el puritano-británico[USA y Canadá] fue casi un éxito, claro que también con intervención, sobretodo en el segundo caso, de suplantación poblacional). Se trataba, primordialmente, de la explotación masiva de recursos. Quizás una excepción clara al respecto fue, en África, el conocido caso sudafricano. En Latino-América o Hispano-América, intervinieron varios factores para la preeminencia del castellano o español: masacres y epidemias iniciales, matrimonios entre nobles españoles e indígenas así como, sobretodo, relaciones sexuales (la mayoria de veces, forzadas) entre campesinas y esclavas indígenas y africanas y aventureros y soldados españoles (esta enorme mescolanza interracial fue intentando ser frenada por la corona, más tarde, con la imposición de un sistema de castas colonial), el potente misionerismo católico-jesuíta, etc. Aún así, la pervivencia de lenguas indígenas (así como de sus hablantes) es cierto que es mucho mayor en Latino-América que en el norte británico y exbritánico. Respecto a la última frase del parrafo (castellano, romances incipientes, etc.) yo daría algun que otro matiz, aunque está bastante cerca de mis opiniones al respecto. En cuanto a la frase “El único caso en que un idioma extranjero se impone sobre el autóctono a pesar de que los autóctonos siguen siendo mayoritarios en el territorio es el caso de Hispanoamérica” no estoy de acuerdo, mire en la mayor parte del Maghreb, Libia y Egipto. Y, claro está, el caso Andalousi, sobre el cual ambos hemos discutido grandemente.

    “Los filólogos estiman que una lengua tiene garantizada su supervivencia con tal de contar con un mínimo de 200.000 hablantes y por tanto es falso que el catalán esté amenazadado o haya estado nunca en peligro en Catalunya.”

    Eso es algo, que naturalmente, no objetaré en absoluto.

    “Castilla no ha oprimido nunca al resto de España, al contrario, las minorías oligarquicas catalanas llevan 200 años gobernando España, amenazando a España y poniéndola en peligro con el único propósito de maximimizar sus beneficios particulares. Que el egoísmo de unos pocos haya levantado el monstruo del separatismo y del pancatalanismo es un problema muy concreto que nada tiene que ver con pancastellanismo opresor, blaverismo ni demás subterfigos victimistas y falsificadores que nos quieren hacer pasar por historia o filología.”

    Respecto a este último parrafo, mis argumentos están más arriba, así como en anteriores.

    “Y sinceramente, tengo la impresión de que tanto el mito de la invasión como el de la reconquista y repoblación de la Península Ibérica no son más que mitos que vienen muy bien a los orgullos de unos y otro bando, pero completamente faltos de veracidad.”

    Ya sidi, como le he intentado hacer ver desde mi punto de vista, creo que no es tan sencillo (ni mucho menos) como para calificarlos simplemente de mitos nutridos por variados sentimientos pasionales de las gentes a un lado y otro del estrecho. Al respecto, repito, ya hemos discutido ambos fervientemente.

    “Por cierto, podría responderme a la siguiente pregunta: ¿Como es que según tengo entendido, en Marruecos ha persistido hasta el siglo XXI el habla antigua de algunos pobladores autóctonos mientras que en el Xarq al-Andalus esto no sucedió, ya que en el siglo XIII, poco antes de la conquista cristiana, el árabe era la lengua coloquial?”

    Vamos a ver, de nuevo diré que hemos discutido sobre el tema, sin embargo, expondré mis argumentos sobre el ejemplo concreto que usted expone aquí: las variantes Thamazighth han persistido en zonas montañosas o, por otras razones, más o menos inaccesibles geográficamente, habitadas por tribus nomadas o seminomadas más o menos aisladas, cuya islamización se debió al contacto con Marabouts que, dependiendo del grupo Amazigh, dejaron un rastro más o menos fuerte de 3arabia en su lengua (todo esto seria por ejemplo, el caso Maghribi de Bled es-Siba versus Bled El-Makhzen, el cual presiento que conoce también). El poder de daoula en cuanto a influir en su población culturalmente, en costumbres, etc. Era, en general, muchísimo menor que hoy día. Hubo, además, aportaciones continuas, aunque no masivas (ni mucho menos), sino mas bien intermitentes, de grupos inmigrantes beduinos y árabes, tanto en moudoun como en belad. La lingua franca, fue siempre 3arabia (tanto Fous-ha como 3ammia) desde la llegada de Islam a la zona. Repito que como en El-Andalous, los centros neurálgicos eran sobretodo las moudoun, bastante más susceptibles, por tanto, a la cultura de las nuevas élites (junto con su lingua franca) que el belad; sin hablar ya de Bled es-Siba. La Daredja dominante sería el resultado final de todo ello, y la fosilización de gran parte del Thamazighth, latin y griego anteriormente dominantes, en la nueva lingua franca. El caso de Ech-Chark El-Andalous lo hemos discutido previemente. Creo que sería mejor que sacara usted sus propias conclusiones en base a comparación.

    “Incluso en el milenario Egipto y a pesar de 1400 años de cultura islámica, los coptos siguen hablando el idioma de sus ancestros. Pero el Xarq al-Andalus es la excepción que confirma la regla. ¿Cree que en el Xarq al-Andalus todo es de otro color y que siguiendo ese patrón específico, dentro de unos meses empezaremos a hablar en inglés?”

    Según tengo entendido, los coptos siguen hablando su lengua original solo en la liturgia. En cuanto a declarar Ech-Chark El-Andalous excepción que confirme la regla, no he hecho tal cosa, sidi. En cuanto a lo de hablar inglés, y en lo que se refiere a España, en concreto: para empezar la lengua oficial sigue siendo el castellano o español, por lo tanto, aunque la predominación pop-musical, etc. Pues pueda ser anglofona, ello no tiene una influencia excesiva en cuanto a nuestra habla. Es, por cierto, en los últimos años, cuando se potencia, concretamente en España, una tendencia bilingüe hacia el inglés. Es muy difícil que usted o yo pudiesemos llegar a ver una población actual de nuestro país aculturandose en inglés en el día a día, y eso solo si llegase a ocurrir. Además, usted sabe bien que la teoría de Arabización de El-Andalous, que yo defiendo como cierta, fue un proceso de siglos.

    En cuanto al debate, el placer es mio, ya akhi 3aziz.

    Laïla saïda oua Barek Llah ta3ala fik. Ma3aslama.

  2. Mohamed Brahim dice:

    Slam oualikoum oua Salhin ya akhi 3aziz. Aclaremos conjuntamente los siguientes puntos y del siguiente modo.

    “Los temas que Vd. toca son objeto de discusión entre los filólogos, lo que le convendría a Vd. es estudiar filología si no lo ha hecho ya.”

    Ciertamente, yo por ahora no tengo mucho conocimiento de filologia (lo cual reconozco con humildad y cierta vergüenza), y voy muy lento ciertamente en cuando al aprendizaje de la misma (es cierto que quizás debiera no investigar a la vez en varios campos y fijarme primeramente en uno solo). Sin embargo, muy concretamente a los temas que toco aquí, yo tocaba el tema en base a observar los puntos de vista enfrentados de eruditos como Peñarroja o Ubieto por un lado, y Burns o Barceló por el otro.

    “Verá, yo soy valenciano y he pasado muchas horas investigando en los archivos de la biblioteca autonómica de San Miguel de los Reyes y allí está todo lo que le he indicado,…”

    Eso es algo que jamás me atrevería a poner en duda ni desdeñar en modo alguno, se lo aseguro.

    “…incluidas las memorias de emigrantes catalanes que volvían fracasados a sus lugares de origen, y esto ya en los siglos XIV y XV,”

    En cuanto a este punto, soy completamente consciente de que entre los siglos XIV y XV, Valencia, tras la formación del nuevo reyno, así como la incorporación de la anteriormente murciana provincia de Alicante, era una prospera ciudad comercial y burguesa como Barcelona, y no sería de extrañar que ambas compitieran, y que Valencia saliera ganando respecto a Barcelona respecto a una propia industria formidable en la cual el elemento Moudadjan era importante. Además, Barcelona entró en muy franca decadencia en esos dos siglos. Puede que ambos nos refiramos más o menos a esto.

    “…porque como le dije, anteriormente hubiera sido imposible salir del feudo de los diversos condados catalanes puesto que los siervos estaban adscritos al territorio como un activo más y por ello una inmigración catalana en los primeros 2 siglos de la creación del Reyno de Valencia es quimérica. Y aunque usted lo dude, existía una gran diferencia entre el sistema feudal puro que imperaba en lo condados de la Marca Hispánica por herencia franca o francesa respecto al resto de la península ibérica, de ahí la persistencia de los mals “usatjes” hasta la unificación de los reinos peninsulares, gracias a los cuales los siervos de la gleba catalana empeazaron a gozar por primera vez de autonomía y libertad de movimientos.”

    Con el sistema feudal más ferreo de la península, seguramente peor incluso que el gallego, en Cataluña (o los condados ex-francos denominados regionalmente así), es evidente que un siervo de la gleba estaba sometido a un fatal régimen de semi-esclavitud (los mals usatjes feudales famosos como bien dice usted). Ahora bien, eso no significa, que el rey y sus nobles, para contribuir a la repoblación de un territorio concreto, no suavizaran las leyes y animaran a salir de las tierras de origen a una parte de la población cuando la situación politico-militar, demografica y economica lo propiciaba, en dirección a los nuevos territorios conquistados. La conquista de El-Djazera Mayourka fue un deseo de la nobleza y burguesía catalanas (los aragoneses, a diferencia de los catalanes, querían Valencia), y campesinos de la región de Ampurias contribuyeron a repoblar zonas de la isla. Además, hubo una esclavización masiva de la población Mouslim Mayourki que no huyera o fuera masacrada, y fueron esos esclavos inicialmente numerosos los que interactuavan con colonos catalanes (principalmente de Ampurias y el Rosellón, el cual no dejó definitivamente de ser Cataluña hasta el siglo XVII, junto a la Cerdaña), occitanos e italianos del norte (el sr Guillermo Rosselló Bordoy habla también acerca de este asunto en sus estudios). Todo esto está documentado e intentar negarlo para, legítimamente eso sí, poner freno a las ambiciones económicas de la burguesía barcelonesa respecto, en este caso, las Baleares, pues no tiene mucho sentido. Yo ya le he dicho que se deben mirar ambos puntos de vista para esclarecer la verdad.

    “Dado que durante esos 2 primeros siglos la zona limítrofe del Reyno de Valencia al Norte no eran los condados catalanes sino Aragón, la influencia catalana en la población y la lengua de éste reino no pudo ser muy grande, y esto, aunque usted use el término blavero como despreciativo, se verifica por argumentos “blaveros” tan serios como pudieran ser los argumentos etnográficos referentes al baile, la dieta o el derecho y la costumbre.”

    Lo de blavero lo uso como despreciativo como uso el término catalanista como despreciativo; porque aunque usted siga erre que erre en intentar calificarme de catalanista solo por nacer en Cataluña y porque una parte de mis argumentos no le gusten a usted, pues mire usted, a mi no me gustan ni unos (blaveros) ni otros (catalanistas), y por lo tanto prefiero observar que dicen ambos para saber la verdad. En el siglo XIII, las marcas de Lérida y Tortosa estaban todavía en disputa entre aragoneses y catalanes, así como aun lo estaba, por ejemplo, la pertenencia de la Ribagorza entre Aragón y Cataluña (condados catalanes si lo prefiere). En Aragón, incluso en las ya en proceso de castellanización lingüística Teruel o Zaragoza, todavía se hablaba un romance aragonés con cierta diferencia respecto al castellano (sobretodo cuanto más hacia el Pirineo aragonés). Fueron, y eso en ningún momento lo he negado, los aragoneses los que deseaban las tierras valencianas, y no los catalanes. De hecho los aragoneses fueron los que inicialmente aportaron más contingentes en la colonización. Además que todavía la población Mouslim era muy mayoritaria antes de Chehid El-Azraq (Llah Yarhoum). A partir de ahí y de otros hechos, mi conclusión es que tras las revueltas de Emir Chehidi El-Azraq (Llah ta3ala Yarhoum), hubo una expulsión de Mouslimen 3arabihablantes (roumandalousi fusionado en 3arabia 3ammia, una especie de Daredja peninsular levantino entre latín hispánico Mousta3arabia [quizás con aportaciones occitanas, porque no {y esto ultimo lo intentaré clarificar más tarde, además me siento obligado a añadir que llamar provenzal al occitano me parece bailarle el agua al chovinismo francés parisino, el cual usted parece que, como yo, aborrece; mire, aparte del Dine tenemos dos cosas más en común usted y yo.}] y 3arabia 3ammia pero con bastante menor aportación del Thamazight [y usted sabe bien como yo que el Daredja no es más que una mezcla de 3arabia 3ammia y Thamazighth]) hacia el interior del nuevo Reyno, asegurando así un repliegue que garantizaba la pervivencia de un sólido baluarte del Islam puramente 3arabiandalousi en Esbania. Luego llegada de más aragoneses, “catalanes” (pues eran repobladores procedentes del Segriá, la Noguera, etc. Los cuales seguramente debían tener ascendencia reciente catalana, Mousta3arabia, aragonesa y occitana; por eso las comillas, y así usted entiende cual es mi punto de vista al respecto), occitanos, castellanos, judíos (tal y como ocurrió en Mayourka) y de otras partes de Europa occidental. Sabe usted también que hubo conversiones, aunque poco numerosas de Mouslimen a la religión de los conquistadores, y muchos Mouslimen tenían contacto con kouffar, sobretodo los hombres y en zonas urbanas (morerías reales). Todas las mezclas e interacciones más o menos frecuentes que le he comentado, pueden producir una variación de la cultura que concilie ambas posibilidades de repoblación (verá usted que no he hablado de “catalanización” en lugar alguno) y cierta absorción de elementos del Nidham el-Andalousi previo. En cuanto a la lengua oficial del Reyno, pues sería un romance peninsular influido por el occitano (el occitano era lengua culta entre los primeros reyes de la Corona de Aragón, no solo de los distintos condes catalanes, y lo sabe bién) tal y como en el nuevo Reino de Mallorca y los condados catalanes. Pues como le decía, el “romanç catalanesch” no aparece hasta el siglo XIV, y habia otras denominaciones para la lengua hablada en el nuevo reino de Valencia, en el nuevo reino de Mallorca, y los condados catalanes: la de “romanç valenciá”, “romanç mallorquí”, “llemosí”, etc.

    “La única visión usurpadora en todo este asunto es la visión usurpadora pancatalanista a la que Vd. da mucha credibilidad siendo que ha sido derrotada claramente incluso por si misma por medio de la genética, el ya referido “Projecte Cognoms Catalans”. Solo sigue alimentando esa visión usurpadora la política separatista hoy en boga, pero no el conocimiento dotado de un mínimo de honestidad.”

    La explicación que le acabo yo de dar al respecto no creo que sea catalanista. En cuanto a “Projecte de Cognoms Catalans”, eso no sé si decia usted que era de la Pompeu Fabra, en todo caso no lo he leído y no lo considero de mucho interés, porqué? Pues porque me parece otra patraña etno-eugenésica decimonónica de poca monta, en este caso en plan catalanista. En cuanto a la visión que yo le he expuesto, le repito que creo que difiere mucho de una visión catalanista y burgués-barcelonina usurpadora, pero bueno…

    “Respecto a que el castellano surja en León, mire Vd. la extensión de dicho reino en el momento de la cristalización del castellano y verá que, además de ser el castellano totalmente opuesto al clasicismo latino del habla leonesa, ésta cristalización se produce entre Navarra (incluidas las vascongadas), Aragón y Castilla (por aquél entonces un pequeño reducto leonés al este de dicho reino) y surge como lengua franca, fácil de entender por todos, y no como imposición o usurpación, como es el caso del proyecto suplantador y usurpador de la actual de la neolengua barceloní y de sus amigos de los “paisos catalans” junto a sus teorías a-históricas de gran éxito político y nada más.”

    Yo no he dicho que surja el castellano en León, sino hacia León. El castellano se originó en Vardulia, luego Condado de Castiella, y luego Reyno de Castiella. El Asturleonés fue una lengua romance que evolucionava en paralelo y un poco más hacia el oeste y hacia el norte, y de la cual el castellano se escindió. El Baskounich y el romance navarro-aragonés (el cual cuanto más al sur se extendía más era susceptible, con el paso de los siglos inmediatos, a mayor castellanización), se hablaba en Vascongadas y Navarra (entonces Reyno de Pamplona). El Condado de Aragón, antes de ser Reyno de Aragón, también fue parte del Reyno de Pamplona, el cual también tuvo disputas con el condado de la Ribagorza, el cual hubo formado parte también, anteriormente, del Imperio Franco, como lo fue Gottland o Marca Hispanica. El castellano, desde sus inicios, se fue nutriendo de anteriores hablantes de astur-leonés, vascón, navarro-aragonés, 3arabia 3andalousia y dialectos Mousta3arabia. Y que, por supuesto, alimentarian al nuevo romance en expansión para, con ello, propiciar que se fuera convirtiendo, efectivamente y bastante más tarde, en “lengua común”. Que quiero decir con ello, que como “lengua común” se iría desarrollando bastante más tarde, no en sus inicios CERCA DE LEÓN (y no EN León). Respecto a la neolengua Barchalouni, usted ya sabe lo que opino, y no difiere casi en nada de lo que opina usted al respecto.

    “Para hacérselo más facil: observe Vd. la clasificación científica impuesta del “catalan”, que lo divide entre habla “oriental” y habla “occidental” y comprobará que dicha diferenciación oculta la diferencia de lengua existente entre las zonas que fueron de cultura islámica (Lérida, Sur de Tarragona, Reino de Valencia y Baleares) y la lengua barcelonina. Compruebe como éstas lenguas “occidentales” tienen conciencia propia de su existencia, redactan diccionarios y gramáticas, forjan grandes obras literarias universales tan pronto el árabe deja de ser la lengua oficial y compruebe como el barceloní no redacta su primera granática hasta llegado el siglo XX, sin obras literarias dignas de calificarse de universales hasta la fecha y verá como tiene poco sentido la supuesta “influencia” cultural catalana sobre reinos independientes más cultos, más poblados y que según los últimos descubrimientos genéticos, no dichos nuevos reinos no fueron repoblados por catalanes. Saque Vd. sus propias conclusiones….”

    Respecto al “catalán occidental-oriental”, le diré que, históricamente hablando, la parte más oriental (por ejemplo, la Segarra, de la que yo vengo por vía paterna) y norteña (la Noguera, excluyendo más hacia el norte, pues eso ya era el condado Gottlander de Urgellum, y también excluyendo la antaño prospera y rica Medina Balaghi et-Taghri hacia el sur) de Et-Taghr El-A3ala, junto con otras comarcas como El Pla de Urgell, son una cosa, y luego el Baix Ibruh y el Segriá son otra cosa muy distinta. Sin hablar ya de Tarragona, que o bien estaba despoblada y medio en ruinas o era, en tiempos Andalousi, una colonia fronteriza de comerciantes Yahoudi (no es broma, se ha llegado a plantear esta posibilidad como real tras investigaciones arqueologicas y de documentos de la epoca). Por ejemplo las actuales comarcas del Baix Ibruh y El Segriá fueron las zonas norteñas más fuertemente islamizadas y arabizadas de la península junto a Ouachka, Tutila y Sarakousta. En ellas el componente lingüístico-cultural y religioso Mousta3arabi, junto con el Yahoudi, ya había prácticamente desaparecido hacia el siglo XII tras siglos de retroceso (más o menos acelerado dependiendo de las circunstancias históricas, las emigraciones y otros factores) lo cual, además, es de suponer con la persecución Mrabet por un lado, y la suspicacia de la población Mouslim más o menos 3arabihablante al sospechar de sus vecinos cristianos ante la cada vez mayor proximidad y hostigamiento de aragoneses, urgeleses y barceloneses (a inicio de siglo Medina Balaghi habia sido conquistada por los Ifrandji de Urgellum, y la población Mouslim expulsada hacia el sur). Ahora bien, las zonas más limítrofes que comento al inicio del parrafo (Segarra, Noguera [menos Balaghi], Pla de Urgel etc.), eran zonas áridas o muy montañosas, con climas extremos, pobladas en parte por campesinos mayoritariamente Roumi (la población Mouslim iría huyendo hacia el sur con la llegada de las mesnadas feudales urgelesas, o sería masacrada o esclavizada) que hablaban un romance más cercano seguramente el castellano y al navarro-aragonés (aunque dstinto tanto de uno como de otro) que al occitano o al romance de Gottland de más hacia la costa y virando también al norte, y que a su vez estaba más o menos occitanizado (el “catalán” o “barceloní” que usted repite en tantas ocasiones, y min fadlak le pido que entienda bien el significado de las comillas), pero aún así estaban poco Mousta3arabi (quizás cuanto más hacia el oeste un poco mayor influyente era el 3arabia o incluso el Thamazighth). Estos pobladores Roumi (repito, el componente Mouslim huiría a Larida o Balaghi) existieron hasta el siglo XI, cuando, tras la conquista feudal, fueron siendo absorbidos por la llegada de inmigrantes del norte (una vez más, le diré que los nobles o los señores de estos, los condes, podían permitir que una parte de los siervos fuera a repoblar zonas recién conquistadas; y eso es algo que he estudiado por mi cuenta aunque bastante bien, y no tengo inconveniente en repetirselo) que hablarian un romance vulgar más o menos occitanizado.

    “El asunto linguístico en el Xarq al-Andalus es muy sencillo: no existen datos sobre el habla vulgar, ni en el sentido que Vd. defiende ni en el que yo defiendo, porque el papel y el pergamino eran costosos y solo se utilizaban para las administración, la religión o la ciencia sin reflejar salvo las jarchas que se transmitieron oralmente, el habla vulgar. Sin embargo existe la certeza no ya por lo dicho por Ibn Sida, sino por los propios relatos del Rey Jaime I de Aragón que señalan que los invadidos hablaban romance, caso del desembarco en Mallorca. O sin ir muy lejos, el reinado sobre todo el Xarq al-Andalus de un muladí musulmán conocido como el Rey Lobo (1147-1172).

    Según el Catedratico y Profesor Reinhart Dozy, “el Rey Lobo, Ibn-Mardanis, no desmentía su origen cristiano, sino que gustaba vestirse como los cristianos, sus vecinos; usaba las mismas armas, aparejaba los caballos del mismo modo y gustaba hablar y escribir su lengua, y fue nombrado en 1147 Rey de Valencia”. Existe documentación de este monarca en la Universidad del Cairo escrita en romance valenciano.”

    Mire, yo no he rebajo la importancia del “proyecto” civilizador andalusí, me limito a usar la lógica con los datos veraces que conozco y el resultado es inclinarme sobre la idea de que la población del Xarq al-andalus hablaba coloquialmente su propio romance. Evidentemente,sabios, ulemas y cortesanos estudiaban y hablaban el árabe del mismo modo que un cientifico español o chino tiene que redactar sus investigaciones en inglés si quiere tener reconocimiento público internacional. También en los reinos cristianos de la Península los sabios,teólogos y justicias redactaban todo en latín, aunque en su casa hablaran el romance. Esto es lo mismo para unos que para los otros y no prueba en lo más mínimo que la población hablase el árabe o el latín. Así de sencillo.”

    Para empezar me sorprende que usted diga que es tan sencillo para decir luego que “no existen datos sobre el habla vulgar, ni en el sentido que Vd. defiende ni en el que yo defiendo, porque el papel y el pergamino eran costosos y solo se utilizaban para las administración, la religión o la ciencia sin reflejar salvo las jarchas que se transmitieron oralmente, el habla vulgar.” Pues así dicho no resulta tan sencillo como usted dice al principio del parrafo. De nuevo le digo que las kharadjat que usted me ha enseñado al principio difieren bastante (salvo la última que dice usted que es tal) de un “romanç valenciá” propiamente dicho si hablamos del valenciano postconquista. Pero es que además, el Roumandalousi el-Balensi original fue desapareciendo y fosilizandose en el 3arabia 3ammia 3andalousia ech-Charki, como muy tarde hasta el siglo XII hacia los albores del XIII. Ahora bien, en otros parrafos le he hablado de la presencia de comerciantes occitanos (rechazo decir provenzales), aragoneses, genoveses, pisanos y catalanes (seguramente del condado de Barcelona) y quizás castellanos incluso, así como de esclavos de tales procedencias fruto de las Ghazawat, fenomeno este último más propio aún de Djezaïr ech-Charkia. No creo que estos fueran lo suficientemente numerosos para que su romance (un romance que, ya le digo, difiere mucho en cuanto a aspecto del valenciano que usted defiende como Roumandalousi levantino puro en sus anteriores muestras [salvo la última], ya que el de estos comerciantes sería mucho más cercano, al menos claramente en apariencia, al occitano, como el valenciano o mallorquín post-conquista lo són) fuera lo suficientemente visible, aunque a la epoca de la llegada de las huestes de malek Djakmou todavia habia alguna colonia de ellos en Balensia y en Mayourka. Además, estos por supuesto no serían Mousta3araben que conservaran el más puro Roumandalousi desde los tiempos de la Hispania Gotorum. En cuanto a la loughat, está claro y documentado que era necesário el uso de Tardjoumen para conversar con Mouslimen en Mayourka y en Balensia. Otra cosa muy distinta eran los Mouslimen (como Ben 3abbad el-Bouyansi [amigo de uno de los nobles catalanes que participó en la conquista], y su clan, a los cuales, imagino, seguramente se refiere usted) que conocerían por supuesto el romance “occitano” (dadas las explicaciones mias anteriores supongo que comprende las comillas aquí); además, en el caso de alguien como Ben 3abbad como no iba a conocerlo, siendo hombre de negocios y socio de ese noble catalán tan importante del ejército de malek Djakmou. Como bien sabe usted, Ben 3abbad y su clan fueron cruciales a la hora de aprovisionar avituallamiento y un lugar donde desembarcar en seguridad para las tropas invasoras.

    Además, no es descartable que un Moual-lad descendiente de Mousta3araben que abrazaron Dine El-Islam guste de hablar la lengua “de los cristianos” si sabe que sus antepasados también pertenecieron a tal religion. Ahora bien, en esa época es muy difícil que sea Roumandalousi autoctono puro, a no ser una lingua franca de comerciantes aragoneses, barceloneses, pisanos, occitanos, genoveses, castellanos, etc. Eso seguramente debian ser esos “cristianos.” Será de la cantidad de Mousta3araben deportados a El-Maghreb por apoyar a es-Sid (El-Cid) o que emigraron al norte con aragoneses y castellanos en el siglo XII. Ello hace bastante dificil que fueran comunidades originales. Las pocas que debian haber ya se habrian ido diluyendo religiosa y lingüístico-culturalmente entre sociedad Mouslimia ya por el siglo XIII, a no ser que quedara algún reducto aún que se uniría a los repobladores, como sería de espectar. Los Mousta3araben deportados a El-Maghreb entrarían probablemente al servicio de un noble catalán mercenario al servicio de Ali Ben Tachfin, Reverter I de la Guardia, encargado de suprimir revueltas anti-Imrabghen en A Rif y Atlas. Tras morir Reverter en una emboscada, y pasar el mando del ejercito mercenario cristiano a su hijo, El-Mouahidoun derrotaron a los Imrabghen. El hijo de Reverter abrazó Dine El-Islam, pero aquellos de su ejército que se negaran a hacerlo serian ordenados abandonar El-Maghreb por los nuevos amos Mouahidoun. Ahora, quizás entonces, incluso sí cabría la posibilidad, ya por especular, de que contingentes algo numerosos de antiguos Mousta3araben regresaran de El-Maghreb a Balensia o Denia y reforzaran de nuevo la minoría ya muy reducida Mousta3araben originales. Pero eso sería especular. En cuanto al romance que consta en el Cairo, habría de saber si es el romance occitanizado que usaría el rey Loup como pasatiempo (imagino yo), o es un romance parecido a los que ha puesto usted como prueba en su articulo (excepto el último), que de valenciano post-conquista tienen o poco o nada.

    No sé si existen datos bien exactos y concretos sobre el 3arabia 3ammia ech-Charkia, pero lo que si existen son evidencias historicas de su uso entre Mouslimen de Balensia y Mayourka en época de conquista y post-conquista.

    “Respecto al calificativo de blavero en tono despectivo, se suma Vd. a la legión de quiméricos pancatalanistas que a falta de argumentos científicos entran en el insulto y la descalificación como arma política y poco científica. Mis respetos para los investigadores “blaveros” desde los tiempos del profesor Ubieto, mil veces por encima de los argumentos de sus adversarios y mil veces menos motivados subvencionalmente hablando, no se si me comprende…

    Los científicos valencianos y por ende valencianistas (blaveros les llama Vd. porque defienden la bandera históricamente considerada propia de la ciudad de Valencia, “cap y casal del Regne” y que lo sigue siendo) no creo que defiendan o ataquen a la unidad de España, ese es otro asunto que Vd. confunde y lleva de la mano con el otro sin que tengan nada que ver. Los blaveros que Vd. llama defienden su tierra, los pancatalanistas un proyecto usurpador extranjero.”

    Lo de “blavero” ya se lo he explicado más arriba. En cuanto al sr. Ubieto Arteta, yo ya le he dicho que también lo he leído,así como he leído al sr. Peñarroja y a otros. Además decirle que fijarse solo en los argumentos de estos señores, como solo en Burns, Barceló, Sanchis Guarner, Joan Fuster, etc. No es muy cientifico que digamos. Porque? Por que ambos grupos siempre intentan refutarse, y en ocasiones, ambos grupos, con exito. Así que es mejor fijarse en ambos, y tambien en otros que puedan parecer incluso más imparciales como el sr. Rosselló Bordoy. En lo que se refiere a recurrir a fantoches (y dañinos) como César Vidal, eso sería como recurrir a Salvador Sostres para el mismo propósito. Pero bueno, supongo que en cuanto a este último par de elementos, tanto usted como yo estamos de acuerdo.

    Y le repito una vez más que estoy de acuerdo con usted en cuanto al moderno usurpismo catalanista barceloní burgués.

    “Respecto a la unidad de España le diré que como hecho político está sujeto al cambio y la transformación, pero indudablemente todavía existe, lea Vd. la constitución de 1978 o pregunte en la ONU a ver que es lo que le dicen…

    Ahora bien Vd. puede creer en ella o no. Es como la unidad de Al-andalus, que estuvo fragmentado la mayor parte del tiempo pero al que no obstante usted le llama “proyecto civilizador”. Es decir, Vd. que piensa que yo por mi simplismo en este asunto linguístico puedo caer en el fanatismo, no es capaz de ver más que absurdos en la idea de “hispanidad” como proyecto civilizador mientras que ve real el proyecto civilizador andalusí sobre el mismo o casi el mismo territorio. Oiga, no. El proyecto andalusí iba a tener los mismos problemas que el otro y si somos objetivos diremos que uno fracasó y el otro triunfó y que todavía no ha muerto. Estos son los hechos.”

    Respecto al primer parrafo, le diré lo siguiente: que yo no crea en la unidad de España NO implica que desee su desmembramiento, o que una región autónoma de esta se separe. Porqué? Pues, entre otras razones, porque, y en eso presiento que usted estará de acuerdo conmigo, independientemente de lo que digan nuestra Constitución (que en ocasiones nuestros politicastros de cualquier partido no tienen problema en manciallar si hace falta, como pasó con el tema de la Troika) la ONU (recuerde la invasión de Irak de 2003 y el trío azoríno, lo que pasó, y con la ONU habiendo expedido una resolución clara al respecto), en este salvaje proceso de desmantelamiento neoliberal y globalista-freemason del estado de bienestar que todavía sigue en pie (esperemos que aún siga en pie por mucho tiempo más, Nchalah ta3ala), y lo cual incluye el desmantelamiento del estado-nación en cuanto a barrera protectora frente al caos que supondría su inexistencia; pues bien, si los estados-nación (como el nuestro) de Europa occidental llegasen a desmembrarse dando un rápido paso al dominio neofeudal-anarcocapitalista (aclaro que el neofeudalismo que defiendo yo no tiene absolutamente nada que ver con este engendro dadjalico) de las grandes corporaciones y los clusters… Es que vamos… Mejor ni imaginarselo siquiera. Solo pensar en la cancha suelta que tendrían pandas reggaetoneras latinas, gangs y mafias varios traficantes de drogas, y otros chayatin de la peor calaña para actuar libremente… Y le diré lo siguiente, le confieso estar en numerosas ocasiones muy asustado reflexionando acerca de todo esto último.

    Ahora bien, en cuanto a una eficiencia y exito aceptables de un proyecto civilizador 3arabiandalousi, tengo reservas en cuanto a estar tan seguro de su fracaso a corto medio o largo plazo como consecuencias inevitable. Porqué? Solo ver la Roma Imperial o la España Imperial de base política Augsburg y castellana católica. Un proyecto así puede llegar a triunfar y sobrevivir por mucho tiempo. Otra cosa es cuanto dure dependiendo de las circunstancias, ya sean geopolíticas, históricas, militares, etc. Que le toque superar para su supervivencia y viavilidad.

    “Creo que efectivamente, ha tenido mucha influencia en Vd. el haber nacido en la Cataluña autonómica, por lo cual le voy a explicar porqué se unieron los reinos de España, porque eso en la Cataluña actual es haram y nadie se lo habrá podido explicar.

    La Corona de Aragón (compuesta también de varios reinos y condado y no formada por una “coalición” catalano-aragonesa como dicen los falsificadores de la historia) sufrió por su propia genesis un constante hostigamiento por parte de los reinos francos del norte (la actual Francia). Los diversos reinos católicos de la Península Ibérica llevaban años casando a sus hijos entre ellos, de modo que en la Corona de Aragón ya había reinado varios Trastamaras castellanos, nada extraño si recordamos que el mismo Jaime I de Aragón casó en Soria con una noble de la corte de Castilla.

    Estos enlaces matrimoniales equivalían a lo que en la actual constituyen los tratados internacionales y estos matrimonios tenían la orientación de crear vinculos heráldicos que llevaran a la unidad de la Península, unidad que data de tiempos romanos con la creación de la Diocesis (en términos políticos entonces, no religiosos) Hispanorum romana. Así que ese era el propósito, como lo es en la UE la creación al final de un solo estado.

    Resulta que en tiempos de la soltería de Isabel y Fernando, los francos del Norte habían lanzado campaña contra Aragón arrebatándole Gerona, media Lérida, Mahón y amenazando con colapsar el reino, momento en el cual Aragón suplicó a Castilla ayuda, acordando de mutuo acuerdo la unión de ambos reinos, mediante el matrimonio de Isabel y Fernando. Con la ayuda militar prestada por Castilla, el Reino de Aragón y muy particularmente los por entonces todavía condados “catalanes” han podido sobrevivir hasta nuestros días sin ser avasallados por el rey de los Francos, actualmente el presidente la muy centralista Francia. y no digo nada de lo que hace Francia con los patois y demás excepciones al régimen parisino….

    Así que Catalunya rogó unirse a Castilla, oiga. Sepa Vd. que las leyes feudales imperantes en los condados hoy llamados Catalunya solo se pudieron abolir gracias a la presión castellana gracias a la unidad de la Corona sobre aquellos déspotas que hablaban provenzal y que estaban largamente alejados de sus siervos, muy lejos de la Arcadia feliz que quieren hacernos creer que era la región más atrasada de la Península en tiempos de sus condados, vasallos del Reino de Aragón y a los que las leyes borbónicas pusieron en el mundo. Si los separatistas catalanes fueran ecuánimes, deberían decir claramente que las leyes de la Corona de España supusieron la emergencia de Catalunya como potencia económica y cultural.”

    Respecto a todo lo que dice aquí, salvo algún pequeño matiz que otro, solo le puedo decir: Bravo! Coincido absolutamente en todo con usted! Claro que comprenderá que lo he aprendido en modo autodidacta y huyendo en la medida de lo posible de visiones propias del sistema educativo autonómico catalán.

    “Y todo esto lo aporto fuera del tema de discusión, porque tiene narices hablar del fracaso y de la fantasmagoría que supone la unidad de España y no darse cuenta del fracaso absoluto que ha sido siempre en la Península Ibérica y siempre será cualquier “proyecto” civilizador (andalusí o católico) que haya pretendido salirse de esa unidad. Esos proyectos si que son fantasmagóricos porque la unidad de la Península es algo que pide la misma geografía de ésta por motivos de economía no domestica, sino militar. Y no darse cuenta de esto es no saber de que va la civilización.”

    Respecto a esto último creo que he intentado aclararle mi punto de vista ya más arriba.

    Laïla saïda ya sidi. Ahlan oua Sahlan oua Mrhaban. Ma3aslama.

  3. Mohamed Brahim dice:

    Slam oualikoum oua Salhin ya ekhouan ino 3azizen. Dado que no estoy seguro de que en el blog del profesor Rahmanicus se me permitirá publicar este segundo y de nuevo tan largo comentario-ensayo, escrito como respuesta al también largo comentario-ensayo del profesor Rahmanicus, a su vez respuesta al mío anterior; lo hago aquí una vez más con su permiso. Ma3aslama.

    Oua alikoum slam ya sidi. Le agradezco que se avenga a debatir conmigo. Debo decir que en algunas cosas rectifico, como lo de adoptar una “nueva lengua madre”: una “lengua madre” originalmente es una en efecto, en mi caso era el catalán (o neocatalán redialecto barceloní, si lo prefiere usted, me da igual). Pero tengo el derecho de adoptar como LENGUA PROPIA la loughat con la que me sienta más identificado. En éste caso 3arabia. Y es lo que, poco a poco, estoy haciendo ya akhi. Y lo haré aunque para ello tenga que hablarlo yo solo en privado, en voz alta y conmigo mismo, para acabar pensando primeramente en tal loughat. Respecto a intentar reconstruir la loughat hablada por los Moriscos Valencianos, admito que he ido demasiado lejos, por ahora, al no hayar suficientes elementos históricos sólidos a mi favor, que corroboren que el material lingüístico a mi disposición es el adecuado para llevar a cabo mi proyecto de auto-aculturación, pero seguiré trabajando al respecto para realizar una auto-aculturación 3arabia correcta. Ahora bien, usted dice que quizás no se hablaba el 3arabia vulgar (3ammia) en Ech-Chark El-Andalous, y yo en eso tengo, a mi vez, varias dudas. Y le pido min fadlak que no me acuse de deshonrar el honor de los Moriscos expulsados. Y menos que me relacione con francmasones catalanistas de poca monta decimonónicos a cuenta de mi apellido. Porqué? Pues por que el apellido que llevo era de campesinos de la Segarra (nada de barchalouni ni valenciano), espero que ello haya quedado claro. Yo de barcelonés, en origen, tengo muy poco. Mi familia era de Kartadjana, Gallaecia, Castilla la Vieja y Mayourka sobretodo. Evidentemente tiene usted una visión españolista de la historia, solo ver sus otras entradas en este blog. Para mi esta visión, en lo que se refiere al Reino de Valencia (no me importa usar este término tampoco, por mucho que se empeñe usted en querer acusarme de estar imbuido de ideas catalanistas, que a mi me afectaron poco en realidad, porque yo amo estudiar tarekh, y por ello lo he hecho siempre por mi cuenta, buscando diversas fuentes, incluso desde mi adolescencia) es igual de usurpadora que la catalanista. Usted además no tiene inconveiente en usar un punto de vista simplísticamente pan-castellanista en cuanto a denominar el romance original de las tierras del Bajo Ebro catalán como “parla castellana” al modo del sr. Peñarroja. Usted no tiene inconveniente tampoco en dar poca importancia a la incisividad del proyecto civilizador 3arab-Islami en El-Andalous, escudandose por ejemplo en que había aún en El-Andalous preeminéncia demográfica en belad y no en las moudoun. No estoy de acuerdo. En El-Andalous había mucha diferencia respecto al norte feudal, incluyendo el hecho de que lo medini predominaba sobre lo beladi (le pido también, como akhi, min fadlak que también me diga si he usado estos dos términos correctamente en cuanto al contexto, ello también me sirve para aprender mejor la loughat). En cuanto a los textos supuestamente “romanç valenciá” que ha aportado usted, yo no veo mucha similitud, excepto en lo que se refiere al ultimo texto, con otros textos o frases en valenciano medieval que he leído en otras ocasiones. El castellano, por cierto, no nace entre Arghoun, Navarra y Castilla. Nace originalmente más hacia dirección León, con el desarrollo del latín vulgar hablado por los repobladores várdulos prerromanos que se extendían hacia el suroeste, y el cual se desarrollaría en paralelo al Asturleonés, el cual, por cierto, no es Castellano. El Bajo Aragón no formaba parte de Aragón en tiempos de Islam, y lo sabe muy bien. El romance navarro-aragonés era distinto del castellano, luego se fue castellanizando a partir del fin de la Alta Edad Media. Usted hace ver que respeta una variedad lingüística-cultural en España que en realidad desdeña al acusarme de deshonrar a los Moriscos Valencianos solo por decir que eran mayoritariamente monolingües en 3arabia (y no he dicho todos siquiera, sino simplemente una mayoría; y si ello fuera probado históricamente que hubiera sido así, y sin lugar a ambigüedad alguna, no lo veo ninguna deshonra, así de claro). Si acaso, es usted quien deshonra la memoria de los Moriscos Valencianos negando o dando poca importancia a evidencias históricas de limpiezas étnicas ocurridas con los Augsburg en el siglo XVI y el XVII o con malek Djakmou en el XIII. Yo he visto tanto la típica y despreciable prepotencia del catalán de pueblo, el catalán burgués y el castellano castizo. Las tres me disgustan. No hay nada más anti-Islami3oummati que estas tres formas de comportarse, las cuales haya presenciado en persona hasta ahora (me he olvidado de enumerar una cuarta a la que no trago tampoco, y presiento que usted tampoco la traga: los canis-chonis, casi omnipresentes en toda Ejpaña o Expaña: sobretodo en Andalucía, Madrid, Cataluña, Reyno de Valencia y Galicia). Y usted debería librarse también de la influencia de la castiza castellana que he enumerado, esa es mi nasiha. Usted me dice que no leo, ahora le pido min fadlak que me aporte datos en cuanto todo lo que dice usted. Por ejemplo, de donde ha sacado lo de llegada de colonos catalanes que luego se iban por no se qué competencia de productividad agraria (para que pueda analizarlo y sacar una sana conclusión al respecto)? O como está tan seguro de que el supuesto “romanç valenciá” de Ibn Sida (Llah Yarhoum) tiene un nexo suficientemente sólido de continuidad con el valenciano moderno (distinto, también hoy dia, dependiendo de la zona del Reino de Valencia a donde vaya)? O de donde saca esta conclusión tan simplista y generalizada de que TODOS (¿?) los Moriscos Valencianos “no se distinguían en cuanto a lengua, vestimenta y físico” de sus vecinos kouffar-cristianos viejos? Al respecto le diré también que aunque la población autóctona se fuera arabizando-islamizando con más o menos lentitud a lo largo de los siglos de Dar El-Islam fi Esbania y fuera mayoritaria, eso no quita que hubiera una llegada intermitente y más o menos frecuente de elementos etno-raciales externos, con las immigraciones de árabes sírios y yemeníes, Imazighen, algún persa, y esclavos sakaliba germanos, subsaharianos, etc. Lo cual, evidentemente, produciría mescolanza y enriquecimiento etno-cultural en suelo Andalousi. La “raza hispana” que se mantiene lingüístico-culturalmente a lo largo de los siglos con pocas modificaciones producidas por elementos foraneos en la “Piel de Toro”, es pura patraña simplistoide de la ralea de los “Països Catalans” o “Euskal-Herria”, otro par de entelequias simplistas también muy parecidas a los diversos nacionalismos balcánicos decimonónicos. Usted dice que yo digo “repoblación de catalanes”, cuando yo digo una primera pequeña repoblación feudal de aragoneses, catalanes (de los condados de Urgel y Barcelona) y navarros, occitanos y castellanos incluso (dada la naturaleza multiétnico-feudal de las cruzadas latinas medievales, tal y como lo era El-Djehad fi sabilelah declarado por un Emir El-Mou3minen en El-Andalous, por ejemplo con Imrabghen). Yo también añado que hubo una revuelta con Chehid El-Azraq (Llah Yarhoum). Y añado también que hubo una consiguiente expulsión de Mouslimen hacia el sur e interior del nuevo reino (la demarcación presente del Reyno de Valencia es de malek Djakmou, no anterior) así como hacia Imarat El-Garnatia y El-Maghreb, y la consiguiente venida de más repobladores feudales, que por supuesto no solo eran catalanes, ni mucho menos. Yo le he aportado estos razonamientos en mi anterior comentario y usted me dice simplemente que me han comido el coco los separatistas bla bla bla. Además, esa repoblación fue igualmente lenta, y la VERDADERA POBLACIÓN AUTOCTONA DEL NUEVO REYNO, QUE ERA MOUSLIM Y 3ARABI-ANDALOUSI HABLANTE, fue siempre numerosísima. Además, si la distribución de población Mouslimia, tras el definitivo afianzamiento de la conquista feudal kafer, tendía más al cultivo de secano, la vida en comunidad en Djebal en el interior, y más o menos aislada del exterior (a diferencia de las Djama3ats de las ciudades, donde si habia posibilidad de mayor contacto con el nuevo amo kafer); como no quiere usted que ello les fuera más facil en cuanto a conservar su identidad lingüístico-cultural y religiosa frente a los repobladores? Además, en el Reyno de Valencia, repito, siempre fueron numerosísimos, y por lo tanto podían protegerse mejor de la inferencia de los koufar, a diferencia de en Castilla o incluso de Arghoun. En el siglo XIII ya existía además la denominación regional de Cataluña para los feudos de Urgel y Barcelona (desde el siglo anterior, el XII), aunque la frontera entre el Reino de Arghoun y los feudos denominados regionalmente Cataluña estuvieran aún en disputa inconcluida, y todavía las marcas de Lerida y Tourtoucha fueran disputadas entre Arghoun y los feudos catalanes. Y en el siglo XIV ya existía la denominación de romanç catalanesch, junto a la de lemosí y otros. Si a usted le satisface la parte de su nafs más sometida al 3asabia, y de estar a la defensiva en base a una excesiva teoría de la conspiración de la burguesía barcelonesa para apoderarse de España (la burguesía barcelonesa no entra en acción hasta el siglo XIX, como socia de la aristocracia castellano-andaluza en el poder, y el libro El Imperialismo Catalán de Enric Ucelay Da Cal habla acerca de este tema), y en consecuencia contestarme simplemente con que si me come el coco la universidad Pompeu Fabra (yo leo articulos y libros de gente de muchas universidades, y no sé si su Pompeu Fabra está entre ellas), y hasta metiendo sin ningún pudor el apellido de mi abuelo fallecido (Llah Yarhoum) en nuestro debate, allá usted. Pero le diré, con todo convencimiento, que su defensa no es muy convincente. Creerse a pies juntillas los razonamientos blaveros, claro que desde el punto de vista de defensa de la unidad de España (en la que no creo; y no soy catalanista, sino neofeudalista 3oummati, y soy tan español como usted, aunque no sea castellanohablante o hispanohablante de origen) y del imperialismo cultural castellano en nombre de la “hispanidad”; pues es bastante insano, como lo es creerse payasadas como las que ha reportado usted acerca de las que se creen los catalanistas sobre el Quijote y sor Teresa (supongo que no irá usted a llegar a la conclusión de que solo porqué he nacido en Barchalouna me voy a tragar unas paridas como estas (ya sería el colmo), las cuales, dicho sea de paso, no había oído hasta hace muy pocos años, y ya viviendo en la capital de este Reino de España en decadencia y a punto de desaparecer como realidad cultural presente más o menos variada y de estado-nación [plus CC.AA. Ya que a Cataluña y País Vasco también las incluyo, por supuesto]). Usted critíca el fanatismo a la hora de rebatir argumentos contrarios, cuando usted, como me demuestra usted mismo en su último párrafo, no sale del simplismo que es la mejor vía para llegar a volverse un cerril fanático (NO digo que usted sea tal cosa, pero le doy otra nasiha de que vaya con cuidado con tanto simplismo, si no quiere llegar a tal extremo). Y no se puede ser simplista para intentar analizar una realidad, la que sea, pero mucho menos realidades tan complicadas como el medievo hispánico. Evidentemente, mis razonamientos son propensos a los que aquí se exponen: http://xn--revistadefilologiaespaola-uoc.revistas.csic.es/index.php/rfe/article/viewFile/330/360(p) (y tras leerlo puede calificar a la sra Barceló de separatista o catalanista manipuladora o lo que quiera, pero antes sidi, le sugeriría que leyese el texto, y luego sacara sus conclusiones al respecto) En cuanto “malek el-Arghouni Djakmou el-Barchalouni” le llamo Barchalouni simplemente porque era Koumis de Barchalouna entre sus demás títulos, y en el Kitab Loubab El-Albab encargado por el Mouchref Minourki Saïd ben Hakam se le llegó a denominar “déspota de Barchalouna.” Y ello es compatible con saber perfectamente las otras evidencias históricas que usted me recuerda al respecto (Montpeller, etc. etc.). Y le repito que mi mentalidad, al estar por encima de la cainíta polaridadad pancastellanista-separatista (que está destruyendo España en su forma presente, por ambas partes, y por otros factores económicos y financieros, internos y externos), está muy lejos de verse afectada por evidencias como la evidéncia histórica de que el neocatalán que aprendí sea un apaño reconstruccionista decimonónico más o menos mal hecho (y por cierto, no es el único, y si no mire otros casos clavados como el turco anatolio post-Atatürk, el “hebreo” yiddischiano, etc.), o la evidencia histórica de que 3arabia 3ammia el-Andalousia era la lengua vulgar común de El-Andalous a partir del siglo XII (3ammia se refiere a vulgar, al hablado cotidianamente, y en contraposición al Fous-ha, lo cual espero que le clarifique de una vez que lo que quiero decir es que era un 3arabia en el cual se habia fosilizado el Roumandalousi anterior y con influencias de variantes Thamazight, y ello, por supuesto, significa que yo también sé de sobra, como usted, que una cosa es el Fous-ha y otra el 3ammia, ya que la segunda es fruto de un proceso de contacto que deriba en aculturación del elemento dominado respecto al patrón que marca el elemento dominador, en una sociedad). Además, en efecto, yo he leído a proponentes de su doctrina “blavera” (que usted, mostrando cierto kibr, dice que es la “evidencia ante la cual me debo rendir”) y a proponentes de la doctrina “catalanista”, y he intentado sacar mis conclusiones. Si usted se fija en solo una parte, allá usted. Pero yo me fijo en ambas. Y no ha diferenciado asimismo dos fenomenos distintos dentro de la Moçarabia: y estos son los Mousta3araben originales, y los digamos “neo-Mousta3araben” venidos más tarde del norte. Además, las repoblaciones, las revueltas Moudadjan, las expulsiones y limpiezas étnicas… no solo en Chark El-Andalous (Balensia, Denia, Mayourka, Minourka, Yabesa, Medina Lekant, Moursia, Kartadjana El-Helfa), sino en la regiones post-conquista de Castilla la Nueva, Andalucia y Extremadura; son HECHOS HISTÓRICOS. Por último, tampoco he negado la evidencia de las herencias culturales enriquecidas y transportadas geográficamente por distintos proyectos civilizadores (lo que hablaba usted de las legio romanas y el origen de la montañera o Djel-laba, etc.), y no es incompatible con mis opiniones y analisis respecto al desarrollo de la tarekh. Ma3aslama.

  4. Mohamed Brahim dice:

    PD: Quisiera añadir algo más en cuanto al GENOCIDIO contra los Mouslimen Andalousien en el antiguo Chark El-Andalous; tanto en las Djazeïr de Mayourka, Minourka y Yabisa como en lo que antaño fueron los Imarats de Balensia y Denia, en el siglo XIII primero, a manos de mesnadas de cruzados catalanes, aragoneses, occitanos, navarros, italianos del norte y castellanos, y después, entre los siglos XVI y XVII, a manos de las autoridades españolas Augsburg. Pues bien, no solo fue en ambos casos un GENOCIDIO relacionado con la quema y destrucción de Masadjed, Moudoun, el-kerias, y ed-deias, extirpación forzada de Loughat El-3arabia, etc. Sino que también fue de limpieza étnica, expulsiones e incluso matanzas en ambos casos. Solo añadir esta última clarificación, Ana achkourkoum ya ekhouan ino 3azizen. Ma3aslama.

  5. Mohamed Brahim dice:

    Slam oualikoum oua Salhin ya ekhouan ino 3azizen. Dado que no estoy seguro de que en el blog del profesor Rahmanicus se me permitirá publicar este tan largo comentario-ensayo, lo hago aquí con su permiso. También, antes, quiero agradecer de antemano y de todo kalb el nacimiento de esta nueva página, en la cual yo pueda obtener mayor 3ilm ed-Dine El-Islam. Ma3aslama.

    Slam oualikoum oua Salhin ya akhi 3aziz. Yo soy un akhi el-Mouslimi et-Taghri nacido en Barchalouna ( y parcialmente de origen Ketlani o catalán), mi lengua materna era el catalán (a diferéncia de mi familia que era el castellano), pero estoy adoptando como lengua madre el 3arabia ech-Charki hablado en ech-Chark El-Andalous a la llegada de las huestes catalanas, aragonesas y occitanas del rey Arghouni Djakmou El-Barchalouni.
    Debo decir que, al igual que en el blog de Sidi Abdelkrim Mullor, ana min kalbi achkourak por proporciopnarme mejor 3ilm Ed-Dine El-Islami en este blog ya sidi. Sin embargo hay varios “peros”, y si con educación me permite exponerlos, se los expondré:
    Me parece que usted critíca demasiado (y con mucha razón, naturalmente, eso no se lo discuto) los planteamientos new-age-feministas mezclados con catalanismo de Sidi Abdenour Prado. Estas críticas las suscribo en su mayor parte. Ahora bien, en cuanto a la mescolanza de Dine El-Islam con nacionalismo catalán, o pan-catalanista incluso, que usted critíca (y yo le apoyo a usted en eso), de Sidi Abdenour Prado; le diré que usted no está libre de hacer mescolanza con otro nacionalismo, en su caso, el español o pan-hispánico: el cual me parece tan usurpador, cutre, criminal y djahili como el catalán o pancatalanista.
    Por ejemplo, para rebatir parcialmente (y por lo tanto, así, esclarecer la verdad) sus tesis españolistas, que usted quizás habrá tomado de Koufar usurpadores blaveros y panhispanistas, le diré lo siguiente:
    La arabización de El-Andalous en cuanto a loughat ocurrió, y tanto que ocurrió, también en ech-Chark El-Andalous (País Valenciano [no tema, no uso este término para suscribir el catalanismo usurpador, sino para devolver algo del honor quitado a las tierras del Levante valenciano por el españolismo, también usurpador], Islas Baleares,y comarcas catalanas del Bajo Ebro, así como el Segriá). Pero esa arabización no ocurrió de la noche a la mañana, ni tampoco del mismo modo en todas las capas sociales, ni tampoco fue del mismo grado o rapidez en todos los territorios. Usted sabe muy bién que la lengua hablada por las élites, si no és adoptada por el resto de la población, si que influye en gran modo. Pues ambas cosas ocurrieron en El-Andalous. El 3arabia es una lengua superior al latín y a las lenguas germánicas, así como al Baskounish hablado en el norte. Yo diría que las distintas variantes del Thamazighth también lo son, pero mejor no nos extendamos en eso, porque perdemos el hilo. El- 3arabia era usado en la corte del Imarat, Khelafat El-Kourtoubia y las distintas cortes de ta3efa. NO usaban ninguna variante Moust3arabia, a no ser que fuera algún Amir que la usara por pasatiempo en alguna ocasión. Además, la Moust3arabia era un enormemente variado conjunto de variantes del latín bastante diferentes entre ellas, seguramente dependiendo de la cantitad de influencia 3arabia, y en menor medida germánica y Thamazighth. Esta lengua era usada en los primeros siglos de formación de El-Andalous sobretodo por las capas populares, y mucho más en las zonas rurales que en las urbanas, naturalmente. En la “España” Islamia (Esbania es un topónimo más apropiado) había gran número de personas, en buena parte originalmente esclavas del comercio y las Ghazawat, que eran de los más variopintos orígenes (germanos, persas, Imazighen, árabes sírios y yemeníes, subsaharianos, eslavos, vascones, “francos” [sobretodo de Gottland o Marca Hispánica {ambos términos son históricos y correctos}, lo que a partir del siglo XII se denominaría regionalmente como Cataluña], etc.) además de los godos e hispanorromanos autóctonos (quienes eran mayoría, naturalmente). Originalmente todos tenían su lengua y su cultura, y aprendían el 3arabia como auténtica lengua común en las zonas urbanas. Hay que recordar que es crucial distinguir las zonas urbanas de las rurales, y que las urbanas tienen mucha mayor preeminencia en civilización de Islam. Por ello las distintas variantes Mousta3arabia irían desapareciéndo en las moudoun con mucha mayor rapidez que en el belad (el campo), al irse arabizando cada vez más. El campo sería distinto, a no ser las zonas rurales colonizadas por árabes e Imazighen (minoritarias por supuesto), que los felahen abrazaran Islam no comportaría una rápida arabización en lengua y cultura, sino que ésta sería muy lenta en comparación a las moudoun, e iría pareja al contacto con las cápas más altas ya arabizadas, o casi arabizadas lingüística y culturalmente. Pero es que, además, no se debe tener únicamente en cuenta todo ésto, sino también las invasiones de los Imrabghen (El-Mrabeten, Almorávides) así como El-Mouahidoun más tardíamente, independientemente de que éstos fueran confederaciones tribales Imazighen que hablasen variantes Thamazighth; pues con sus persecuciones religiosas dirigidas a los Yahoudien (que hablaban 3arabia) y sobretodo a los Mousta3araben (que además de hablar 3arabia todavía hablavan variantes latinoides más o menos Mousta3arabia); hiciéron reducirse el componente latinoide (que los españolistas llaman mozárabe) más de lo que ya estaba, con deportaciones a El-Maghreb, y también emigraciones a territorio Arghouni y Kastal-lani. Además, en el Taghr, naturalmente, la arabización sería más lenta que en territorio más hacia el sur. Por ejemplo, en el Valle de Áger, en Belad el-Leridia, la población autóctona, a la llegada en el siglo XI de las mesnadas feudales Farandji de Arnau Mir de Tost, quién era vasallo del Koumis de Ourdjula (Urgel), la población, por los nombres que constan, era muy poco arabizada en su conjunto, y eran felahen er-Roumi (campesinos cristianos). Solo El-Kasba Adjera (el castillo de Áger) y su guarnición, eran el garante de dominio de Dine El-Islam oua Loughat El-3arabia en esa zona fronteriza y montañosa, hasta la llegada de Ifrandji (francos, o “catalanes”, aunque éste término no se usaría hasta un siglo después). Situaciones parecidas debían haber en zonas fronterizas muy cercanas a territorios cristianos norteños, y más o menos aislados de un dominio Islami efectivo, salvo en lo que respecta al cobro de la Djizia y el Kharadj. En la región actual del bajo Aragón, las variantes mozárabes eran muy variopintas, pero también había un dominio del 3arabia. Además, el rastro del latín en Ech-Chark El-Andalous y en Djazeïr ech-Charkia solo estaría presente en el siglo XIII en el sustrato de las variantes del 3arabia El-Andalousia, o también en la lengua que hablarían los comerciantes catalanes, occitanos y aragoneses presentes en la zona, o quizás en esclavos capturados en las Ghazawat. Como usted puede ver, la realidad es mucho más complicada que lo que pintan las manipulaciones históricas catalanistas, blaveras o españolistas… Además, usted, en cuanto a Ech-Chark El-Andalous, y la conquista kafer del siglo XIII, no tiene en cuenta de que hubo una pequeña repoblación de aragoneses, navarros, occitanos y catalanes, antes de las revueltas Moudadjan de El-Azraq (Llah Yarhoum). Luego hubo una expulsión masiva hacia el sur de grandes cantidades de población Mouslim, y luego una consiguiente llegada de más catalanes, aragoneses, occitanos e incluso navarros y castellanos. Las distintas sociedades penínsulares de la época eran bastante multiétnicas, multilingüísticas, y no en pocas ocasiones, multirreligiosas; y ello venía marcado por la prevaléncia de la cultura feudal, que, combinada con situaciones naturales y de menos efectividad de control por parte del poder real, emiral, condal o el que fuera, pues tendía a favorecer todo ello. En cuanto a decir “una Cataluña que no existía (si que existía, pero solo como denominación regional-cultural que incluía los Koumisiat de Barcelona y Urgel, y las recién conquistadas marcas de Lerida y Tourtoucha, que entonces conservaban aún un fuerte carácter Andalousi aún habiendo sido ya conquistadas [respecto a las disputas entre aragoneses y catalanes en cuanto a la frontera entre el Reino de Arghoun y Cataluña, así como la pertenencia a unos o a otros de las marcas de Lerida y Tourtoucha, ello todavía estaba por concluir]) no pudo enseñar una lengua catalana que no existía (el lemosín u occitano era usado, junto al latín por las élites condales, pero el pueblo, ya en el siglo XII y sobretodo el XIII ya hablava un más o menos diversificado romance vulgar muy parecido al romance catalán propiamente dicho del siglo XIV, debido a la fuerte influencia occitana [que venía ya del siglo IX como muy anterior] y al posterior refugio de cátaros occitano-hablantes y judíos shuadit-hablantes en Cataluña) a los valencianos”… Pues bien, decir esto es infantilismo puro y duro, no solo por lo que he dicho entre parentesis en cuanto a la frase entrecomillada, sino por las expulsiones y desplazamientos tras las revueltas de El-Azraq (Llah Yarhoum), la innegable barrera de la lengua 3arabia Andalousia (en la cual los Moriscos Valencianos aún en el siglo XVII eran mayoritariamente monolíngües, y que no abandonaron ni por el castellano ni por el catalán-valenciano, mal que les pese a los blaveros españolistas) entre una numerosísima (aún con las expulsiones del siglo XIII) y sólida población musulmana, sobretodo en el campo-montaña (y por lo tanto con mayor posibilidad de estar más aislada y del dominio kafer)… Además, es un insulto clarísimo en lo que respecta al GENOCIDIO lingüístico-cultural que los koufar catalanes, aragoneses, castellanos, y más tarde los proto-pan-hipanos Augsburg llevaron a cabo contra el auténtico reducto del Islam Andalousi, el cual ya no era Garnata en realidad, sino los Moriscos del antiguo Chark. La repoblación tras 1609 del Reino de Valencia fue tan difícil que todavía hoy quedan gran cantidad de antiguas alquerías y aldeas moriscas en ruinas, que jamás se pudieron repoblar. En cuanto al Reino de Valencia, este no existía aún en el siglo XIII antes de Malek Djakmou, sino que eran dos Imaret: Balensia y Denia. Con todos estos datos, quiero dejar claro que yo no soy como la mayoria de españoles, catalanes y valencianos; y no soy como ellos en muchísimos aspectos, pero el que intento destacar aquí es el de que no ignoro la tarekh como todos ellos… Así que, a mí un catalanista, un españolista o un blavero me pueden intentar convencer de la historia, y yo escucho con educación para sacar conclusiones de cada discurso parcial suyo; pero ni que predominaran cualquiera de estos tres grupos con su discurso pseudo-histórico politizado, la mayoría democrática no vale cuando se trata de la verdad, y la verdad es siempre demasiado complicada, y más si hablamos de épocas con mentalidades tan distintas, y realidades tan distintas y numerosas. Por último, le diré también lo siguiente: NO se puede relacionar El-Andalous con ninguna comunidad hispana porque fue precisamente el proyecto panhispánico de los Augsburg, basado desde el principio en el imperialismo católico castellano de la llamada Reconquista, el que destruyó El-Andalous y a su lengua (que no era ninguna variante Mousta3arabia, y menos unas modernas lenguas castellana o española o catalana-valenciana-balear que entonces ni siquiera existían: sino que era el 3arabia El-Fous-ha además del 3ammia Andalousia), cultura, etc. Y barrió el Dine de la península… Por lo tanto sería también un insulto a la inteligencia y al recuerdo de El-Andalous intentar buscar el más mínimo nexo entre el imperialismo lingüístico-cultural hispánico (más propiamente dicho español o castellano) y cualquier visión del mundo verdaderamente Andalousi oua 3oummati Islamia. A propósito, le puedo asegurar que, mal que le pese a usted, el concepto de unificación de España es católico y castellano, más que católico y catalán o vasco, que también; y es que, en efecto, en lo que respecta a los empujes ideológicos que han llevado en parte al desarrollo de determinados acontecimientos históricos, lo que se debe distinguir es el imperialismo cultural católico-castellano proto-españolista del siglo XV empezando con fray Antonio de Nebrija y los reyes católicos; del decimonónico catolicismo tradicionalista carlista español sobretodo vasco-navarro y catalán, que fueron en parte la simiente de los posteriores nacionalismos catalán y vasco; fue el catolicismo castellano proto-españolista el principal promotor de la destrucción de El-Andalous y el Islam peninsular desde el siglo XV al XVII, ya que sus promotores lo veían como la continuación del espíritu de Reconquista para “recuperar” el Reino visigodo de Hispania con capital en Toledo. Y para finalizar ya del todo, recordemos ambos que, usted y yo, somos ante todo ekhouen Mouslimi, ya akhi 3aziz, y debemos recordar esto siempre, y no dejarnos influir por enemistades propias de los Koufar (ya sean, pancatalanismo, panhispanismo, blaverismo, gonellismo, españolismo, europeísmo, etc.). Barek Llah ta3ala fik. Ma3aslama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *