NOMBRES DIVINOS VI – A-S-SALAM (EL QUE ES EL MISMO LA PAZ)

A-S-SALAM (EL QUE ES EL MISMO LA PAZ)

Cuando hablamos del Salam (la paz), nos estamos refiriendo en general a la ausencia de tensiones y de violencia. Salam significa quietud mental y espiritual; y aún más, un estado de plenitud, de confianza. En su aspecto corporal y material significa seguridad y salud.

assalam

En el sentido espiritual más elevado, el Salam significa el estado de permanencia (baqa’) en la obtención del estado de plenitud de la proximidad con Allâh y de conocimiento; estado éste el cual pertenece en todo su esplendor al Profeta Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – , quien ha realizado todos los estados del conocimiento y permanece en ellos por toda una eternidad; hecho que en sí mismo implica la expresión máxima del Salam.

Cuando hablamos de Dios (Allâh) no podemos establecer las mismas consideraciones que cuando lo hacemos del ser humano; por ello, no podemos nombrar a Allâh como “El Pacífico”, ya que este término designa una cualidad, generalmente humana, en contraposición a su contraria “La violencia”. Aún y cuando Allâh pueda comportarse, si El lo quiere, de una manera pacífica con la Creación, Su esencia de Paz, se encuentra por encima de dicha actitud, siendo mucho más completa y extensa.

Por ello la traducción del Nombre Divino “A-s-Salam”, que le conviene a la Divinidad es “Aquel Quien es El Mismo la Paz”. En la Esencia de Allâh “La Paz” no es un estado, ni una manera de ser, ni una disposición cualquiera para obrar de tal o cual forma; la Esencia de Paz de la Divinidad es la no-existencia de tensiones, la no existencia de divisiones, de contradicciones, de movimiento espacial o temporal.

Se trata de la seguridad total en ser como El es, del control de toda situación sin fatiga alguna, de la ausencia de actividad de pensamiento, de la ausencia de una necesidad cualquiera, de la consecuencia directa de Su Unicidad, de la ausencia de partes, personas o identidades que pudieran dar lugar a conflicto alguno.

Que Allâh nos transmita Su Paz para que así seamos un ejemplo para los otros y completemos con ella el aspecto de Misericordia.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *