NOMBRES DIVINOS VII – AL MU’MIN – EL QUE OTORGA LA CREENCIA, EL QUE OTORGA LA SEGURIDAD

NOMBRES DIVINOS VII – AL MU’MIN 

El Nombre divino Al Mu’min es uno de aquellos cuyo significado se encuentra consagrado únicamente a la Creación (hombres, genios y ángeles). No podemos decir que Allâh experimente creer en Sí Mismo, así como tampoco podemos asegurar de que El necesite encontrarse seguro y a salvo de sea lo que fuere. Aún así, podemos argumentar que El se encuentra seguro de Su Grado y de Su ser Divinidad (Uluhiyya) ante la Creación en su totalidad.

mumin

Dice el hadiz:

“El creyente es el espejo del Creyente”.

El mu’min (creyente) es el espejo del Creyente, es decir, de su Creador. Es así porque es el receptáculo de la actuación de Allâh; es aquel quien puede, si Allâh así lo quiere, ser consecuente con la Amana (responsabilidad) que Su Creador le ha encomendado.

“Es cierto que ofrecimos la responsabilidad (Amana), a los cielos, la tierra y las montañas, pero no quisieron asumirla estremecidos por ello. Sin embargo, el hombre la asumió. Realmente él es injusto consigo mismo e ignorante” (Corán 33-72)

En cuanto al significado del Nombre Al Mu’min comporta dos elementos: la Creencia y la Seguridad; dichos conceptos son complementarios cuando se refieren al ser humano que ha alcanzado dicho grado. Es por ello que, por encima de la creencia la cual no es capaz de percibir su objeto, se encuentra aquella la cual es transformada en certeza (yaquin). Es así que el mu’min (verdadero creyente) posee un grado de creencia superior al simple musulmán, ya que de él se puede decir sin lugar a dudas lo que dice el hadiz:

Prestad atención a la mirada penetrante del mu’min (verdadero creyente) porque mira con la luz de Allâh”.

Es así que este grado se encuentra reservado únicamente a aquellos quienes muestran una luz divina en su mirada y percepciones, y son, por otra parte, capaces de responder a la Amana que les ha sido dejada en depósito por Allâh.

Quiera Allâh elevarnos a ese grado y otorgarnos el Firdaws

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.