NOMBRES DIVINOS XVII – AL WAHHAB – EL DADOR DE ABUNDANCIA, EL DISPENSADOR

99 NOMBRES DE ALLAH XVII – AL WAHHAB

¿Cómo puede ser que, de entre todos nosotros, se le haya hecho descender el Recuerdo a él? Pero no es por eso, es que dudan de Mi Recuerdo. Aún no han probado Mi castigo
¿O es que poseen los tesoros de la misericordia de tu Señor, el irresistible, el Dador?
(Qur’an 38-7 y 8)

al_wahhab_by_muslima78692

Como podemos deducir con facilidad de estas dos ayats el Nombre el Dador (Al Wahhab) no se refiere solo y únicamente al área material propiamente dicha, sino a todos los aspectos bajo los cuales Allâh es susceptible de dar y otorgar Su Misericordia a la humanidad, sea ello de la forma que sea, sea de manera material, moral o espiritual.

En realidad el Nombre al Wahhab relaciona una vez más el aspecto más humilde del ser humano, como es la indigencia, frente al Poder Divino, único en otorgar y solo capaz de dar en abundancia, sin cuenta ni medida, debido a una Gracia inmensa de Su parte.

Cualquier cosa que Allâh otorgue bajo Su Nombre Al Wahhab no entra en la consideración de bienes necesarios para la vida y el sustento, sino que antes bien el concepto, el área de despliegue representado por Al Wahhab se refiere a la total libertad divina de dar cuanto El quiere a quien El quiere, como y porque El quiere, independientemente de que ello sea una necesidad o no.

A este respecto podemos referirnos al episodio de la vida de nuestro amado profeta – sobre él la plegaria y la paz – cuando el ángel Gabriel se le presentó con un mensaje de su Señor ofreciendo a Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – el ser un profeta rico, como Sulayman, sin que ello disminuyera su recompensa y su grado. Ello no era necesario de ninguna manera y lo prueba el hecho de que el Profeta escogió ser pobre para que los necesitados se pudieran acercar a él en completa libertad.

Es así que Al Wahhab nos puede sorprender con dones abundantes si El lo desea. Y es así que nosotros no seremos nunca lo bastante clarividentes para reconocerlos y lo bastante agradecidos para valorarlos como se merecen y actuar en consecuencia.

¡Qué Al Wahhab nos perdone todas nuestras faltas, nos otorgue el Firdaws como un Don proveniente de Su magnificencia y de Su riqueza infinita.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.