NOMBRES DIVINOS XXX – AL ADL – EL JUSTO – EL EQUITATIVO

99 NOMBRES DE ALLAH XXX – AL ‘ADL

Allâh es Perfecto en su aplicación de la Justicia; nadie puede ser tan justo como El, tan equitativo y tan exacto en la aplicación de estos principios.

Llevados por un sentimentalismo egocéntrico algunos consideran injusto el que tales o cuales personas se encuentren con defectos físicos o padezcan terremotos, inundaciones, etc. ¿Qué decir de aquellos que serán condenados eternamente al Fuego?

Sin embargo, Allâh hace distribución de Sus Favores conociendo como conoce lo que habita en el interior de Sus siervos. Cuando Allâh otorga a uno de Sus servidores una plaga, un defecto físico u otra calamidad, la cual no haya sobrevenido por las faltas de esa criatura, es señal de que guarda una enorme recompensa para él en la vida futura. Es dicho como ejemplo en un hadiz que aquel quien se encuentra aquejado de la falta de la visión tiene asegurado el Paraíso. ¿Quién sabe si estas personas de haber estado bien hubieran perdido su alma por extender el mal por la tierra y Allâh se lo ha evitado con una tara física o mental?

Lo mismo para aquellos quienes se condenan, lo cual sin duda es por sus propias faltas. Allâh nos ha dado una medida suficiente de Libre Albedrío como para que la responsabilidad de ir al paraíso o al infierno recaiga sobre nuestras espaldas. Muy mal debemos llevar la vida para condenarnos; muy desobediente debe ser una criatura para ganarse el fuego; y a fe que si se lo gana habrá sido a pulso.

Sin embargo, la justicia en su sentido más amplio es el dar a cada uno lo que le es debido en función de sus esfuerzos. Es por esto que la recompensa de Allâh es otorgada en función de un trabajo encomendado que ha sido ejecutado a satisfacción. Allâh es justo al otorgar dicha recompensa, pero como la Mano de Allâh es amplia para otorgar Sus favores la recompensa siempre excederá al mérito.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos dirija de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.