NOMBRES DIVINOS XXXII – AL JABIR – EL BIEN INFORMADO.

NOMBRES DIVINOS XXXII – AL JABIR – EL BIEN INFORMADO.

Continúo con los Nombres de Allâh a quien pido me ayude a terminar y mejorar este pequeño recordatorio sobre los apelativos por los que El Mismo se ha designado.

Al Jabir – El Bien Informado

En árabe se suele designar como “jabir” a un experto en uno u otro campo, es decir, una persona bien informada y conocedora del área en el cual desarrolla sus conocimientos.

Allâh es Al Jabir por excelencia; El está bien informado de todo ya que El Mismo fue quien lo creó. Y no solamente se limitó a crear sino que también es el Conservador y aquel que hace que todo gire y se mueva de la forma que lo hace. Su Cualidad de Bien Informado pues, es inherente a Su Naturaleza Divina Misma, a Su Presencia en este mundo, en todos los mundos, observando, sosteniendo, refrescando todo aquello que El ha creado y crea continuamente.

No hay secreto bien guardado ante Allâh; no hay buen ni mal propósito, por muy escondido que sea que El no conozca y no haya conocido de antemano. El conocimiento de Allâh sobre los asuntos es total, abrumador, exhaustivo; en una palabra, Divino.

Nadie puede salvarse ni salvar nada de sí mismo a Su mirada penetrante; nadie puede sorprenderLe, nadie puede engañarLe, nadie puede sustraerse a Él.

Obremos pues como si siempre estuviéramos en Su Presencia, pues aunque no Le veamos, El nos ve. ¿Sentimos pudor ante los humanos de ser observados en asuntos que no queremos mostrar y no sentiremos pudor delante de Allâh?

¿No dice el hadiz: “No tengas pudor y haz cuanto quieras”? ¿No tendremos pudor de Allâh que conoce nuestros pensamientos y propósitos al mínimo detalle?

Asimismo el dotado de buena voluntad, pensamiento, intención y obras deberá encontrarse esperanzado desde el momento en el que él mismo sabe que es observado por Aquel quien conoce y premiará su buena naturaleza, añadiendo, si cabe, bien al bien que anida en su interior.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.