DEFENSA DEL ISLAM CONTRA LOS AUTOBAUTIZADOS SALAFIS ¿O ANTES BIEN SAFILIN?

En el Nombre de Allâh, el Todo Misericordioso, el Que Manifiesta Su Misericordia; y la plegaria y la paz sobre Muhammad, el sello y corona de los profetas, así como su familia purificada y sus compañeros nobles.

INTRODUCCION

Aunque dije que como web no nos proponíamos entrar a la crítica de otros grupos religiosos; conservando el mismo espíritu de intentar evitar enfrentamientos personales o grupales, no tenemos más remedio que aclarar algunas cosas a fin de aliviar a muchos hermanos y hermanas de la fatiga de los continuos ataques e insultos, e incluso sentencias takfiristas recibidos, de parte de ciertos grupos autobautizados “salafis”. Nuestro Profeta –‘alayhi-s-salatu wa-s-salam – nos aseguró que una de las mejores obras era la de salir en defensa de nuestros/as hermanos/as calumniados/as sin motivo alguno.

En una colección de hadices registrados por Abu Dunya, encontramos las siguientes palabras del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – transmitidas por Anâs – que Allâh esté satisfecho de él – :

Cuando se hable mal de alguien en una asamblea y te encuentres presente, defiéndelo, regaña a las gentes que así hacen y abandona la asamblea

 Este otro hadiz recopilado por Ahmad Ibn Abi Hanbal dice lo siguiente:

si alguien defiende a su hermano que es calumniado en su ausencia, su recompensa será que Allâh lo libre del Fuego.

En otro hadiz recopilado por Tirmidî encontramos:

  Si Alguien defiende la honra de su hermano en esta vida, Allâh protegerá su rostro del fuego en el Día de la Resurrección“.

Dice el Libro de Allâh – exaltado sea -:

“¡Creyentes!  ¡Evitad conjeturar demasiado! Algunas conjeturas son pecado. ¡No espiéis! ¡No calumniéis! ¿Os gustaría comer la carne de un hermano muerto?  Os causaría  horror … ¡Temed a Allâh!  Allâh es indulgente, misericordioso”. (49:12).

Es pues un deber ejercer la defensa de los hermanos calumniados, denunciando a los culpables y demostrando su culpabilidad.

Hace unos cinco años, un servidor no conocía casi nada de los postulados salafis, pues siempre me dediqué al estudio del Din, considerando esas corrientes, asimismo las conductas de sus miembros como un serio, y a veces definitivo desvío del camino del Islam. En un momento dado, un hombre de conocimiento me dijo:

“¿Quieres que te diga lo que son los salafis? No son salafis, son safilîn, es decir: lo más bajo”

Después de haber escuchado estas palabras estuve informándome al detalle de los postulados de esta secta, pudiendo comprobar por mi mismo la veracidad de las palabras de este hombre de religión.

¿QUIENES SON LOS SALAFIS?

Diremos primeramente que el nombre de ese grupo se lo pusieron sus propios componentes, y que este término debe designar, en principio, a aquellos quienes siguen la pureza de la religión. Pero el nombre no hace al nombrado, habida cuenta de que un delincuente podría llamarse Inocencio y un hombre malvado podría llamarse Muhammad, Gabriel o Ángel.

Esta secta procede principalmente del Wahabismo, del cual es una derivación de orden práctico. El Wahhabismo es esa doctrina herética inventada por Muhammad Ibn Abdi-l-Wahhab a fin de ayudar a los ingleses en sus pretensiones comerciales en la península arábiga y el Medio Oriente. Un conocido wahhabi llamado Nasiruddin Albani, habiendo residido en Arabia Saudita fue expulsado del país por haber llevado la doctrina del Wahhabismo a unos extremos que ni tan siquiera en ese país podían aceptar.

Nasiruddin Albani fue la figura anti islámica más nefasta del siglo XX. Entre sus fechorías se encuentran el haber falsificado la Sunna del profeta – sobre él la plegaria y la paz -, anulando hadices a su conveniencia, declarando inválidos hadices perfectamente sahih y cortando mitades de hadices para pegarlos con mitades de otros. Era un relojero, de torpe pensamiento, de brusco discurso y de obscena escritura. Incluso en su locura llegó a llamar “kafir” (descréido) al Chayj Bujari, autor del conocido Sahih.

El denominador común de estos movimientos heréticos es que fueron patrocinados por la Masonería, la cual no es otra cosa que la religión del Daŷŷal (al que los cristianos llaman Anticristo).

Muy interesante este artículo de Yasin Trigo para aquel quien quiera profundizar más en  la manera en la cual la Masonería consiguió entrar en el Islam formando grupos muy conocidos en la actualidad.

http://yasintrigo.blogspot.com/2009/04/la-masoneria-y-los-modernismos.html

Los salafis pues no son otra cosa que los seguidores o partidarios de Albani. Habida cuenta de esto, deberían ser llamados en lugar de salafis “albanianos” o “albanios”, que sería en realidad el término el cual correspondería más a lo esencial de su naturaleza.

LOS “SABIOS” SALAFIS

De hecho los salafis han embrollado el discurso eligiendo “sabios” de su agrado dentro de algunas de las personalidades conocidas en la historia del Islam, así como siguiendo a los falsos “sabios” de estos tres últimos siglos.

El primero de aquellos sabios raptados por ellos es Hassan al Basri (642-728), quien precisamente aparece en la mayor parte de las silsilas del Tasawuf. Pero ellos solamente escogen de Hassan Basri los textos referentes a la Chari’a, obviando aquellos los cuales demuestran como él era uno de los fundadores del Sufismo. Ni que decir tiene que Sidi Hassan Basri forma parte del selecto grupo de ‘ulama quienes también fueron sufís, tal y como Abdel Qadir Jilani, Abu Hamid Gazali, Ibn Kazir, Suŷutî, Ahmad Zarruq, Šadili, al Arabi a-D-Darqawi. Etc. ¿Porqué pues elegir a Hassan al Basri y disfrazar su pertenencia al sufismo? Precisamente para darse el aire de tener como referencia una personalidad de entre las tres primeras generaciones del Islam. Sin referencia alguna a esas tres primeras generaciones no podrían haberse inventado su pretensión de seguirlas.

Ibn Taimiyya. (1263-1328) En cuanto a Ibn Taimiyya tuvo dos épocas en su vida claramente diferenciadas. En la primera se vio comprometido, e incluso encarcelado, por sus doctrinas heréticas sobre el Tawhid. Es conocido que uno de los denunciantes de esta herejía fue Ahmad Ibn Ata’i-l-Lâh al Iskandari, discípulo en el sufismo de Abu-l-Abbas al Mursi – que Allâh esté satisfecho de ellos – tal y como lo demuestra este texto al que podéis acceder:

http://www.musulmanesandaluces.org/hemeroteca/98/debate%20ibn%20Ata%20Allah%20-%20Ibn%20Taymiyya.htm

No obstante, en la segunda parte de su vida, Ibn Taimiyya, se arrepintió de sus errores y aseguró haber vestido el manto sufí de la Tariqa Qadiriyya, a la cual se vinculó, finalizando su vida en ella siendo chayj. La prueba de ello es como se encuentra enterrado en el cementerio sufí de Damasco, lugar este en el que se encuentra asimismo enterrado el Imâm Ibn Kazir.

Ibn al Qayyim. (1292-1350) Este ilustre hombre de conocimiento siguió exactamente el mismo camino que Ibn Taimiyya, ya que éste último fue su maestro en el Fiqh y en el Sufismo. Su pertenecía al Sufismo queda más que demostrada en su obra “Ruh” (Alma); se trata de un libro de unas 300 páginas en su original árabe y presenta solamente 20 en su traducción francesa; prueba fehaciente de la maldad de sus susodichos seguidores, que han intentado enterrar la evidencia de su pertenencia al Tasawwuf. Dicha obra trata de todo aquello cuanto ocurre en la vida después de la muerte y sobre el estado en el que se encuentran unos y otros en el Barzaj. En dicha obra habla de los más insignes maestros sufis de su época y las anteriores.

Muhammad Ibn Abdil Wahhab (1703-1792); quien junto a su amigo del alma, el espía británico Mister Hempher, fundó el Wahhabismo a fin de comenzar a destruir el islam y facilitar la entrada y posterior dominio de de Inglaterra en Oriente Medio. Este nefasto hereje fue combatido verbal y doctrinalmente por su padre y por su hermano, quienes a su vez eran insignes y reputados ‘ulama de la época. Sus desmanes y crímenes los podréis encontrar en esta obra que os señalo a continuación. Este perverso practicó el matrimonio temporal en Siria, lejos de su tierra natal, el Najd, a fin de no poder ser visto por su padre y su hermano. Una de las dos mujeres con las que formalizó un matrimonio temporal se llamaba Safiya y era una espía inglesa.

http://alandalusunasolaumma.blogspot.com/2014/06/wahabismo-no-es-islam.html

Nos referimos finalmente a Nasiruddin Albani (1914-1999), a quien he significado anteriormente por haber sido el mayor enemigo del Islam en el siglo XX.

Efectivamente, este siniestro personaje, en origen relojero de profesión, estuvo en Arabia Saudita, de donde fue expulsado por exceso de celo wahabita. No tuvo chayj alguno, ocupándose de su educación directamente el Chaytan. No conocía de memoria el Corán. Reclasificó los hadices a voluntad, declarando falsos hadices sahih, inventando hadices nuevos y recogiendo mitades de unos añadiéndolos a mitades de otros. Una labor infernal tal y como lo muestran los hadices que indican que quien altere las palabras y/o hechos del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – podría irse preparando para el Infierno.

MODUS OPERANDI Y COMPORTAMIENTO

VIOLENCIA

Una de las características de los salafis es la violencia con la cual discuten y acusan a otros. Siguiendo el comportamiento obsceno de su chayj amado Nasiruddin Albani, sus palabras resultan ser duras, calumniosas e insultantes; dejando de un lado el respeto debido a pequeños y mayores, a hombres y mujeres. No se reconoce en su discurso las bondades del Islam y la gracia de las palabras de bien. Su corazón es duro como la roca, su lengua agresiva como una daga. Todo lo contrario a lo indicado en el Libro de Allâh

Sé moderado al caminar y baja la voz, pues ciertamente la más desagradable de las voces es la del asno.” (31-18)

IGNORANCIA

Son tan ignorantes que no los puedes sacar de conocer sino aquellas palabras de Ibn Taimiyya, Ibn al Qayyim, Albani y los chuyuj wahabitas del Najd, siendo estos dos últimos a quienes el Profeta vilipendió. Aprenden por vídeos de youtube y por consignas ya elaboradas en un catecismo el cual recoge todas las monstruosidades de su pensamiento de una manera clasificada y resumida.

TAKFIR

Una de sus características es el expulsar verbalmente del Islam a todo aquél quien se oponga a su doctrina. El silogismo que utilzan es simple: a/ Somos los verdaderos continuadores del Islam; b / Por lo tanto todos deben seguirnos so pena de estar fuera de la religión. Habida y cuenta de que “a” y “b” son las premisas inamovibles, al cumplirse “a” de manera automática, en el caso de que “b” fuera negativa, entonces el resultado del silogismo, es decir “c” sería: estar fuera del Islam, es decir, ser un descreido.

Pero Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz – nos dejó dicho en varias ocasiones que quien dice a un musulmán que no está en el Islam, el acusador mismo sale del Islam. Esta es la consecuencia de su proceder malvado. Nadie les ha sacado del Islam, son ellos quienes se han auto expulsado; castigo Divino a aquellos quienes juegan con lo más sagrado de la Religión: El Libro de Allâh y la Sunna del Profeta.

MALDAD

No actúan de forma inocente, sino con maldad. Falsificar hadices, escritos, insultar a los musulmanes, llamarlos descreídos, son hechos de tal gravedad que se necesita una gran dosis de maldad para ejecutarlos. Maldad es utilizar el Qur’an y los hadices para mentir, destruir la Religión, desviar a las gentes e impedirles practicar el Islam tal y como debe ser hecho.

Y cuando se les dice: “Creed como han creído los hombres; dicen: “¿Vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo? (2-12)

CONCLUSIONES

Siendo el tema amplio como es, no hemos querido extendernos más. Primeramente porque nuestro interés es el defender a los musulmanes contra esta plaga y seguidamente proporcionar herramientas para contrarrestar sus calumnias e insultos.

Por otro lado, debo reiterar, que ninguno de vosotros debéis sentiros abrumados por sus citas “religiosas”, ya que salen todas del mismo catecismo, son sacadas de él con copy paste. El fichero en el que las tienen recogidas no sobrepasa 20 páginas de Word, siendo siempre las mismas citas, de los mismos autores, además de algún vídeo que otro, y algún ayat o hadiz utilizados con maldad y de forma sesgada para impresionar. Se trata de unos maleducados, consentidos, ignorantes, además de un grupo de malvados que trabajan para otros quienes nunca intervendrán en discusión alguna y les mandan atacar desde la sombra.

Vereis que entre ellos se mueve un dinero de siniestra procedencia; que todos tienen pequeños comercios, que ninguno de ellos pasa penurias y que se encuentran sostenidos financieramente desde países como Turquía, tal y como me confesó en una ocasión el director del Centro Salafi de Bruselas creyendo que podría “hacer carrera de mí”, y proporcionándome una información que me di buen arte para obtener.

Una verdadera secta que ataca a la Umma, cual fieras salvajes, como si los musulmanes fueran presas indefensas.

Que Allâh proteja al Islam y a los musulmanes de estos enemigos encarnizados.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

Abdul Karim Mullor

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.