99 NOMBRES DE ALLAH XLI – AL HASIB – EL QUE ESTABLECE LA CUENTA DE CADA COSA

99 NOMBRES DE ALLAH XLI – AL HASIB

Veamos qué es lo que dice el Libro de Allâh sobre este Nombre Divino:

“Y cuando os dirijan un saludo, corresponded con uno mejor que él o simplemente devolvedlo, es cierto que Allâh tiene en cuenta todas las cosas” (4:85)

“Los que transmiten los mensajes de Allâh y Le temen, sin temer a nadie excepto a Allâh. Y Allâh basta para llevar la cuenta.” (33-39)

Efectivamente, Allâh realiza una cuenta exacta de todo cuanto ocurre y de todo cuanto existe, así como de sus modificaciones, movimientos, cesaciones, producciones y hasta del último suspiro de la Creación, por minúsculo e imperceptible que pudiera ser.

Y todo esto sería imposible si Su Santa Presencia no estuviera en todas y cada una de las cosas de la Creación, a la que El Mismo mantiene, sin tener necesidad de apoyo ni auxilio alguno. Él es Al Hasib porque todo lo presencia y todo lo controla.

Es en virtud de esta cuenta justa y exacta que los actos del hombre son computados uno a uno, que en dicha cuenta no falta nada aunque nosotros hayamos olvidado y que ella nos será recordada el día exacto en el que entremos en nuestra tumba. Un ángel llamado Ruman será el primer visitante que tengamos inmediatamente después de que hayamos entrado en la tumba; incluso Ruman se presentará antes que Munkir y Nakir. En ese momento nos hará escribir todas nuestras obras, detalle por detalle, en un trozo de nuestro lienzo mortuorio mediante nuestra saliva.

Por otra parte, es dicho, en numerosas ocasiones, tanto en el Libro de Allâh como en nuestra Sunna, que Allâh erigirá una Balanza la cual pesará las obras de todo ser viviente excepto las de aquellos a quienes anteriormente El Mismo haya eximido de este examen.

Según los hadices más conocidos, habrá 70.000 de la Umma de Muhammad quienes serán eximidos de esta cuenta, e incluso podemos encontrar en otros diversos hadices, presentes en la colección Kanz al Ummal, que por cada uno de estos otros 70.000 (70.000X70.000= 4.900.000.000).

Es por este motivo que el Día del juicio es nombrado asimismo Día de la Retribución, Día de la Rendición de Cuentas y mediante otros epítetos que nos ayudan a recordar que nada podrá ser excluido de la Vista de Aquel Quien todo lo ve, de Aquel Quien todo lo oye.

No obstante, el Nombre Divino de Al Hasib no se refiere únicamente a la rendición de cuentas de un Día cuya seriedad y trascendencia podría hacer encanecer a los propios niños, sino que dicho atributo Divino se extiende a todas y cada una de las parcelas de la Creación. No olvidemos que un minúsculo mosquito dio muerte al rey Nimrod, enemigo mortal de sayyidina Ibrâhîm, entrando por su nariz y alojándose en su cerebro, y esto debido a que Al Hasib conoce muy bien las pequeñas partículas del ser humano, cada átomo, cada célula, y en el estado en el cual se encuentra cada cosa en cualquier momento y situación.

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *