MAUSOLEO DE SIDI ABU MADIAM DE SEVILLA EN TLEMCEM

A-s-salamu ‘alaykum:

Seguro que para todos los conversos andalusís, Sidi Abu Madiam e Ibn Arabi son dos referentes del Islam espiritual; dos grandes salihin de Al Andalus, quienes además fueron de los más grandes ‘awliyya del Islam de todos los tiempos. Dos llamas inextingibles, dos estandartes de una tierra, el Magreb Islámico, que nunca ha dejado de dar a luz hombres puros con corazones dedicados a Allâh.

Sidi Abu Madiam murió en este lugar, durante su viaje por mandato del sultán para presentarse delante de él. Ya antes de emprender el viaje dijo a sus discípulos y acompañantes que no llegarían a encontrarse él y el sultán. Efectivamente, murió durante el viaje.

Cuentan sus discípulos que cuando caminaban con él escuchando sus enseñanzas, penetraban sin darse cuenta en terrenos de arbustos espinosos y solamente se percataban de que estaban heridos, cuando saliendo del lugar constataban que tenían las piernas ensangrentadas. Tales eran de maravillosas y profundas las palabras del maestro que los discípulos no sentían el dolor, ni sabían que estaban heridos.

Pozo profundo de una sabiduría tan profunda que excede los planos del tiempo y del espacio. Una sabiduría pura, luminosa e inextingible. Nosotros percibimos la llama, pero la luz se encuentra detrás para aquel a quien Allâh le haya dado o le quiera dar el favor de contemplarla e iluminarse con ella

Tuve el gran honor de asistir a su tumba, saludarle y hacer du’a en este santo lugar en Abril de 1984. Creo que también estuve en 1990.

Te queremos Sidi Abu Madiam

Abdul Karim Mullor

 

 

Esta entrada fue publicada en Vídeos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *