99 NOMBRES DE ALLAH XLVII – AL HAKIM – EL INFINITAMENTE SABIO, EL JUICIOSO

99 NOMBRES DE ALLAH – AL HAKIM

Él es quien os forma en las matrices como quiere. No hay dios sino El, el Poderoso, el Sabio (Ḥakîm) (Coran 3 – 6)

El Nombre Divino al Ḥakîm nos inspira la idea de Sabiduría, y a su vez la de aplicar dicha sabiduría con arte y sagacidad. De ahí el término Juicioso, el cual implica el conocer las condiciones y circunstancias de aplicación de dicha sabiduría primaria. ¿Y quién más juicioso y sabio que Allâh?

Así, por Su aplicación juiciosa de Su sabiduría, Allâh organiza los actos de los hombres para que no salgan de límites los cuales El Mismo ha impuesto al mundo de los humanos; límites estos que no han de ver precisamente con los impuestos por El al ser humano en materia de comportamiento; precisamente para que se manifiesten tanto el bien como el mal, a fin de establecer la diferencia entre ellos y recompensar o castigar según el uso que cada uno de nosotros hace de ambos.

Por Su sabiduría, hace girar la tierra sobre sí misma y alrededor del sol; lo mismo que nos hace girar alrededor de la Ka’aba siguiendo las mismas pautas y nos hace habitar nuestro interior girando sobre el punto oculto en nuestro corazón.

Con Su Ḥikmah (sabiduría), Allâh organiza al mundo, da recompensa por las buenas acciones y castiga o perdona las malas según Su Justicia y Misericordia. Con su Hikma hace girar al universo, cada cuerpo en su órbita, apaciguando las tensiones que los cuerpos generan de forma natural. Con Su Hikma ordena el mundo y lo salva del Caos y del desorden.

Es Su Hikma la que hizo entrar el mosquito por la nariz de Nimrod, la que salvó a Ibrâhîm del fuego, la que hizo que los musulmanes fueran derrotados en Uhud para así aprender a no apegarse a los bienes de este mundo.

Por Su Hikma, Allâh da las fuerzas en la medida necesaria, despeja tensiones, agrupa las fuerzas para un determinado fin y crea asimismo tensiones a fin de que se anulen entre ellas.

Mediante Su sabiduría, El sabe cómo controlar Su Creación y como administrarla, dándole en la medida adecuada todo aquello que la es necesario, tanto a nivel general, como ser a ser.

Dice la surat al Mulk:

El que creó los cielos, uno sobre otro. No verás en la creación del Todo Misericordioso ninguna imperfección. Vuelve la vista: ¿Ves algún fallo? Vuelve a mirar una y otra vez, la vista regresará a ti, derrotada, exhausta. (67 – 3,4)

 

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.