TAFSIR IBN KAZIR SURAT AL BAQARA ALEYAS 64 Y 65

“Ya sabéis lo que les ocurrió a aquellos de vosotros que transgredieron el sábado y les dijimos ¡convertíos en monos despreciables! (64) Hicimos esto para que les sirviera de lección a sus contemporáneos y a los que vinieran después. Y es una llamada de atención para los temerosos” (65)

Allâh hace recordar a los judíos la historia de los que transgredieron las órdenes divinas el día del sábado, día este que debieran consagrar al culto, privándose de realizar algún trabajo algún tipo de transacción comercial; esta es una historia, que ellos ya conocían, de cuando Allâh convirtió a los transgresores en monos abyectos. Entre otras versiones, nos podemos contentar con el relato de A-s-Souddy, quien ha dicho como interpretación de la aleya citada:

“Allâh había prohibido a los judíos trabajar en sábado. Los habitantes de Ayla, una ciudad establecida en la orilla del mar, utilizaron la astucia para captar los peces que allí acudieron en abundancia. Allâh ha dicho: “E interrógales por la ciudad que se encontraba a orillas del mar, cuando transgredieron el sábado, siendo el sábado cuando los peces acudían y se dejaban ver, mientras que, por el contrario, los días en los que no debían guardar descanso no acudían. Así fue como los probamos por haberse pervertido” (7 -163). Cuando uno de entre ellos deseaba hacerse con el pescado, escavaba un foso y un canal que le comunicaba con el mar. Colocaba las redes de pesca el día del sábado y ese día abría el canal, el pescado seguía el canal hasta caer en el foso, en el cual el agua no era suficiente para sobrevivir, y queriendo retornar al mar caían en las redes. El domingo por la mañana iban a vaciar la red. Cada uno de estos judíos informaba al otro sobre la técnica que seguía para que le imitaran cuando desearan pescar. Los doctores de la ley les hacían reprimendas, pero ellos les respondían: “Nosotros hemos pescado en domingo, no en sábado”. Y los doctores les replicaban: “Pero habéis preparado todo y habéis abierto los canales en sábado”. Aun así ellos perseveraron con su astucia, y ciertos de entre ellos (entre el resto de los judíos) decían a su respecto: “¿Por qué amonestar a una gente a la que Allâh va a destruir o a castigar con un castigo severo?” (7-164). Otros añadieron: “Es por tener una justificación ante vuestro Señor y por si acaso temen” (7-164)

Ante estos hechos, los sometidos de entre ellos rehusaron vivir en la misma ciudad que los rebeldes. Ellos dividieron la ciudad en dos partes construyendo un muro de separación, teniendo cada una de las dos partes su propia puerta de acceso. Un día, los obedientes a Allâh abrieron su puerta y la de los rebeldes permaneció cerrada. Extrañados por este hecho, escalaron el muro y encontraron a los otros transformados en monos. Visto esto les abrieron la puerta para dejarles partir a donde quisieran. Esto explica las palabras de Allâh: “De manera que cuando traspasaron los límites de lo que se les había prohibido, les dijimos: “¡Convertíos en monos despreciables!” (2-166)” (Fin de las palabras de A-s-Soudy).

(Continúa Ibn Kazir): Allâh ha hecho de estos habitantes, quienes sufrieron un castigo ignominioso y envilecedor, un ejemplo para sus contemporáneos al igual que para su posteridad, tal y como ha dicho en otro versículo cuando Él ha castigado a otras ciudades: “Y es cierto que hemos destruido las ciudades de vuestro alrededor y hemos explicado repetidamente los signos para que pudieran volverse atrás.” (46-26)

Este castigo ha sido citado mostrando sus causas a fin de que los hombres puedan reflexionar, teman a Allâh y extraigan una enseñanza y una exhortación. ¡Qué teman pues lo que les pudiera llegar en caso de desobedecer a Allâh. A este sujeto Abu Hurayra ha transmitido que el Mensajero de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: “No cometáis las faltas que han cometido los hijos de Israel usando diferentes astucias para convertir en lícito lo que Allâh os ha prohibido” (Ibn Batta)

Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.