NOMBRES DE ALLAH – L – AL BAˤIZ – EL QUE RESUCITA

NOMBRES DE ALLAH – L – AL BAˤIZ

“Los que se niegan a creer pretenden que no van a ser devueltos a la vida. Di: Por el contrario. ¡Por tu Señor! Que seréis levantados y luego se os hará saber lo que hicisteis. Eso es simple para Allâh.” (64-7)

“Y cuando ‘Ibrâhîm dijo: ¡Señor mío! Déjame ver cómo resucitas lo que está muerto.” Dijo: “¿Acaso no crees?” – Dijo: “Por supuesto que sí, pero es para que mi corazón se tranquilice.” – Dijo: “Toma entonces cuatro pájaros distintos, córtalos en pedazos y, a continuación, pon un pedazo en cada monte y luego llámalos. Vendrán a ti en el acto.” Y sabe que Allâh es Poderoso, Sabio. (2-259)

Allâh, lo mismo que ha creado de la nada y ha dado la vida, puede resucitar. La Sunna nos relata varios casos de personas que se hicieron quemar y esparcir sus cenizas, en el viento en el mar, para no poder ser encontrados en el Día del Juicio; ¡tal era su conciencia sobre el mal que hicieron! Pero aún así serán recompuestos y resucitados en el mismo estado que se encontraban cuando encontraron la muerte. Quien creó de la nada ¿qué dificultad encontraría en recomponer los descompuesto e insuflarle de nuevo la vida?

Cuando seamos resucitados, cada uno de nosotros tendremos la conciencia individual que tuvimos en la tierra, a pesar de que nuestra visión sea mucho más penetrante y certera y de que nuestro grado de consciencia sea inmensamente superior al que tuvimos en vida.

No obstante, el Nombre al Baˤiz puede ser asimismo empleado para los cambios de estado fundamentales dentro del ser humano. Por ejemplo, el caso de aquel quien habiendo vivido en la incredulidad hace profesión de fe y comienza una nueva vida, habiendo muerto a la anterior. Asimismo en el caso de aquel quien habiendo tenido una vida plena de errores decide, en un momento dado, arrepentirse y cambiar de vida y hábitos. Esto, en sí mismo, es una muerte, una resurrección y un retorno a la vida. Con mucha más razón para aquel quien ha dominado y ha transformado su propia alma. Este ha vencido la Guerra Santa Mayor, ha vencido a su chaytan y su alma ha sido aceptada por su Señor. Para llegar a ello ha matado a su ego, venciéndole en una batalla memorable. Es a este caso que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – se refería cuando dijo:

“Morid antes de que os llegue la muerte”

Es pues Allâh, Al Baˤiz; Aquel que resucita lo que tuvo vida y gustó la muerte, Aquel que nos hará vivir eternamente por un efecto de Su Misericordia inagotable y de Su Ciencia inextinguible.

¡Gloria a Aquel que nunca muere ni puede morir! Allâh

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.