NOMBRES DE ALLAH – LI – A-Š-ŠAHID – EL TESTIGO

NOMBRES DE ALLAH – LI – A-Š-ŠAHID

“Aquel a quien pertenece el dominio de los cielos y de la tierra. Y Allâh es Testigo (Šahîd) de todas las cosas”. (85-9)

“Para todos ellos hemos establecido beneficiarios de lo que dejan los padres y los parientes próximos. Y a aquellos con los que hicisteis algún pacto jurado con anterioridad, dadles su parte. Allâh es testigo de todas las cosas” (4-33)

Y cuando Allâh dijo: “¡ˤIsâ, hijo de Maryam! Dijo: ¿Has dicho tú a los hombres: Tomadme a mí y a mi madre como dioses aparte de Allâh? – Dijo: ¡Gloria a Ti! No me pertenece decir aquello a lo que no tengo derecho. Si lo hubiera dicho Tú ya lo sabrías. Tú sabes lo que hay en mí, pero yo no sé lo que hay en Ti. Es cierto que Tú eres el conocedor de lo más recóndito” (5-118)

Hemos creado al hombre y sabemos lo que su alma le susurra. Estamos más cerca de él que su propia vena yugular (50-16)

Tomemos en cuenta estos casos que podemos encontrar en el Libro de Allâh, en los cuales podemos encontrar diferentes aplicaciones del poder presencial de Allâh según el cual Él es Testigo de todas las cosas, sin excepción alguna.

Efectivamente, ¿cómo Allâh podría tener el dominio sobre todas las cosas si Él no supiera en el estado en el que están y cómo se comportan? Ser Testigo con respecto a la creación pues, es un acto, o una cualidad según se mire, inherente a Su capacidad de dominio y de realeza.

En cuanto a las relaciones humanas se refiere ¡cuántos olvidan que Allâh es Testigo, lo oye y lo ve todo! ¿¡Cuántas gentes hacen transacciones en su propio beneficio transgrediendo las más elementales normas de la justicia y el pudor, para aprovecharse de otros de manera fraudulenta!? Olvidan que Allâh es Testigo, que se encuentra presente en todo momento y que todo cuanto hayan hecho, toda ganancia ilícita que hayan tenido como fruto de ese fraude, les aparecerá cuando menos se lo esperen; puede ser que en esta vida o en la otra, o incluso en ambas.

Por no decir de aquellos quienes mienten sobre Allâh diciendo que existen tres personas en el mismo Dios. ¿Qué necesidad tendría Allâh de auto desplegarse y auto dividirse, El quien es Uno en Esencia y en Acto? ¿Por qué mintieron contra Allâh y contra Su profeta y enviado ˤIsâ – sobre él la paz – inventando para él una divinidad parecida a la que les adjudicaron a los dioses romanos y griegos? ¿Acaso creen que no pagarán por lo que han fabricado?

Tan horrenda y monstruosa es esa mentira que inventaron sobre Allâh e ˤIsâ, que este último, en su segunda venida, romperá la cruz y matará al cerdo, tal y como dijo nuestro Profeta- sobre él la plegaria y la paz – , para de esa manera testimoniar el Islam que practicó durante su vida y lavar la calumnia que han dirigido contra él, cuando no encontrándose presencialmente en este mundo, no podía defenderse de dichas acusaciones.

Por último, quieran o no, digan lo que digan, deben saber todos aquellos que han atribuido a Allâh un sitio sobre el Trono, una manos, ojos y oídos, que el día llegará en el cual deban dar cuenta de sus blasfemias. Él lo ve todo, es Testigo de todo y no encontrarán resquicio para escapar de Su Justicia.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *