99 NOMBRES DE ALLAH LXIV – AL QAYYUM – EL SUBSISTENTE POR SI MISMO

99 NOMBRES DE ALLAH LXIV – AL QAYYUM

“Allâh, no hay dios sino El, el Viviente el Subsistente por El Mismo” (Corán 3-2 y versículo del Trono en la surat 2)

“Todos los rostros se humillarán ante el Viviente, el Subsistente, y habrá perdido quien lleve injusticia” (20-108)

Abu Huraira – que Allâh esté satisfecho de él – ha transmitido que cuando el Profeta – sobre él la oración y la paz – se encontraba confrontado a una dificultad seria, levantaba la cabeza hacia el cielo y suplicaba: “Subhana-l-Lâh Al ˤAẓim (Gloria a Allâh el Todopoderoso); y cuando imploraba seria y firmemente, decía: “Ya Ḥayyu, ya Qayyumu (¡O el Viviente, oh el Subsistente) (Hadiz recopilado por Tirmii)

Como podemos establecer, tanto en las citas del Qur’an como en la Sunna, los nombres divinos Al Hayy y Al Qayyum aparecen como asociados el uno al otro. En efecto, son dos nombres los cuales podemos enmarcar dentro de los atributos divinos de Esencia, los cuales relevan de la naturaleza Divina en ella Misma.

El ser Viviente y Subsistente en El Mismo forman parte de un mismo concepto, ya que la vida y la subsistencia son dos aspectos fundamentales de la existencia y la mismidad Divina; es más, dichos conceptos encuentran una ligera diferencia cuando son analizados y conceptuados por los seres humanos, aunque en realidad forman parte central de la esencia de Allâh como Divinidad Única e independiente de Su Creación. Algunos han pretendido que ambos nombres forman parte del Waŷhu-l-Lâh (el Rostro de Allâh) salvo el cual todo perecerá un día según el Qur’an.

A la vista del hadiz citado los Nombres divinos, Al Hayy y Al Qayyum son invocados en momentos de dificultad. La invocación de estos Nombres podría ser incluso mucho más efectiva que la de Al Latif, (El que Cuida), ya que este último hace referencia a las relaciones de Allâh con Su Creación, mientras que Al Hayy y Al Qayyum se refieren a Allâh en Sí Mismo en cuanto a divinidad única y sin asociados. Ahora bien, esto ya entra en el terreno de la especulación, en la cual no nos queremos aventurar por riesgo a juzgar un asunto sobre el cual las más sanas inteligencias experimentan una dificultad de orden insalvable. Nadie conoce a Allâh sino El, y si alguien le conoce siempre es en la medida en la cual El Mismo se quiera mostrar y con las limitaciones que El solo puede imponer.

Al Hayyu Al Qayyum entra asimismo en las invocaciones propias de las roqias para protegerse del mal, de la magia o del mal de ojo. Es así porque se trata de Nombres cuya acción sobre la creación es de una gran fuerza y efectividad.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.