99 NOMBRES DE ALLAH LXVI – AL MAJID – EL NOBLE – EL MAGNIFICO

NOMBRES DE ALLAH LXVI– AL MAJID 

¡O Señor! Haz la plegaria sobre Muḥammad, sobre su familia tal y como la hiciste sobre ‘Ibrâhîm y sobre su familia.

¡Oh Señor! Bendice a Muḥammad y a la familia de Muhammad tal y como bendijiste a ‘Ibrâhîm y a su familia entre los mundos. En verdad Tú eres, Digno de Alabanza, Glorioso.

Es esta una de las fórmulas de la plegaria sobre el profeta – sobre él la plegaria y la paz – que él mismo nos enseñó.

Según ella se pide por Muhammad y su familia, recordando a su vez las bendiciones otorgadas por Allâh a ‘Ibrâhîm y su familia; para finalizar terminamos señalando que Allâh es Digno de Alabanza y Glorioso.

El término Al Mâŷid implica la noción divina de la Gloria, la Magnificencia, la Nobleza; es decir, Allâh es Glorioso ya que se encuentra por encima de todo lo contingente y lo creado. Él es absolutamente inalcanzable e inabordable, y ello en función de lo elevado de Su Ser y de su Esencia Divina (‘ilahiyya). Es absolutamente Glorioso en su dominio sobre los cielos y la tierra, ausente de contingencias, por encima de todo aquello que pueda ser descrito de Él y de cualquiera quien quiera alcanzarLe y disputarLe el mandato.

Él está arriba y nosotros estamos abajo, dependiendo de El en todo y circunscritos a lo que Su divina Voluntad desee hacer de nosotros. Aun así es Digno de Alabanza ya que Su Gloria lo merece. Su naturaleza se encuentra más allá de la de cualquiera de Su creación y Su Esencia es tan elevada y sublime que no puede ser sometida a análisis ni interpretación alguna. Sabemos de Él lo que El Mismo quiso revelarnos, y no conocemos nada sino por un producto de Su Misericordia y de Su Ciencia.

Magnificiente ante sus servidores, Glorioso ante sus enemigos y sus detractores. Su Gloria forma parte de Su divinidad y no existe en comparación con cosa alguna, sino por ella misma, en ella misma.

Por Su Gloria, Sus actos son más nobles que lo que pueda ser visto, e incluso imaginado en la más noble de las asambleas. Todo cuanto releva de Su naturaleza y actos merece admiración, veneración y respeto. Allâh es Glorioso en Su Naturaleza y Actos; Sabio al realizar estos y Elevado y Altísimo en la Gloria de Su Majestad.

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.