99 NOMBRES DE ALLAH LXXII – AL MU’AJJIR – EL QUE RETARDA; POSPONE; PONE DETRÁS

99 NOMBRES DE ALLAH LXXII – AL MU’AJJIR – 

Aquel que se encuentra exento de las características de las criaturas y es mejor que cualquiera de ellas. Quien decide la lentitud de los acontecimientos y hace que ciertas cosas se retarden a los ojos y deseos de la gente, que da a cada cosa un valor, un rango, una época y las características que le convienen según Su Sabiduría. Que provoca que algo no avance o que la emplaza en su lugar detrás de otras cosas, ocupando su justo lugar.

Aquel quien coloca detrás la mentira en relación a la Verdad.

Quien coloca detrás en rango a los ignorantes con respecto a los sabios

Quien impide que ocurran acontecimientos cuya lógica de producirse en el transcurso del tiempo, hubiera sido la de producirse con anterioridad.

Aquel Quien hace retardarse aquello que consideramos un bien o un mal.

Un hadiz dice:

Esperar es ‘ibada (adoración)

“Pero, no así los que creen, llevan a cabo las obras puras, y se encomiendal la verdad y se encomiendan la paciencia” (103- 2 y 3)

En efecto, no pensemos que todo lo que sea un retraso, tanto en nuestros asuntos en particular, como en los asuntos en general, deba ser algo de naturaleza negativa. La espera es adoración, y tiene una gran recompensa. Por otra parte, Allâh pone la Paciencia (Ṣabr) a la altura de la Verdad (Ḥaqq); un lugar privilegiado en realidad, únicamente tomado a cargo por aquellos quienes efectúan obras puras, es decir, los ṣaliḥîn (los puros, o los santos).

Al Mu’ajjir pues es un Nombre Divino con alta connotación en la adoración, con un gran valor desde el punto de vista de la Sabiduría y del arte de saber vivir y actuar de acorde con los secretos de la Voluntad Divina, la cual, en toda Verdad, dispone de los asuntos a fin de que siempre constituyan una ventaja y una educación para Su Creación.

No podemos decir en consecuencia que el Nombre Al Mu’ajjir sea opuesto a Al Muqaddim, sino complementarios. Son dos caras de la misma moneda; dos aspectos de la misma Sabiduría, llena de secretos insondables y de razones bien ancladas en la realidad profunda de las cosas.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *