99 NOMBRES DE ALLAH LXXVII – AL WALIY – EL GOBERNADOR UNICO – EL AMIGO – EL PROTECTOR

99 NOMBRES DE ALLAH LXXVII – AL WALIY –

Allâh es amigo de los que creen. Los saca de las tinieblas a la luz. (2 -256)

En el Qur’an podemos leer estas palabras atribuidas al profeta Yussuf – sobre él la paz –:

Tú que creaste los cielos y la tierra eres mi Protector en esta vida y en la última (12-101)

¿No es cierto que los amigos (‘awliyya) de Allâh no tendrán que temer ni se entristecerán? (10-62)

Eso es porque Allâh es el Defensor de los que creen, mientras que los incrédulos no tienen quien les defienda. (47-12)

El Gobernador Único, el Patrón. Aquél que dirige y posee toda cosa, viva o muerta. Quien posee, gestiona y gobierna toda cosa según Su propia Sabiduría, así como con la sabiduría y el arte que le son propios a cada una de las criaturas por separado. El planificador único, el presentador de cada cosa, a la cual la pone en ejecución y funcionamiento según plazos prefijados por El Mismo en la eterna Sabiduría de Su Esencia Divina.

Aquel que está próximo de todo, y de nada ni de nadie se encuentra lejos y ausente; siendo este término (ausencia) algo que no le conviene a la Divinidad en ningún momento, lugar ni circunstancia sean cuales fueren.

Aquel Quien es Amigo y Sostén de quienes le aman y a quienes El ama.

Quien defiende y guarda el patrimonio y el ser que ha dado a cada una de las criaturas las cuales gobierna; defensor por tanto de Su propia obra e intereses.

Quien las toma a cargo, las protege, las hace crecer y disminuir según la función que las ha otorgado en la creación; Quien se vuelve a ellas cuando tienen necesidad y las actualiza para las nuevas fases que han de experimentar.

Como se ha visto en la primera cita coránica, la función de Gobernador Único es cercana y ambivalente con la de Amigo (Amigo de los creyentes). En efecto, Allâh es Amigo en base a la existencia de un acercamiento; ya que si bien Él se encuentra siempre cerca de todos y de todo, no es así en lo que se refiere a la criatura, la cual puede encontrarse más o menos cercana a Él. Es entonces cuando el acercamiento es mutuo que puede existir una “amistad”, aun a pesar de que la relación “amistosa” de la cual estamos hablando en esta circunstancia especial, no es de la misma naturaleza que la existente entre dos criaturas cualesquiera. Es pues una “amistad” en función de una proximidad de hecho, una total confianza y un amor (Maḥabba) sin el cual una amistad no podría existir nunca jamás.

Un Amigo tan fiel que nos hace salir de las tinieblas a la luz; de las tinieblas del dominio de los caprichos y pasiones, a la luz de la paz, la aceptación de la Voluntad Divina y el Amor a un Ser tan incomparable como Infinito.

¡Y Allâh nunca defrauda!

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.