99 NOMBRES DE ALLAH LXXXI – AL MUNTAQIM – EL VENGADOR

99 NOMBRES DE ALLAH LXXXI – AL MUNTAQIM – 

Varios versículos coránicos nos ilustran sobre el Poder vengador de Allâh y la facultad Divina de castigar las faltas de los servidores Suyos que han incurrido en hechos tan graves que sobrepasan todo límite, así como a aquellos quienes son conocidos y reputados por su maldad.

“Y a los que se hayan negado a creer les gritarán: ¿Acaso no es el desprecio de Allâh mayor que vuestro propio desprecio cuando se os llama a creer y no quisisteis creer?” (40-10)

“¡Ay de ti! ¡Ay! ¡Ay de ti! ¡Ay! ¿Cree el hombre acaso que se le dejará olvidado?” (75 – 33 a 35)

“El día en el que acometamos con máxima violencia, en verdad que nos vengaremos” (44-16)

“Pero Allâh no les castigaría mientras tu estuvieras entre ellos ni tampoco tendría que castigarlos mientras pidieran perdón.” (8-33)

Efectivamente, la creación más preciada para Allâh es el ser Humano, a quien El Mismo ha creado a Su imagen. Es así que una de las mayores monstruosidades que pueden ser cometidas es atentar contra él. La primera falta que se cometió fue la desobediencia por parte de Adam – sobre él la paz -; pero esta falta estaba predestinada a ser el objeto por el cual Adam fue enviado a la tierra, junto con su esposa y madre de todos nosotros. Seguidamente se cometió el crimen; un crimen fraticida. En aquellos tiempos Eva cada vez que daba a luz daba gemelos (niño y niña). Allâh inspiró a Adam que sus hijos deberían desposar las hermanas que no habían compartido parto con ellos. Pero Qahil amaba a su hermana gemela, la cual estaba destinada a Habil. He ahí el motivo del crimen, el cual fue a la vez, asesinato e intento de incesto.

Al igual que existen hadices qudsi en los que Allâh recrimina a Su siervo no haberle visitado, o dado de comer y beber, por causa de no haberlo hecho con Su creación bien amada, el ser Humano; asimismo Allâh tendrá en cuenta a aquel quien haya atentado contra la integridad, la vida, la salud, la familia y el honor de uno de ellos.

No en vano, en el Día de la Resurrección, lo primero que serán juzgados son los crímenes.

Con mucha mayor razón, Allâh tendrá cuenta y se vengará de aquel quien no le haya reconocido como Divinidad Absoluta, Omnipotente y Eterna. Allâh le puso el sello de la fe en su corazón y él se negó a aceptarlo; él mismo se hizo su propio dios, él mismo se deificó. Al igual que quienes adoraban otros dioses que Allâh, o le daban a El – exaltado sea – asociados en la adoración.

En ese día aquellos quienes no hayan creído o hayan intentado abusar de los derechos Divinos serán justamente aniquilados en un Día de Justicia por una Divinidad vengadora.

Que Allâh nos proteja de todo mal

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *