99 NOMBRES DE ALLAH LXXXVI – AL MUQSIT – EL EQUITATIVO – EL JUSTO

99 NOMBRES DE ALLAH LXXXVI – AL MUQSIT – 

Allâh – exaltado sea – no tiene necesidad alguna de mostrar justicia ante nadie, ni de ser evaluado por su capacidad de equilibrar la Balanza. Él es el Señor, Quien se ha impuesto a Si Mismo la Misericordia, y es en función de esto que El Mismo ha decidido mostrar justicia y equidad a toda Su creación. Es la Justicia pues, la base de Su comportamiento con lo creado, partiendo desde ella hasta los más altos ejemplos de Bondad, Misericordia y Generosidad. Si evaluáramos en justicia, todos y cada uno de los favores que hemos recibido de Allâh, nos habríamos embarcando en una empresa imposible; ya que, siendo tantos, se han convertido en incontables para las naturalezas humanas más dotadas.

Allâh es pues Justo y Equitativo con Su creación desde el momento en el cual Él ha creado el equilibrio para que todos y cada uno de sus miembros actúen en armonía, sin atropellarse unos a otros, en un perfecto engranaje, el cual es elevado de sistema en sistema, hasta el Sistema Universal el cual rige los mundos en perfecta simbiosis de todos sus elementos.

Allâh es Justo pues El no comete error alguno al determinar quién, cómo, cuándo y dónde una criatura puede ser recompensada o castigada.

Su Justicia se extiende asimismo al ser Humano, ya que El ha creado un sistema de leyes que todos deben seguir para no hacerse mal, ni agredirse, ni abusar unos de otros. El Mismo ha colocado a algunos seres humanos por encima de otros, tanto en ciencia como en poder, a fin de que los mejores enseñen y gobiernen. Ello en cuanto a los principios. Ahora bien, si el ser humano invierte esta jerarquía natural, conforme a la Voluntad Divina, es de justicia que encontrará al Creador airado contra él y presto a ejecutar Su Justicia a causa del atropello con el que el ser humano ha despreciado la Ordenes Divinas. Es en ese momento que cualquier catástrofe que sobreviniera en la Tierra constituye el derecho divino a ejecutar a los culpables de tamaña injusticia. ¿Qué no habrán cometido los seres humanos para que El, que se ha impuesto a Si Mismo la Misericordia, les sorprenda con un castigo ejemplar y ejemplarizante?

El, a veces, arrebata la vida a los niños y se los lleva al Paraíso, junto a nuestro señor Ibrâhîm, ya sea porque los padres les hubieran pervertido, ya sea porque si hubieran crecido, su mal carácter subyacente hubiera hecho mal a sus progenitores o a sus semejantes. Y esto en aplicación de Su Justicia en aquello que sólo El conoce; ya que solamente Allâh sabe lo que se encuentra en lo más recóndito de los corazones y de las almas de los seres humanos.

¡Gloria al Justo, al Misericordioso y al Eterno!

Abdul Karim Mullor

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *