99 NOMBRES DE ALLAH LXXXIII – AL GANÎ – EL RICO – EL OPULENTO

99 NOMBRES DE ALLAH LXXXIII – AL GANÎ – EL RICO – EL OPULENTO

Y tu Señor es el Rico, Dueño de misericordia.

Si quiere, os hará desaparecer y hará que después de vosotros, venga lo que Él quiera; del mismo modo que os originó a partir de la descendencia de otros (6-134)

Podemos decir que el atributo divino Al Ganî se refiere fundamentalmente a la autosuficiencia Divina, en cuanto a lo que respecta a Allâh como Divinidad Única y sin asociados.

Dicho atributo toma otro significado cuando es aplicado a la creación, significando entonces que Allâh lo posee todo y que puede mostrarse Generoso sin límites hacia todos los seres de la creación, y aún al de millares de creaciones si las hubiera.

Porque la capacidad Divina de poseer es ilimitada, y los tesoros que posee nuestro Señor son inmensos e insondables.

Asimismo Allâh es Rico y nosotros somos pobres, porque todo cuanto poseemos de bien procede de El – exaltado sea -:

Lo bueno que te ocurre procede de Allâh y lo malo de ti mismo (4-78)

Toda riqueza, todo bien que recibimos, procede de Allâh. Ahora bien, nuestra propiedad sobre dichos bienes es prestada y tiene un plazo prefijado: el día de nuestra muerte. No podemos pues obrar con ellas como si fuéramos nosotros los legítimos dueños, sino como administradores, a quienes les serán pedidas cuentas, llegado el día en que se remitan de nuevo a su Dueño y Señor.

Es por este motivo que el método infalible para purificar dichas posesiones es repartirlas adecuadamente en nuestra manutención, entre las personas sobre las cuales somos responsables, y distribuir una parte en beneficio de aquellos quienes no han sido favorecidos por la fortuna, hecho éste que Allâh ha puesto en nuestras vidas como prueba dirigida a compulsar nuestra bondad y generosidad.

El grado de riqueza Divina es inagotable, tal y como hemos dicho. Allâh pues no es solamente Rico, sino Opulento; y dicha Opulencia constituye un epíteto el cual trata de acercarnos a la comprensión de lo inagotable de los depósitos Divinos.

Allâh no solamente es rico, sino que produce riquezas de manera ilimitada e innumerable por cantidad alguna que pudiéramos llegar a concebir. Su Capacidad para crear todo cuanto quiera jamás podrá ser puesta en duda; pues si aceptamos Su Infinitud, aceptamos de El todo cuanto podamos llegar a concebir y todo aquello que se nos escapa debido a nuestra limitada capacidad de comprensión.

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.