99 NOMBRES DE ALLÂH XC – AL MÂNI – EL QUE REHUSA – EL QUE PROTEGE

99 NOMBRES DE ALLÂH XC – AL MÂNI – 

Allâh – glorificado y exaltado – es el Dador de todo bien, el Dispensador de toda necesidad, Generoso entre los generosos y Amable en grado infinito. Ahora bien, Allâh puede manifestar Su Misericordia en el hecho de privar de algo a su servidor; ya sea de algo que poseía o impidiendo algo que estuviera por llegarle o acontecerle.

Esta privación puede tener dos aspectos diferentes, pocas veces complementarios; de tal manera que Allâh puede privarnos de algo para protegernos o educarnos, o bien Allâh nos priva de algo en castigo de una falta cometida, buscando con esto educar a Su servidor en que es la Voluntad Divina la que se impone y no la suya. No obstante, todo es en ventaja del creyente, si se pertenece a este grupo de los que Allâh ha dado en llamar mu’minun (creyentes verdaderos)

Dijo el Enviado de Allâh – sobre él la plegaria y la paz -, la corona y sello de los profetas, curación (šifa’) de los corazones afligidos, guía de los caminantes y apoyo de los débiles:

¡Es admirable el caso del creyente! Todo asunto en­cierra un bien para él y esto no ocu­rre con otro que no sea creyente. Pues, si le llega la fa­cili­dad y es agradecido con Allâh, hay un bien para él. Y si tiene paciencia ante la dificul­tad, también consigue un bien para él. (Recopilado por Muslim e Imâm Nawawî en su Riŷadu-ṣ-ṣâliḥîn)

Efectivamente, Allâh tiene dedicada una especial educación para el creyente. A veces le da con suma generosidad, a veces le priva, a veces recorta Sus favores a la medida, a veces le protege de cosas cuya posesión podría dañarle. Y esto es sin duda debido a la gran consideración que muestra hacia Su creación humana más amada para El.

Solamente queda pues al creyente dar gracias a Allâh por Sus favores, ya que, tanto la abundancia como la privación actúan claramente en su favor.

Asimismo Allâh, en virtud de Su Nombre Al Mâni, puede preservarnos de todo mal que nos aceche y parar todo aquello que nos pueda hacer daño, siendo pues un significado de este nombre “El Protector”.

Si Él nos da le daremos gracias, y si Él nos priva soportaremos con dignidad la contrariedad a nuestros deseos y nos inclinaremos ante El dándole igualmente gracias infinitas por la consideración en la que nos tiene privándonos de aquello lo cual podría alejarnos del camino y de Su Presencia sagrada.

Nuestro Señor es así, Generoso, tanto cuanto da como cuanto priva, porque todo es por nuestro bien, todo es en nuestro beneficio y todo nos favorece si sabemos hacerlo crecer y fructificar.

¿Qué dones de vuestro Señor negaréis?

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.