99 NOMBRES DE ALLÂH XCIV – AL HÂDÎ – EL GUIA

99 NOMBRES DE ALLÂH XCIV – AL HÂDÎ –

Guíanos por el camino recto, camino de aquellos a quienes has favorecido (Al Fâtiḥa)

Del mismo modo le pusimos a cada mensajero un enemigo de entre los que hacían el mal. Pero tú Señor es Suficiente como Guía y Protector (25-31)

 

Dijo: Nuestro Señor es Aquel que ha dado a cada cosa su creación y luego la ha encaminado (20-49)

Y a los que siguen la guía les aumenta en guía y les infunde Su temor (17-18)

Glorifica el nombre de tu Señor el Altísimo; que ha creado y ha conformado; que ha decretado y ha encaminado. (87 – 1 a 3)

Y a aquellos que hayan seguido la guía, el Misericordioso los incrementará en ella. (19-77)

Nosotros vamos a contarte su historia con la verdad: Eran unos jóvenes que creían en su Señor y los habíamos acrecentado en guía. (18-13)

Allâh ha dado su guía a cada criatura, según su naturaleza y la posición que guardan en el Orden Universal de manera general; y de manera particular a cada criatura le ha hecho llegar Su Orden, de tal manera que no pueden realizar otros actos sino aquellos los cuales han sido decretados por Allâh. Cuerpos celestes, galaxias, ángeles, piedras, ríos montañas y animales se encuentran en la guía sin poder escoger realizar cosa alguna salvo aquellos lo cual les ha sido prescrito por Allâh para cada uno de ellos.

Ahora bien, tanto los seres humanos como los genios gozan de lo que se ha dado en llamar “libre albedrío” o capacidad de elegir entre diversos actos o entre diversos caminos posibles. Es por esto que son estos dos tipos de criaturas los susceptibles de guiarse correctamente o de extraviarse.

Este secreto de la Sabiduría Divina nos caracteriza como seres humanos, y a la vez que Allâh limita nuestras posibilidades de acción mediante la naturaleza de la que nos ha provisto, nos deja una capacidad de elección a fin de otorgarnos recompensa, castigo o acercarnos a Su presencia.

La Guía comporta primeramente la aceptación y más tarde la realización del Camino de Allâh, puro y sin duda, que es asimismo el Camino de la Verdad, ya que Él es El Mismo la Verdad. Al Hâdî nos guía hacia Al Ḥaqq por medio de Su Infinita Raḥma (Misericordia), por la cual podremos ser objeto de Su elección – alabado y glorificado sea – por los habitantes de los cielos y de la tierra.

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *