99 NOMBRES DE ALLAH XCVII – AL WARIZ – EL HEREDERO

99 NOMBRES DE ALLAH XCVII – AL WARIZ 

Damos la vida y la muerte y somos los Herederos. (15-23)

Y Zakariyya cuando llamó a su Señor: “¡Señor mío! No me dejes solo. Y Tú eres el mejor de los herederos.” (21-88)

“¡Cuántas deidades destruimos por no haber reconocido el favor en el que vivían! Ahí están sus moradas, solo unas pocas volvieron a ser habitadas después de ellos y fuimos nosotros los herederos.” (28-58)

Allâh es el Primero y el Último; debemos comprender con esto el hecho de que nada hubo antes que Él ni nada habrá después.

Precisamente, en función de lo que acabamos de decir, Él es el Heredero de todo cuanto muere; porque toda alma gustará la muerte y lo que deje detrás de ella será recibido por El.

En realidad, nada existió, ni existe, ni existirá nunca, de lo que El haya dejado de ser propietario. Él es el Creador, el Propietario y el Heredero de todo cuanto existe, ya que nunca dejó cosa alguna de pertenecerLe; incluido en eso nosotros mismos.

“De Allâh somos y al El habremos de volver” (2-155)

“A Allâh pertenece todo cuanto hay en los cielos y en la tierra, y a Allâh se remiten los asuntos”. (3-109)

Nada fue nunca de otro; todo es y fue Suyo en plena propiedad y de pleno derecho. Los habitantes del Paraíso y del Infierno no tendrán control alguno sobre su dicha o sufrimiento. Sus voluntades no resultarán en actos, tal y como ocurre en la vida de este mundo. Allí solamente se encontrarán como receptores pasivos de lo que Allâh haya decidido para ellos de recompensa o de castigo.

“El bien que adelantéis en vuestro favor lo encontraréis junto a Allâh. Eso es mejor y posee más recompensa”. (73-18)

Para finalizar Su explicación de Su propia naturaleza, a fin de poder ser conocido a través de Sus Nombres, Allâh pone el broche de Su Infinitud, significando que Él es El Heredero. Ya no solamente el Primero, el Ultimo, el Interior y el Exterior, sino El Heredero, por si quedara un resquicio de duda sobre Su Grandeza Infinita. No dejando, de esta manera, resquicio alguno a aquel quien le quisiera negar capacidad alguna, sea la que fuere. Con El Heredero se cierra el círculo de la Toda Grandeza de Allâh.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *