99 NOMBRES DE ALLÂH XCVIII – A-R-RAŠÎD – EL MAESTRO INFALIBLE

99 NOMBRES DE ALLÂH XCVIII – A-R-RAŠÎD 

La infalibilidad es atributo específico de Allâh. Solamente Él es infalible, ya que El Mismo es la Verdad de los cielos y de la tierra, y de todo cuanto ha creado.

No puede haber fallos en la Divinidad, así como no podemos encontrar en El desfallecimiento, carencia o necesidad algunas. Él es la Verdad, así como el que la aplica sin apelación posible.

Es El Director Supremo en el camino recto; es más, es El quien lo diseñó, lo trazó y especificó de manera infalible la manera de andar por él.

Su infalibilidad es una Misericordia y una seguridad para los creyentes, quienes sabemos que todo cuanto Él ha decretado es correcto, es completo y redunda en nuestro beneficio. ¿Cómo poder seguir un camino sobre el que se podrían tener dudas?

“Así fue como mostramos a ‘Ibrâhîm el dominio de los cielos y de la tierra. Y cuando cayó sobre él la noche vio un astro y dijo: “Este es mi Señor, pero cuando desapareció dijo: “No amo lo que se desvaneces.

Y cuando vio que salía la luna, dijo: “Este es mi Señor. Pero al ver que desaparecía, dijo: “Si mi Señor no me guía seré de los extraviados”.

Y cuando vio el sol naciente, dijo: “Este es mi Señor pues es mayor; pero cuando se ocultó, dijo: “¡Gente mía, soy inocente de lo que asociáis!” (Corán 6- 77 a 79)

Efectivamente, no podría ser Infalible cualquier astro, por grande que fuera, e importante que fuera su función en el universo, si este astro desapareciera y volviera a aparecer. Al contrario, la Presencia Divina es estable, y no existe, existió, ni existirá momento alguno en el cual Allâh no manifieste Su presencia en absolutamente toda Su Creación.

Su Infalibilidad es la compañera inseparable de Su Ciencia, Su ser la Verdad y Su presencia por la cual El conoce a todas las criaturas sin necesidad de consultar, estudiar, considerar o deliberar. Antes bien, El conoce de una manera natural y sin periodos de tiempo alguno entre Su Sabiduría y Su decisión.

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *