GUIA DEL NUEVO MUSULMAN XV – LAS DU’AS DE PROTECCION – ROQUIA Y DIKRE DE YA LATIF

GUIA DEL NUEVO MUSULMAN XV

Dice el Libro de Allâh – exaltado sea -:

“Casi te tumban con sus miradas quienes se niegan a creer cuando oyen el Recuerdo y dicen: “Es un poseso” (68-51)

Nuestro Profeta – sobre él la plegaria y la paz – pedía con frecuencia a Dios que preservara a Al Ḥassan y Al Ḥussayn de todo mal espíritu, de todo insecto o reptil maligno, de los efectos de toda mirada portadora de mal. (Al Bujari)

El Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ordenaba a A’iša destruir las influencias del mal de ojo sobre ella recurriendo a los conjuros (Muslim).

Ordenaba también a aquel a quien había proyectado el mal de ojo, hacerse la ablución, y enseguida, con el agua de la ablución, lavar a la persona alcanzada por el mal de ojo.(Malik)

El efecto de la mirada del ojo es verdad – ha dicho el Profeta  – sobre él la plegaria y la paz- ; y si hubiera en el mundo algo que fuera más rápido que el destino, esto sería el mal de ojo. Cuando se os pida lavar a aquel a quien ha tocado el mal de ojo, satisfaced la demanda”. (Muslim)

En ese caso, aquel quien ha proyectado la mirada, se lava la cara, las manos, los codos, las rodillas, los pies y dentro del ‘izar y por debajo, con agua que se haya introducido en un cubo o un gran bol. Seguidamente que derrame el agua sobre la persona que ha recibido el efecto del mal de ojo y la frote en sentido de arriba abajo, por detrás, estando el cubo o el bol en tierra; la persona se cura, gracias a Dios. (Medicina del Profeta Muḥammad – Ŷalâlu-d-Dîn Suŷutî)

Efectivamente, existe el mal de ojo, así como las posesiones malignas llevadas a cabo por los ŷunun (genios) de naturaleza šaytani. En cuanto al mal de ojo puede proceder de la envidia, pero así mismo puede hacerlo del exceso de admiración y del exceso de amor hacia una persona o sus pertenencias; incluso podemos hacernos mal de ojo a nosotros mismos, esposas/os, hijos/as, pertenencias, cuando los miramos con admiración; en este caso conviene acompañar dicha mirada con la expresión – Tabâraka-l-Lâh – Bendito sea Dios – a fin de evitar un mal efecto.

En cuanto al mal de ojo existen una serie de peticiones y recitaciones, y asimismo ocurren contra la magia y el acercamiento maligno de criaturas satánicas, como son los ŷunûn no-creyentes.

Solamente vamos a citar a modo de ejemplo unas pocas recitaciones, ya que este sujeto, para tratarlo en extensión, demanda una obra literaria al efecto.

Primeramente, es necesario decir, que cuando procedemos a una de estas prácticas, es muy provechoso encontrarse en estado de ablución, de la misma manera que lo hacemos para rezar. Así nuestras súplicas serán más efectivas, pues como dice el hadiz:

“La purificación es la mitad de la Fe (‘imân)

Procedamos pues a la enumeración de estos medios de protección:

Para esquivar el mal de ojo

Bismi-l-Lâhi; Allâhumma ‘adhibu ḥarrahâ wa bardahâ wa waṣabahâ

En el Nombre de Allâh; Oh Dios mío, aleja su calor, su frío y su daño.

Para expulsar un mal espíritu de alguien

‘Adhibi-l-bâsa Rabba-n-nâsi ‘išfi, ‘anta-š-šâfî lâ šâfi ‘illâ Anta

Aleja el daño, Oh Señor de los hombres, y cúrale, pues Tú eres el Sanador, y no hay sanador si no Tú.

Cuando uno está influenciado por un mal de ojo

Se recitan tres veces las tres surats finales precedido todo por refugiarse del Šaytan mediante la fórmula consabida por todos.

Cuando uno está influenciado por un mal espíritu

Se recita la Surat A-ṭ-Ṭariq 7 veces en el oído derecho, y debe ser seguida por Adân en el oído derecho y por el Takbir (Allâhu ‘Akbar) en el oído izquierdo.

Se recita una vez:

La aleya 173 de la Surat Äla ˤImrân (3)

A-l-ladîna qâla lahumu-n-nâsu ‘inna-n-nâsa qad ŷamaˤû lakum fa-jšawhum fa-sâdahumû ‘îmanâ. Wa qalû ḥasbunâ-l-Lâhu wa niˤma-l-wakîl

A quienes dijeron las gentes: Ciertamente los hombres se han complotado contra vosotros, temedlos – y así aumentaron su fe. Y dijeron: ¡Allâh nos basta y que insuperable protector es!

Recitar 450 veces:

Ḥasbunâ-l-Lâhu wa niˤma-l-wakîl

¡Allâh nos basta y que insuperable protector es!

Recitar de 100 a 300 veces:

Lâ ḥawla wa lâ quwwata ‘illâ bi-l-Lâhi-l-ˤaliyyi-l-ˤAẓîm

No hay fuerza ni poder sino en Allâh, el Altísimo, el Inmenso

DIKRE DE YA LATIF

El dikre del Nombre Divino A-l-Laṭîf es una recitación de protección general muy efectiva, la cual ha dado durante siglos, y ofrece en la actualidad, un alto nivel de protección contra cualquier mal que pudiera alcanzarnos, sea del tipo que sea.

Se comienza por:

Bismi-l-Lâhi-r-Raḥmâni-r-Raḥîm (1 vez)

Posteriormente se recitan las 3 últimas surats: ‘Ijlas, Falaq, Nâs, y se sigue por la siguiente invocación (1 vez):

Allâhumma bi-ḥaqqi-smika-l-laṭîf wa ŷâhi nabîyika-š-šarîf ‘ulṭuf biya

Oh Allâh, por la verdad de Tu Nombre A-l-Laṭîf, y la excelencia de Tu noble profeta, protégeme.

Y luego se recita el nombre 4.444 veces, o 1124 veces, o 125 veces, o 100 veces:

Yâ Laṭîfu

Oh el que penetra y cuida de toda cosa

Cada 100 veces se repite la Surat al Ijlâṣ y la recitación “Allâhumma bi-ḥaqqi-smika-l-laṭîf wa ŷâhi nabîyika-š-šarîf ‘ulṭuf biya”

OTRAS DU’AS DE PROTECCION

Se recita 3 veces, o 7 veces la siguiente súplica:

‘Aˤûdu bi-kalimâti-l-Lâhi-t-tâmmâti min gaḍabihi wa ˤiqâbihi wa min šarri ˤibâdihi wa min hamasâti-š-šayâtîni wa ‘aˤudû bika rabbi ‘an yaḥḍurûn.

Me refugio en la palabra completa de Allâh contra Su cólera y Su Castigo, y contra el mal de Sus servidores y contra el asedio de los šaytanes; y me refugio en Ti, Señor para que no hagan acto de presencia.

Se recita 1 vez el final de la Surat Al Ḥašr:

Law ‘ansalnâ hâdâ-l-Qur’âna ˤalâ ŷabalin la-ra’aytahû jâšiˤan mutaṣaddiˤan min jašyati-l-Lâhi

Wa tilka-l-‘anzâlu naḍribuhâ li-n-nâsi la ˤallahum yatafakkarûn

Huwa-l-Lâhu-l-ladî, lâ ‘ilaha ‘illâ Huwa . ˤÂlimu-l-gaybi wa-š-šahâdah ; Huwa-r-Raḥmânu-r-Raḥîm

Huwa-l-Lâhu-l-ladî, lâ ‘ilaha ‘illâ Huwa-l-maliku-l-quddûsu-s-salâmu-l-mû’minu-l-muhayminu-l-ˤasîsu-l-ŷabbâru-l-mutaqabbir

Subḥâna-l-Lâhi ˤamma yušrikûn

Huwa-l-Lâhu-l-jâliqu-l-bâri’u-l-muṣawwir

Lahu-l-‘asma’u-l-ḥusnâ

Yusabbiḥu lahû mâ fî-s-samâwâti wa-l-‘arḍ

Wa Huwa-l-ˤasîsu-l-ḥakîm

S Nos hubiésemos hecho descender este Corán sobre una montaña, la hubieras visto humillarse y quebrarse a causa del temor de Allâh. Y tales son los símbolos que Nos proponemos a los hombres: tal vez reflexionen.

Él es Allâh Que no hay divinidad sino El.

Conoce lo Oculto y lo manifiesto

Él es el Todo Misericordioso, el Que Manifiesta Su Misericordia.

Él es Allâh Que no hay divinidad sino El: El Rey, El Santo, el Pacífico, el Creyente, El Previsor, El Todo Poderoso, El Irresistible, el Inmenso.

Glorificado sea Allâh por encima de lo que le asocian.

Él es Allâh, E Creador, El Productor, Al Formador

Suyos son los Nombres más hermosos

Cuanto hay en los cielos y en la tierra canta Su alabanza.

Y Él es, El Todo Poderoso, El Sabio.

 

Esta entrada fue publicada en Nuevos musulmanes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *