SOBRE LA INFALIBILIDAD – SOLO ALLAH ES A-S-SAMAD

En el Nombre de Allâh – el Todo Misericordioso – el Que Manifiesta Su Misericordia; y la plegaria y la paz sean sobre nuestro señor Muḥammad, su familia y compañeros.

NO HAY NADIE INFALIBLE – SOLO ALLAH LO ES

Existe en algunos, una confusión bastante grave con respecto a la importancia de las manifestaciones de los profetas y de las gentes de alto nivel espiritual.

Algunos se dejan llevar por una serie de razonamientos lógicos en sentido lineal y consideran que: puesto que hay y ha habido en la tierra personas quienes han sido elegidos por Allâh para hacerse cargo de una misión, ya sea profética o de guía, por ese motivo se ha de considerar que son infalibles; razonamiento cartesiano este de silogismo filosófico simple y primario; demasiado mental para ser real.

Ya sean algunos con respecto a los profetas o los ši’as con respecto a lo que ellos consideran la Familia del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – (he dicho a lo que ellos consideran, ya veremos esto en otro escrito), se equivocan grandemente cuando les consideran infalibles. Primeramente porque ningún profeta habló de su “infalibilidad” o la de otro, además de que tanto el Corán, como las historias de los mismos profetas desmienten estas afirmaciones.

Es más, resulta muy de Iglesia hablar de infalibilidad; la Iglesia ha utilizado esta idea para asustar a la población con el miedo al Infierno y así tenerlos sometidos. Los papas siempre fueron “infalibles”. Lo mismo ocurre con aquellos quienes declaran a profetas o imames infalibles; porque todo hay que decirlo, si declaramos a los imames infalibles, previamente habrá que haberlo hecho con los profetas porque si no el tablero no estaría completo; ¿ahora resulta que nosotros queremos hacer un papado paralelo para guardar los privilegios de una nueva casta sacerdotal incrustada en nuestra religión? La jugada es clara, es de nafs: somos infalibles, cuidado con levantar la cabeza que te la cortamos en un segundo, o te declaramos hereje. Así es, esa es la verdadera razón de la pretendida “infalibilidad” de unos y otros, a saber: aprovecharse del pueblo llano y de las gentes simples.

INFALIBILIDAD DE LOS PROFETAS

En toda justicia podríamos decir que los profetas son infalibles en la misión otorgada por Allâh a cada uno de ellos, pero no son infalibles ni perfectos en ellos mismos. Existen varios ejemplos de esto; veamos los más conocidos:

La falta de Adam

El hombre ajusticiado por Mûsâ

La negativa de Yunus

La falta de Dawud

El episodio de Muḥammad y el ciego – que dio lugar a la surat del Corán al efecto. Sobre todos ellos la plegaria y la paz -.

Efectivamente, no podemos dudar del Mensaje aportado por cada uno de los profetas a sus pueblos, este si es infalible, ya que fueron enviados por Allâh con una misión, con un mensaje divino, y lo Divino no puede tener fallos ni faltas.

Ahora bien, el ser humano sobre el cual se ha depositado es necesario que tenga faltas, ya que el Unico Perfecto y Completo es Allâh y nadie podría serlo aparte de El.

LA INFALIBILIDAD DE SANTOS E IMAMES

Es un error extraordinario considerar a un salih o a un imâm infalibles. ¿Qué pretendemos con eso? ¿Crear un ambiente de horror espiritual para dominar a aquellos quienes pudieran contestarles? ¿Dónde está el bien de esta tesis? ¿Guiar a las gentes? No, en absoluto, puesto que el sabio de hoy enseña al de mañana y puede que este último llegue a ser mejor que él.

La producción y multiplicación de salihin, de siervos virtuosos, en los que Allâh ha puesto Su Beneplácito y Su Conocimiento, no puede estar limitado por aspectos como son la sangre y la descendencia. Allâh es totalmente libre de atraer hacia El a quien Él quiera y de hacerle Suyo, ya sea zapatero, pescadero, pobre, rico, familia del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – o descendiente de un negro del África profunda. ¿Quién puede ponerle un programa a Allâh? ¿Quién puede poner barreras al océano? ¿Quién hay tan necio que quiera impedir al Sol de salir?

Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz – en reiteradas ocasiones denegó que la sangre sea un privilegio; asimismo nombró como su propia familia (‘aḥbabi) a todo aquel quien le siga sin haberle conocido. La familia del profeta son aquellos que le siguen, no aquellos que tienen su sangre; estos últimos tienen una baraka, sin duda alguna, pero aparte de eso nada más. No hay herencia en la virtud; es más, los verdaderos herederos del bien y de la virtud, no suelen compartir la misma sangre.

Hemos visto esto en nuestro mejor ejemplo: Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz -, quien no tuvo hijos varones. Hemos observado esto en las silsilas (cadenas espirituales) del Tasawuf, donde, al igual que el ejemplo del profeta, resulta casi imposible ver como el conocimiento pasa de padre a hijo.

Volviendo al asunto de la “infalibilidad”, queremos dejar claro que no negamos la guía; pero si negamos que las palabras de alguien sean las mejores. Primeramente, porque nunca llegarán al nivel de la enseñanza del Profeta – sobre él la plegaria y la paz -, la cual es la sola infalible; por otro lado, cuando hay un sabio siempre existe otro mejor que él, y es en este sentido que nadie es infalible al no poder jamás llegar al nivel de Muḥammad.

En cuanto a hacer de una casta infalible, eso resulta más como producto de una política de dominación, que el resultado de una verdad cualquiera. Muy burdo hermanos, muy burdo.

Si ello fuera posible, yo mismo podría ser infalible, en el sentido de que como amo al profeta y le sigo formo parte (in ša’a Allâh) de sus aḥbabi, y así al formar parte de su familia (Ahlul Bayt) ya soy infalible, y al que me conteste le anatemizo. ¡No, esto no es así! ¡Basta ya de los privilegios de los césares! ¡Basta ya de manipular, por el amor de Allâh!

Los santos son infalibles en la guía de sus discípulos, porque la Mano de Allâh está con ellos; los sabios del hadiz lo fueron en sus recopilaciones porque la Mano de Allâh estuvo con ellos; los imames del Islam tuvieron un alto nivel de infalibilidad al organizar sus escuelas, así como los maestros sufís sus zawiyyas; pero ninguno era infalible en su ciencia, pues la del profeta era superior. Asimismo ellos no eran infalibles en sus personas, porque como siervos de Allâh eran y son imperfectos.

¿Cuándo hemos oído a los grandes maestros decir de ellos mismos o de otros ser infalibles? Algunas de sus palabras si eran infalibles porque proceden de Allâh; pero ellos como siervos de Allâh se veían a sí mismo plenos de defectos, pequeños e incluso insignificantes.

Porque quien se eleva demasiado o le elevan demasiado pronto cae. Quien habla demasiado, pronto calla, quien se tiene por mucho no es nada para Allâh.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

 

 

Esta entrada fue publicada en Doctrina. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a SOBRE LA INFALIBILIDAD – SOLO ALLAH ES A-S-SAMAD

  1. mezquitaglobal dice:

    Es típico de muchos. Cuando tenía 32 años llevaba a mi hijo Mahmud a la mezquita de Anastasio Herrero, junto con un amigo. Como sabíamos que eran de los Hermanos Musulmanes nos metíamos en la biblioteca de la mezquita para que no vinieran a molestarnos, mientras esperábamos a los niños. Pero resulta que Riay Tatari se molestó por ello y mandó al doctor Ayman para que “si quisiéramos” fuéramos a las clases de hadiz que daba Tatary.

    Bien, pues por amabilidad asistí a una clase, y cuando Tatary terminó un hadiz y comenzó a comentarlo, le dije;

    ¿Sidi que opina usted, este hadiz podría significar esto y esto?

    Yo sabía que sí, pero le quise hacer honor a su condición de profesor. Me dijo:

    – Tu te callas –

    Bueno, pues ¿que le respondí?

    -Sí señor, me callo para siempre, porque es la primera y la última vez que me ve usted por aquí-

    Abdul Karim Mullor

  2. Muy acertado y muy cierto, yo he visto a imames avergonzar a un musulman por insistir en una pregunta diciendole ¿ es que tu vas a saber mas que yo? Y otros imames equivocarse sobre una interpretacion del coran y cuando uno se dió cuenta y le hizo ver que estaba gravemente equivocado….en vez de rectificar pone a toda la comunidad en su contra, alegando que los conocimientos de esa persona provienen de coranes traducidos en español y que esos libros no son validos,
    Y asi muchisimos casos.
    Es una gran verdad el que SOLO ALLÁH ES INFALIBLE y nadie mas.

    • mezquitaglobal dice:

      En otra ocasión, en la cual existían unas enormes tensiones entre el grupo de Tatary y el de Mansur Escudero – que Allâh le tenga misericordia – fui a ver a Riay Tatary ofreciéndome como mediador entre ambos grupos. Hablamos, y como era de actualidad en 1997 le comenté la muerte de Abdennur Coca – al que Allâh tenga en Su Paraíso -.

      ¿Qué me dijo este personaje?

      -Sí, murió, y seguro que fue de una sobredosis – .

      He aquí la maldad de algunos al descubierto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *