TRANSMISORES DEL HADIZ – CONTINUACION

OTROS CUATRO COMPAÑEROS TRANSMISORES DE LA SUNNA

En el Nombre de Allâh – el Todo Misericordioso, el que Manifiesta Su Misericordia – y la plegaria y la paz perfecta sean sobre nuestro señor Muḥammad, corona y sello de los profetas, así como su familia purificada y sus nobles compañeros.

En capítulos precedentes hemos relatado quienes han sido los principales transmisores del hadiz. Ahora citaremos aquellos otros contemporáneos del Profeta – sobre él le plegaria y la paz – quienes transmitieron un número considerable de hadices, pero que, en la mayoría de las ocasiones; no pudieron igualar a las tradiciones transmitidas por los ya citados: Abû Hurayra, Aˤiša Bint Abi Bakr, ˤAbdu-l-Lâh Ibn Masˤud.

Un grupo selecto de sahabas se reunía con el Profeta en la mezquita de Madina diariamente; entre ellos se encontraban los Ahlu-s-sufa que como hemos indicado permanecían gran parte del día en la mezquita junto a la casa del Aˤiša – que Allâh esté satisfecho de ella -. Quienes más tiempo permanecían con el Profeta –  sobre él le plegaria y la paz – no eran precisamente aquellos quienes más tradiciones relataron; con ello nos estamos refiriendo a los cuatro julafa rašidun, quienes relataron algunos hadices, sin duda, cuyo número por otra parte, no constituye nada remarcable. Es fácilmente deducible que sus tareas como portavoces del Enviado de Allâh – sobre él le plegaria y la paz – les sustraía el tiempo necesario para dedicarse a este menester. Es así que el resto de los transmisores de hadices, quienes transmitieron mayor cantidad de ellos después de los ya mencionados hay que encontrarlos en el grupo de Ahlu-s-Sufa y algunos de los Ansar. Sería innumerable citarlos a todos, por lo cual solamente nos referiremos a algunos de ellos. Y como aun citando a una parte de ellos, nos sería imposible realizar una pequeña presentación, nos limitaremos entonces a presentar a aquellos quienes pensamos son los más relevantes.

Entre los transmisores de hadices se encuentran: Muˤad Ibn Ŷabal (Ansar), Saˤad Ibn Abi Waqqas, Ŷâbir Ibn ˤAbdi-l-Lâh, Abdu-l-Lâh Ibn Abbas, Abdu-r-Raḥman Ibn Awf, Ŷâfar Ibn Abi Talib, Abdu-l-Lâh Ibn Umar, Anas Ibn Malik, Abu Saˤid al Judri, etc

 

MUˤAD IBN ŶABAL

Era muy joven cuando formó parte de los 72 Ansar quienes se presentaron ante el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – para hacer la profesión de fe islámica y al mismo tiempo formalizar un pacto que permitiría al Enviado de Allâh – sobre él le plegaria y la paz – entrar en paz y seguridad en Madina con el apoyo de sus más eminentes habitantes.

Fue uno de los combatientes de la batalla de Badr. Contaba con 19 años cuando el profeta emigró a Madina.

Después de la conquista de Makka, el profeta encargó a Muˤad de enseñar al Corán a los nuevos conversos del Qurayš.

Cuando los sultanes del Yemen anunciaron su šahada y adhesión al profeta, éste les envió a Muˤad para adoctrinarles en el Islam. Poniéndole a la cabeza de una delegación de musulmanes le envió al Yemen, saliendo con él de Madina para decirle adiós y darle el siguiente consejo:

“Muˤad, puede que el año próximo cuando regreses ya no me encuentres. Si este fuera el caso, visita la mezquita y mi tumba”

Oyendo esto Muˤad se deshizo en lágrimas; y, en efecto, esa fue la última vez que pudo ver al Profeta – sobre él le plegaria y la paz –.

Cuando el Mensajero – sobre él le plegaria y la paz – le encargó de la misión en Yemen le preguntó: “Muˤad ¿cuándo vayas a establecer un juicio por qué te regirás? A esto Muˤad respondió; “Por el Libro de Allâh. Y el Profeta dijo: “¿Y si no encuentras en él algo para establecer un juicio?” – Muˤad respondió: “En ese caso por la Sunna del Mensajero de Allâh”. De nuevo el Profeta le preguntó qué haría si aún en ella no encontrara base para un dictamen, a lo que Muˤad respondió: “En un caso como ese aplicaré mi criterio”.

Durante el califato de Umar se estableció en Siria para enseñar el Corán, concretamente en la región de Palestina. Allí fue sorprendido por la peste y allí falleció a una edad muy temprana. Tanta era la estima que tenía Umar Ibn al Jattab que llegó a decir: “Si hubiera estado Muˤad entre nosotros habría estado tentado en proponerle como mi sucesor”.

SAˤAD IBN ABI WAQQAS

Habitante de Makka fue de los primeros en abrazar el Islam. Una tarde, Abu Bakr Siddiq vino a buscarle en uno de los valles de las afueras de Makka y le explicó que el hijo de su prima Amina había recibido la Revelación de una nueva religión. Impresionado fue con Abu Bakr en busca del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – a quien encontraron exactamente al tiempo de terminar el rezo del Aṣr. Contento con lo que vio, allí mismo escuchó al Profeta y adoptó el Islam. Saˤad es uno de los 10 a quienes el Profeta prometió el paraíso. De una fe inquebrantable pasó a formar parte del grupo de Ahlu-s-Sufa, junto con Abu Hurayra, Salman al Farisi, Abdu-l-lLâh Ibn Masˤud, Bilal y una cuarentena de sahaba más.

Combatió en Badr junto a su hermano menor Umayr, el cual fue uno de los mártires de esta batalla.

Participó en la batalla de Uhud como jefe de los  50 arqueros, cuya avidez por repartirse el botín, hizo que se perdiera la batalla. Saˤad fue uno de los que se quedó en el lugar que el Profeta les había ordenado para poder contener a la caballería qurayšita capitaneada por un Jalid Ibn Walid, aún politeísta.

Saˤad, estratega excelente, fue enviado por Umar Ibn al Jattab a Persia capitaneando el ejército que luchó en la batalla de Qadisiyyah.

Vivió hasta la edad de 80 años; aún a pesar de ser rico, cuando sintió aproximarse la muerte, dijo a su hijo que le envolviera en el manto de lana con el cual luchó en Badr, diciéndole: “Es vestido así que quiero que me encuentre la muerte cuando venga a tomar mi alma”.

ŶABIR IBN ABDI-L-LAH

Nació en Madina 15 años antes de que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – hiciera su entrada en la ciudad. Era de una familia de origen pobre. Siendo muy joven cuando adoptó el Islam los historiadores discrepan entre ellos sobre si combatió o no en Badr. Fuera o no cierto, si es verdad que participó en otros 18 combates y asimismo estuvo presente en la toma de Makka. Fue uno de los sahaba de confianza del Profeta.

Después de la muerte del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – Ŷabir tenía un círculo en la mezquita de Madina donde enseñaba la ciencia.

Se le atribuye ser el transmisor de 1540 hadices según Ibn Hasm

Murió a la edad de 74 años, según algunas fuentes, envenenado por el sanguinario Al Ḥaŷŷaŷŷ Ibn Yussuf

Fue el último de los compañeros del Profeta – sobre él la plegaria y la paz en morir en Madina.

ABU SAˤID AL JUDRI

Narrador de 1170 hadices, contaba 13 años en el tiempo de la batalla de Uhud, en la cual quiso participar. Nacido y fallecido en Madina a la edad de 81 años. Participó en Tabuk, Hunayn y Jaybar.

Asimismo luchó con las tropas de Abdu-l-Lâh Ibn Zubayr contra el ejército Omeya comandado por Yasid Ibn Muawiyya en una batalla llamada Al Harrah disputada al Noroeste de Madina a la edad de 71 años.

CONCLUSION

Terminamos con estas breves biografías de los principales transmisores de hadices y seguiremos por las de los recopiladores, comenzando por el Šayj Bujari, autor del célebre Sahih. Nuesta idea es la de haceros conocer quiénes eran los transmisores y recopiladores de la Sunna del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – a fin de familiarizaros con los personajes.

Posteriormente seguiremos por la metodología de la recopilación del hadiz establecida por al Bujari y el resto de los autores de las más renombradas colecciones de hadices.

 

Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.