CLASIFICACIONES DEL HADIZ – II

OTRAS CLASIFICACIONES POCO COMENTADAS

En el Nombre de Allâh – el Todo Misericordioso – el que Manifiesta Su Misericordia; y la plegaria y la paz sobre Muḥammad, siervo y Enviado de Allâh, así como sobre su familia y compañeros.

En nuestra anterior entrada explicamos como hay hadices que se han conservado, los cuales no son conocidos por todos los musulmanes. Explicamos las razones de ello y los testimonios de tres compañeros al respecto (ˤAlî, Abu Hurayra, Salman al Farisi).

Ahora bien, en las clasificaciones de hadices comúnmente representadas no encontramos casi nunca otras dos clasificaciones, hechas no obstante, por el mismo Muḥammad – sobre él la plegaria y la paz – :

La Sunna tiene dos ramas: una sunna que es considerada como una prescripción y otra que no lo es. La primera encuentra sus raíces en el Qur’an (el libro de Allâh –exaltado-); tomarla será una guía y desatenderla será un extravío. En cuanto a la segunda que no tiene sus raíces en el libro de Allâh – exaltado-, seguirla es una parte de la virtud, y desatenderla no constituye una falta. 

(Recopilado por A-t-Tabarani)

 Así pues, tenemos otra división del hadiz, a saber: La Sunna obligatoria y la Sunna recomendada. De manera general, el profeta – sobre él la plegaria y la paz – estableció que la Sunna obligada hacía referencia al Qur’an y la recomendada no. Pero aquí Muḥammad, cuando dijo que se refería al Qur’an, se refirió a todo aquello lo cual estaba reflejado en el Libro de Allâh como una orden o prohibición de manera directa.

En cuanto a la Sunna recomendada no podemos decir que no haga referencia al Corán, en tanto y en cuanto, nuestra madre A’iša (esposa del Profeta) dijo que su esposo era el Corán viviente; manifestando de esta manera que todo cuanto él hacía era en cumplimiento de las órdenes y recomendaciones del Libro de Allâh, o incluso como interpretación viviente de sus versículos más inexplicables a la razón humana.

Por otra parte, el Profeta de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – dijo:

El saber, en tanto que ciencia organizada, es de dos clases; el que es adquirido por el corazón es el más útil, mientras que aquel que se adquiere de boca en boca es una prueba contra el hijo de Adam. 

(De Ŷabir, recopilado por Al-Jatib)

Aunque en el hadiz el Profeta se refiere al saber, no podemos negar que asimismo la Sunna comporta dos divisiones; ya que si bien dichas dos ciencias se encuentran en el Libro de Allâh, igualmente hacen acto de presencia en le Sunna del Enviado – sobre él la plegaria y la paz –.

He aquí pues otra división de la Sunna, si bien ahora podemos explicar mejor, y de una manera diferente de como lo hicimos en la entrada preferente, el hecho incontestable de que una parte de la Sunna, la que es adquirida por el corazón, no ha llegado al conocimiento de todos los musulmanes. Allâh es Sabio y conoce cómo hacer en toda situación. ¿Qué utilidad podría tener esa ciencia en el conocimiento de personas que no llegan a comprenderla y que no saben lo qué hacer con ella?

Este pequeño inciso se nos presentaba estrictamente necesario, ya que nuestra misión, al haber emprendido el estudio del Hadiz, consiste en hacer comprender dicha ciencia desde todos los aspectos, a fin de que se corresponda totalmente con la realidad, y no con una fría exposición de esquemas, semejantes a un organigrama empresarial, con las cuales estamos acostumbrados, por desgracia, a encontrarnos.

Por este motivo terminamos esta entrada precisamente aquí, ya que en la posterior acometeremos las divisiones tradicionales de los hadices de las cuales se han servido los ‘ulama más insignes y meritorios de nuestra ‘Umma

Abdul Karim Mullor

Esta entrada fue publicada en Islam. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.